Tendencias

‘Sabrina’ 2018 y la maldición de los remakes

El cine y la Tv se nutren de nuevas versiones que deben responder a gustos actuales.

Sabrina de 2018.

Sabrina de 2018. Foto: vogue.com

La Razón (Edición Impresa) / Cristian Callejas - crítico de cultura pop

09:00 / 14 de noviembre de 2018

Solo dos días tardó en aparecer en Facebook un meme con imágenes de Los Simpson quejándose de que la serie Sabrina de los años 90 era más graciosa que Sabrina de 2018. Pero, ¿se suponía que debía ser graciosa? ¿Un remake (nueva versión) se supone que debe ser una calca exacta del material que está reponiendo? Históricamente siempre han existido los remakes, algunos incluso superiores al material original (Scarface, La Mosca). Pero en una era donde las redes sociales le dan voz a cualquier humano, se siente una tendencia por crucificar cuanto remake se propone o alcanza una pantalla. Los comentarios siempre son los mismos: “la original es mejor”, “arruinaron un legado”, “ya no existen ideas nuevas, todo es copia”, etc. Thundercats aún no se estrena y todo el mundo parece odiar el nuevo intento. She-Ra se estrena en unos días (Netflix) y bastó un tráiler para generar todo tipo de críticas. Usualmente estos haters son quienes crecieron con las versiones originales… lo que lleva a hacer este cuestionamiento básico: ¿acaso esta nueva versión es para ellos?

  • Foto: baldmove.com

Si un chico de 17 años ve hoy el Freaky Friday original de 1976, no solo se aburrirá sino que pondrá cara de desconcierto al decirle que esa niña es Jodie Foster. ¿Jodie quién? Obviamente eso no debería justificar la baja calidad que puso Disney en el remake de agosto de este año, que marcó un récord siendo la película menos vista en el canal Disney en toda su historia. Pero… en las repeticiones, repuntó a 7 millones de personas entre seis y 14 años que luego sí quisieron verla. ¿Qué significa esto? Personalmente a mí me gusta la versión con Lindsay Lohan y quizás es un tema de que cuando la vi por primera vez tenía la edad correcta para que me enganche. Ese es el tema con Sabrina, por ejemplo. Basada en el cómic Las espeluznantes aventuras de Sabrina (2014), el público objetivo de esta nueva serie es gente que conoce el cómic, o que no ha visto ni tiene dónde ver la serie de los 90 y éste será su primer encuentro con la bruja adolescente. Mi hermana tiene 21 años y dice que Sabrina 2018 es lo mejor que ha visto junto a Stranger Things y todo el animé que ve. Sabrina de Netflix es un producto del momento que vivimos, con un personaje femenino que quiere poner a los chicos y el patriarcado en un lugar donde no afecte su libertad de tomar decisiones o la denigren. Literalmente, en los tres primeros episodios ése es el motivador principal del personaje. La estética en la fotografía e incluso el recurso de poner temas musicales con cada escena emocional es algo con lo que el público menor de 26 años ya se ha acostumbrado gracias a todas las series que ven en Warner Channel o Fox. Son recursos que son familiares para el público y por ende los aseguran frente a la pantalla. Pero el saber cómo funciona esta fórmula tampoco excusa la oleada de remakes que salen y están por llegar: Mulan, Dumbo y Aladino con personajes de carne y hueso, Mary Poppins para que padres lleven a sus hijos y traten de recrear la magia de verla por primera vez, Spawn y La chica con el tatuaje del dragón para reparar el fracaso de sus versiones originales, aunque va por la tercera vez que  tratan de personificar a Lisbeth Salander. Spiderman, Superman y hasta Hellboy han pasado por múltiples actores y versiones, algunas con menos de cinco años de diferencia entre ellas.

  • Foto: shortlist.com

En los cómics es más fácil asimilar todas estas evoluciones, ya que uno se acostumbra a ver a sus personajes pasar por replanteamientos que van desde simplemente cambiarle la apariencia (Nick Fury, Mightwing) hasta replantear totalmente sus orígenes (Rebirth de DC). Pero el cómic tiene la facilidad de que tanto el público nuevo como el adulto que sigue coleccionando, esperan ver estas evoluciones. Rambo o Rocky, por ejemplo, no tienen casi un nicho con la gente nueva. Sus productores entienden esto y sus remakes mantienen los ingredientes originales pero adaptados a susceptibilidades actuales. Creed 2 por ejemplo desecha el miedo de la guerra fría por un tema acerca del rencor y el perdón, una revisión casi sublime de lo que plantó Rocky 4 hace 33 años. Remakes hubo y seguirán habiendo siempre. Googlear la palabra ya da una lista infinita que llega al 2021, así que sacar las antorchas y los memes poco o nada harán para detener esta oleada. Lo mejor es tener una mente abierta y compartirlo con estas nuevas generaciones, darles un abrazo paternalista y decirles: “¿crees que eso es bueno? Deja que te muestre la original”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia