Tendencias

25 años del Taller experimental de danza UCB

El espacio dirigido por Norma Quintana acoge tanto a los nuevos como a experimentados bailarines de la ciudad.

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda / La Paz

00:02 / 17 de octubre de 2018

Enfrentar a los bailarines consigo mismos, que la expresión nazca de ese encuentro y que se dejen de lado las poses o los movimientos que la práctica mecaniza —sin que disminuya la calidad técnica— es el objetivo personal de la directora del Taller Experimental de Danza de la Universidad Católica Boliviana San Pablo (UCB), Norma Quintana.  

Esta iniciativa, que nació hace más de 25 años de la mano de la bailarina y coreógrafa argentina, se ha transformado en un refugio para gran parte de los bailarines clásicos de la ciudad, que tienen muy pocas opciones para continuar su preparación artística. Esto se ve reflejado en el programa del espectáculo que presentarán el 17 y 18 de octubre a las 19.30, en el teatro (coliseo) de la UCB (Av. 14 de Septiembre, esq. 2 de Obrajes) donde los miembros del taller presentarán la Suite Don Quixote. “La idea del taller no es formar bailarines, no es una escuela convencional. Sin embargo, se ha vuelto la reserva de bailarines paceños. Se convirtió en una plataforma donde aquellos que han estudiado danza clásica pueden desarrollarse preprofesional y profesionalmente”, detalla. 

Sin embargo, la iniciativa de Quintana no comenzó así. En 1992 la bailarina decidió que era momento de dejar el Ballet Nacional de Bolivia, donde se desarrolló desde que llegó al país en 1973. Decidió inaugurar un espacio donde pudiera desplegar la danza contemporánea y nuevas corrientes como la danza teatro o el teatro físico, que sentía que estaban más conectadas con las experiencias y ritmos de la vida cotidiana.

“Cuando dejé de bailar tenía una necesidad de crear, de buscar otro contexto para hacer danza que tuviera una relación mayor con el mundo contemporáneo que vivía aquí”, narra la creadora.

De aquella necesidad nació la primera obra —que también será parte del espectáculo que se presentará el 17 y 18 de octubre—, una adaptación de la obra teatral de Federico García Lorca, La casa de Bernarda Alba.

“Al principio los bailarines clásicos no vinieron al taller porque estábamos muy cerca a lo contemporáneo, a caminar en el escenario y ellos querían hacer piruetas. En su lugar llegaron muchos actores: Cristian Mercado, Paty García, Percy Jiménez... a todos los puse a bailar”.

Como la idea es siempre proponer con las habilidades de la gente interesada en participar, la coreógrafa se arriesgó a traducir y narrar con movimientos la historia del escritor español. Les fue muy bien y le mostró a la directora que su proyecto podía tener muy buenos resultados. Al no haber ningún tipo de restricción en el ingreso, el espacio fue abriendo un camino muy cercano a la experimentación, que se determina por los intereses de la mayor parte de los integrantes: en sus comienzos fue el teatro, luego llegaron apasionados del teatro musical y poco a poco los bailarines clásicos fueron imponiendo otra etapa. “El mejor lenguaje danzario para preparar un cuerpo de bailarín es el ballet clásico. No es que no haya otras opciones, pero es la más rápida y concreta de tener resultados. Ahora, como tiende a ser muy rígido, después hay que romperlo”, complementa.

Una de las generaciones que Quintana más recuerda estuvo formada, en su mayoría, por estudiantes de arquitectura. Con ellos el diseño de escenografía tomó otra dimensión, lo que aportaba un nuevo nivel al trabajo que se venía haciendo en el taller.

“Los estudiantes lograron entender, a partir de la danza, un concepto más concreto de tiempo y espacio. Juan Carlos Calderón —quien fue nuestro escenógrafo— comentó alguna vez cuán feliz le hacía ver sus diseños hechos realidad sin tener que comprometer sus trabajos”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia