Tendencias

La línea del hilo

La artista Erika Ewel expondrá su más reciente producción en Puro Galería (San Miguel) hasta el 17 de noviembre

Los textiles de Erika

Los textiles de Erika Foto: Erika Ewel

La Razón (Edición Impresa) / Marisabel Villagómez - historiadora y curadora

09:00 / 14 de noviembre de 2018

Hace mucho que en el arte contemporáneo internacional hacemos una conexión directa entre los textiles y la intimidad/sexualidad. Basta con pensar en cómo se han puesto de moda los talleres de bordados para artistas como nuevas plataformas de exploración o ver, quizás de forma menos evidente, lo que propone el último filme del director Paul Thomas Anderson The Phantom Thread (2017) para entender que coser, hilar, cortar tela otorgan significados a los cuerpos que se someten a los regímenes del hilo.

Por más evidente que sea esta conexión, no deja de ser una posibilidad tentadora buscar este soporte para expresar ciertos propósitos, no solo son plataformas válidas, sino que además, a juzgar por la cantidad de propuestas de este corte, asumimos que hay una demanda igualmente alta que permite la constante reproducción del arte textil. En Bolivia, baste con asumir que a pesar de la cantidad de ropa de contrabando, los awayus y otras formas textiles precoloniales siguen en circulación como formas de comunicación visual, que algunos incluso llaman escritura.

Erika Ewel entra en este ámbito como proponente contemporánea, haciendo uso de su mayor capacidad técnica que es la de la pintura, a pesar de que añade con otras técnicas, como el dibujo y el collage. Son entonces los textiles de Erika una suerte de extensión del papel o del caballete.

Aunque a primera vista parecieran lo mismo, a través de este soporte, Erika se permite explorar temas que ya son recurrentes en su obra de otra manera. No son solamente pinturas o dibujos de botánicos, sino que en telas, teñidas, oxidadas, rasgadas toman la textura de la piel humana, imperfecta, manchada y cicatrizada. Es así que la dimensión del paisaje, las cartografías y geografías que en pintura se tornan figurativas y hasta en algún caso decorativas, a través del textil, el bordado, el hilo y la aguja se vuelven “cartografías internas de búsqueda”.

Lo que hace todavía más interesante a este vuelco de Erika es que ella en pintura se imagina o visualiza desde afuera: puede dibujar una anatomía y ostentar sus imperfecciones. Ahora, Erika se vuelca a las cicatrices, a lo rasgado desde lo interno. Quedamos al frente de las imágenes captadas por una sonda interna que ya hace el recogimiento de una geometría de la intimidad. Dice Erika: “estoy buscando una cartografía del Sur (sur geográfico y sur femenino)”. En esto quizás la propuesta de Erika es política, pero el resultado deja sobre todo una sensación de distanciamiento, de suavidad, como si cualquiera de estas heridas hubieran pasado hace mucho tiempo y, apenas, sutiles nos recuerdan aquello que ya no está y que ya no es.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia