Tendencias

‘Baronesa’

La directora brasileña Juliana Antunes relata el proceso del filme que está en la Cinemateca

Película. La cinta brasileña es distribuida por Yaneramai Films y se exhibe en la Cinemateca Boliviana.

Película. La cinta brasileña es distribuida por Yaneramai Films y se exhibe en la Cinemateca Boliviana. Foto: Yaneramai

La Razón (Edición Impresa) / Juliana Antunes - directora brasileña de cine

00:00 / 05 de junio de 2019

Belo Horizonte tiene barrios con nombre de mujer y la mayoría de ellos se encuentra en áreas periféricas. En 2008, cuando me trasladé del interior de Minas Gerais para la capital, recibí la siguiente instrucción: puedes utilizar los servicios de casi cualquier bus que sea azul, pero ten cuidado con los buses rojos, porque ésos te llevaban para otro lado de la ciudad. Los años fueron pasando y el interés de tornar la experiencia de los buses rojos en película se consolidó durante mi trabajo de conclusión de carrera (en Cinema y Audiovisual – UNA en Brasil).

Comencé a visitar los barrios buscando mujeres que estuvieran interesadas en participar de una película usando métodos de entrevista clásica. Junto con dos amigas (Marcela Santos y Giselle Ferreira) fuimos colando afiches en las calles informando que estábamos atrás de mujeres interesadas en hacer un filme. El resultado fue pésimo, casi nadie se interesó, excepto por un afiche que colamos al lado de un salón de belleza. A partir de ahí, se formó un dispositivo: mujeres que trabajan y frecuentan salones de belleza y viven en barrios con nombres de mujeres. El salón de Pamela se convirtió en mi punto de partida para elaborar un guion basado en la rutina, en el cotidiano del salón de la comunidad.

Una tarde, Andreia (protagonista del filme) entró al salón de Pamela, se probó una blusa, me miró por el espejo y salió. Por intuición, comencé a buscarla, pero ella no quería hacer el filme. Incluso después me contó que se llegó a esconder debajo de un carro para que no la pueda encontrar.

Fue en agosto de 2015 que se abrieron nuevas puertas. Estábamos filmando cuando Andreia, que hasta ese momento no quería participar, decidió hacer una escena en que ella hacía las uñas de una cliente. Le mostré lo que habíamos filmado y le dije: “Tú eres una gran actriz”. Ella entonces se animó con el filme, pero me puso la condición de que yo tenía que vivir en la favela, pues ella no tenía tiempo ni sabía en qué momentos podía filmar.

Alquilé un cuarto pequeño para vivir solita y ahí me quedé cuatro meses, con visitas semanales del equipo de filmación. La llegada a Villa Mariquinha no fue tranquila y la mayoría de las personas, sobre todo Andreia, pensaba que yo era agente infiltrado de la Policía. En el exacto momento de mi traslado, una guerra de facciones rivales se anunció y cambió completamente los rumbos del proyecto: un filme sobre salones de belleza daría lugar a una rutina áspera y complicada.

Nuestra presencia en la favela y en la casa de Andreia atrajo a Negão y Leid, vecino y cuñada, respectivamente, que entraron de forma muy orgánica en el proyecto que fue filmado de manera diferente a la lógica tradicional aplicada al mercado cinematográfico. Algunas escenas eran ensayadas y grabadas varias veces. Otras se daban de forma natural.

El hecho de ser un equipo de trabajo reducido y con un mayor número de mujeres, hizo de nuestro encuentro un filme con mujeres construyendo de forma colectiva. Esto estableció parámetros de organización y formas de hacer cine, pues no solo la historia se configuró, sino también la narrativa que acabó creando un lugar común, que no era del equipo ni de las actrices: fue un lugar común inventado y que definió un tipo de relación.

El material bruto generado en dos meses era extenso, fue ahí que el realizador Affonso Uchoa (A vizinha do Tigre y Arabia) se zambulló en más de 60 horas de un material irregular y complejo. Vimos juntos todas las imágenes a fin de encontrar un rumbo para el filme que, a pesar de las indicaciones del guion previo, no estaba completamente definido. Meses de trabajo nos llevaron a una selección de 15 horas de material bruto que indicaban caminos para películas posibles. Ahí la montajista Rita Pestana entró en el proyecto y sumó fuerzas. La cinta le debe mucho al trabajo de montaje.

Siempre queda la pregunta: ¿es documental o ficción? Para mí, toda ficción tiene mucho de documental y todo documental tiene ficción. Suelo decir que Baronesa es un filme de “no actrices” hecho por una “no directora” y un “no equipo”. Fue la primera vez para todos nosotros el mundo en el cine. Andreia y Leid son grandes actrices, solo no tuvieron oportunidad en la vida para destacarse como tal, así como la mayoría de las mujeres del equipo que no habían tenido oportunidad de trabajar en el mercado cinematográfico, pues estaban en el comienzo de carrera de una profesión que todavía opera en la lógica masculina.

Baronesa fue seleccionada en más de 55 festivales entre nacionales e internacionales. Premiado en festivales como Tiradentes (Brasil), FID Marseille (Francia), La Habana (Cuba), Mar de Plata (Argentina), Idie Lismoba (Portugal), Valdivia (Chile) y Ourense (España). El filme se entrenó en varias salas de cine en Brasil bajo el sello de Vitrine Filmes. Siempre hay que recordar que el mayor desafío del cine nacional es la distribución y el haber conseguido acomodarnos en la cartelera nos dejó muy felices.

Para que Baronesa tenga una vida en sala de cine es preciso que las personas ocupen éstas y hablen del filme entre sus amigas y amigos, que compartan información por las redes sociales, pues estamos ante un filme tan independiente que precisa del boca a boca para llegar a la mayor cantidad de personas posibles.Estamos muy felices con el estreno en Bolivia (Cinemateca Boliviana, a las 19.00 y 21.00, traída por Yaneramai Filmes). Es el primer estreno comercial fuera de Brasil y tengo orgullo que éste sea en América Latina, sobre todo en un momento tan delicado para la política y cultura de mi país.

* Traducción del portugués por Marcelo Cordero

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia