Tendencias

Un mundo ilusorio

El premiado pintor potosino Orlando Arias presenta la muestra ‘La poesía del color’ en el Centro Cultural CreArte.

La Razón (Edición Impresa) / Camilo Gil Ostria - Crítico

19:00 / 08 de octubre de 2018

Orlando Arias, ganador del premio Goya por su trayectoria artística el año 2017, actúa (en el sentido no solo teatral del término, sino performativo: su obra trabaja sobre la realidad) en un juego de apariencias engañosas con aquel que ve sus obras (y por lo tanto es visto por ellas). Pero este juego no es un accidente, sino es producto de una honda reflexión que nos posiciona, como su propia novela El despertar de un nuevo amanecer explicita, en un mundo de ilusiones, donde lo que parece no es y este “no ser” deja preguntas importantes al espectador. Es en dos lugares fundamentales donde uno puede ver este juego de apariencias: en el contenido de sus cuadros y en la técnica que los componen, cabe resaltar que este juego cobra mayor fuerza en su última etapa artística, pero está presente en toda su obra, que será apreciable en la muestra que abre el martes 9 de octubre en el Centro Cultural CreArte (c. 2 de Irpavi Nº 500, entre Jurado y Caballero). Todo esto apunta a una fuerte crítica social y, quizás, a un tratar de evitar un porvenir inhumano.

El contenido de sus cuadros es casi siempre figurativo (con excepción de algunos experimentos, especialmente digitales): vemos humanos y autómatas, los autómatas nos hacen recuerdo a sus humanos y viceversa. Son lo uno y lo otro, en ambos hay un fuego encendido, ya sea de forma literal o por el trabajo de las texturas de sus fondos o por el brillo de los colores de la paleta que maneja Orlando. El fuego es siempre símbolo de alma, de conocimiento, de aquello indefinible que nos hace humanos. En algunos está más encendido, en otros es poco notorio, un aire melancólico los rodea: los colores son más opacos, las texturas más trabajadas. Arias, de forma muy inteligente, coloca además elementos provenientes de diversas culturas: jeroglíficos egipcios, figuras de Nazca, figuras tiwanacotas, etc. Este primer plano ya es en sí una apariencia, ¿este poeta del color está tratando de poner en escena lo humano o su contrario, lo artificial?, ¿no serán, acaso, lo mismo?

El segundo nivel que confirma lo dicho es el manejo de diversas técnicas: sus acuarelas están tan saturadas que parecen óleos, el color es denso y resplandece; en cambio, sus últimos óleos exhiben una transparencia que los hace parecer acuarelas, las sombras se contraponen, juegan y se ríen del espectador. Casi como Góngora con el lenguaje, este artista pone en primer plano la propia técnica, el propio material que se está utilizando, haciendo que el observador tenga que estar atento con cada cosa que ve: todo es artificio. Pero este es un artificio bien manejado, adrede, nos pone en la mente la pregunta fundamental: ¿qué es lo humano?

Como buen artista, deja la pregunta para que sea el que ve el que se dé una respuesta. Orlando tiene la suya, la explicita en su novela. Pero esa no es la única que se puede ver en sus pinturas, simplemente como indicio para el buen detective contemporáneo, dejo la siguiente cita de su obra que, además, pone en juego una visión crítica del mundo en el que vivimos:

“(Los humanos) somos (máquinas) aún más complejas y perfectas que las que se han inventado, las personas de tu planeta ignoran por qué y para qué viven, son autómatas que van de un lugar a otro, movidos por los deseos, están fascinados ante la casa bonita, la muchacha guapa, el automóvil último modelo […], quieren adueñarse del mundo entero y para conseguirlo no les importa atropellar a cuantos se crucen en su camino.” (Pág. 74)Un mundo ilusorio, de sombras, casi al estilo platónico, nos rodea. ¿Cuál es el papel del arte en este “no ver”? Orlando la tiene clara. El arte estaría, en su imaginario, para sacarnos de aquella ilusión. Como diría Shklovski, el arte hace que dejemos de estar automatizados (o de ser autómatas), nos devuelve nuestro lado humano. Arias con una imagen logra esto, con una exposición, quizá, logra un nuevo amanecer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia