Tendencias

La Casa Resuena, placer visual y sonoro

La casa de Las Flaviadas se transforma en escenario e inspiración  de encuentros audiovisuales para dar a conocer el espacio y a los artistas.

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

00:00 / 22 de enero de 2020

Desde hace más de 50 años, la música cobra vida en la casa de la familia Machicado (Av. Ecuador 2448, Sopocachi). Una incontable cantidad de personas ha sido parte de sus sesiones de escucha pública y gratuita —Las Flaviadas— que  se realizan todos los sábados por la tarde. Ahora la Fundación Flavio Machicado Viscarra, creada por sus descendientes para cuidar el legado musical e histórico del gestor cultural, traslada su pasión por la difusión artística a las redes sociales con el proyecto La Casa Resuena.

“Muchas de las personas que son amigos de la casa, que vienen seguido y que nos apoyan están ligados a la producción audiovisual. Así es que en 2015 se nos ocurrió hacer videos de sesiones musicales en vivo para poder dar a conocer aún más la casa y las actividades que tenemos”, narra Cristina Machicado, historiadora, gestora y principal productora de esta nueva plataforma.

Las primeras sesiones se hicieron sin financiamiento y se buscó a músicos clásicos bolivianos cuyo talento se quisiera resaltar, como es el caso de la flautista Vivianne Asturizaga, quien tocó junto a Eva Amsler. Asturizaga fue parte de la Orquesta Sinfónica Nacional y estuvo ligada a la Asociación Boliviana de Flautistas, mientras Amsler es una intérprete y profesora de flauta en la Universidad Estatal de Florida (FSU) y ha dedicado tiempo y recursos para llegar a Bolivia en varias ocasiones y contribuir con la formación de muchos músicos jóvenes.

“Aquí tenemos grandes talentos clásicos. Sin embargo, si buscas material sobre ellos en YouTube, sus videos no tienen muy buena calidad. Lo que buscamos es que nuestras producciones no tengan nada que envidiar a las de otros países. Así que nos esforzamos mucho en eso”, comenta.

Poco tiempo después, Cristina conoció a un músico español interesado en la casa de las Flaviadas. Al verla, él mismo sugirió con entusiasmo que lo filmaran.

“Nuestra apertura a otros géneros sucedió así, muy espontáneamente. Hyperpotamus es un músico que utiliza su voz, micrófonos y un pedal de loops para crear y cuando visitó la casa me dijo: ‘tenemos que grabar’”.

Para crear cada pieza el equipo  dialoga con el o los artistas para determinar qué canciones se tocarán, en qué parte de la casa se filmará y cuando. Cada detalle es consensuado para que todas las partes salgan ganando.

Al llegar, los que no conocen la casa recorren todos sus espacios.  Descubren sus tesoros, como la biblioteca, la colección de discos o la máquina de escribir del escritor paceño Jaime Saenz— y se quedan un poco embelesados.

“De alguna manera la casa se vuelve del músico también. Es un momento íntimo que compartimos y donde se crean nuevas alianzas. Similar a como siempre han funcionado las Flaviadas. Aquí el historiador se entera qué hacen los músicos y ellos conocen empleados públicos y así...”

El equipo que hace posible cada video es más o menos estable. Cristina Machicado se hace cargo de la producción general,  Henry Unzueta y Omar Corrales  del sonido, Mauricio Durán, de la dirección y junto a Rodny Montoya —quien filma— hacen la edición. Andrea Martínez toma el control de la fotografía fija y Carlos Martínez publica todo en las diferentes redes sociales.

“Somos un grupo de loquitos que le apostamos mucho a esto. La amistad y la confianza han jugado un gran papel para que sea posible, porque todos han puesto  su conocimiento, su tiempo libre, su equipo, y el de otros, para que salga lo mejor posible”.

La falta de recursos económicos hizo que se lanzaran pocas sesiones por año. Para 2018 el proyecto cayó en un silencio peligroso, porque los miembros debían darle prioridad a sus carreras. Postular al Fondo Concursable Municipal de Promoción al Desarrollo, Salvaguarda y Difusión de las Culturas y las Artes (Focuart) y ganar significó salir de ese vacío.

Así, en 2019 se completaron nueve videos que retratan —además de Asturizaga, Amsler  y a Hyperpotamus— al Ensamble Moxos, Cuarteto Arcanus, Ensamble de Cámara OEIN, Dúo González Domínguez, y a Neyza Copa, Gabriele Marzella, Ian Cruz, Ernesto Cavour, Carla Derpic y Franz Valverde, en algunos casos solos o en colaboraciones.

“Las respuestas en las redes siempre son una sorpresa. Nuestro público es latinoamericano y ahora estamos en busca de más subscriptores. Muchos de nuestros videos antiguos recién están recibiendo atención y es interesante que a pesar de los años el experimento no haya perdido frescura y novedad”.

Además de darle mayor presencia virtual, el equipo de La Casa Resuena buscó canales de difusión en otros escenarios. Sus videos fueron proyectados en el Festival Sur Aural —evento artístico cruceño especializado en sonoridad— y también durante las proyecciones del Cine Clubcito, que tiene actividades en Santa Cruz, Tarija, Sucre y La Paz.

La próxima meta es completar los 12 capítulos. Con la experiencia ganada, el siguiente reto técnico, —”para una segunda temporada, tal vez”— es lograr introducir público. Así la intimidad artística, se compartirá presencial, virtual sonora y visualmente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia