Tendencias

El bueno frente a los mejores

Una celebración de ‘Destrenzas’, el primer disco de canciones del guitarrista Gabo Guzmán

Guzmán. En ‘Destrenzas’ cabe todo: cueca, bailecito, instrumentales y rock.

Guzmán. En ‘Destrenzas’ cabe todo: cueca, bailecito, instrumentales y rock. Foto: g.g.

La Razón / Fabián Restivo

21:49 / 31 de diciembre de 2011

Chico Buarque era un querubín y Tom Jobim ya era Antonio Brasilero, la noche en que el primero le mostró al segundo su canción Olé Olá. Vinicius de Moraes fue testigo del encuentro cuando Tom Jobim la escuchó y le dijo al atribulado Chico: “¡Esto es musicalísimo!”

La historia de ambos es larga. Duró más allá de la muerte de Jobim, cuando Chico Buarque dijera: “Todo lo que escribí, lo compuse para Tom”.

En otro lugar del mundo, muchos años después, el productor de Pavarotti buscaba temas para el próximo disco del tenor y se metió en una trattoria. Allí, un cantante ciego interpretaba Romanza. El productor compró el disco y se lo llevó al gran Luciano diciéndole: “Esto y así será el próximo álbum”.

Pavarotti  lo escuchó y  le respondió: “Tengo dos ideas. La primera: busca qué voy a cantar en el próximo disco. Y la segunda: dile a este tenor que lo vamos a producir todavía este año; yo no voy a cantar algo que alguien canta con tanto ángel”. Así nació a la fama  Andrea Bocelli. Recuerdo muchas historias como éstas. Podría aburrir a la platea más ansiosa por escucharlas. Entre los artistas con los que trabajé, vi y oí, están el propio Chico, Caetano, Tom Jobim, Piazzolla, Mercedes Sosa, B. B. King, Pavarotti.

Gabo Guzmán es un joven compositor y director boliviano. Y decidió que era hora de juntar sus músicas, sus canciones, y hacer su primer disco. Claro que su primer reflejo fue mostrarle el trabajo a dos de los mejores: Álvaro Montenegro y Óscar García. El primero puso su estudio de grabación, sus instrumentos de viento, y su enorme talento musical al servicio del proyecto. El segundo fue consejero, maestro, impulsor y rector, además de poner su voz en una canción. Ambos maestros tuvieron el amor, el tiempo, las ganas de trabajar con “el Gabo”, bajo una premisa: si los viejos pisamos los brotes, los jóvenes nunca tendrán árboles. Y así nació Destrenzas: el primer disco del Gabo Guzmán, frente a una platea emocionada que suspiraba o reía o aplaudía en el Teatro Municipal de Cámara. Junto a Sobrevigencia, Marcelo Murillo, Sergio Antezana, Melo Herrera León, entre otros. Todos músicos.

Decía, ya vi estas historias antes. Me queda la ansiedad de saber que ésta pudiera ser otra más. Otra historia de las buenas. El talento lo merece. De hecho tiene todos los ingredientes para que así sea. Un buen músico apoyado por los mejores. No se pierdan ese disco. Es un autorregalo de muy buen gusto, disfrutable de punta a punta.

Gabo Guzmán se mete con casi todo: cueca, bailecito, música de compositor, canciones, instrumentales, rock. Y no es una melange, es una selección acomodada para que el espectador no sufra de monotonía auditiva. Para que la sorpresa lo encuentre, aun escuchando el álbum varias veces.

No compren el disco para apoyar militantemente a los artistas bolivianos. Cómprenlo para escuchar muy buena música. De un buen músico, al frente de los mejores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia