Mía

2 situaciones ‘empalagosas’ en el lugar de trabajo

La palabra “empalagosa” es aquello que es excesivamente dulce o que provoca hartazgo.

Situaciones ‘empalagosas’ en el lugar de trabajo

Situaciones ‘empalagosas’ en el lugar de trabajo

La Razón (Edición Impresa) / Pilar Richardson

00:00 / 19 de agosto de 2019

En el lugar de trabajo tratamos con jefes, clientes, compañeros y amigos difíciles, lo cual ya requiere desarrollar habilidades sociales con gran esfuerzo, pero también nos enfrentamos con situaciones desafiantes, negativas, personales, conflictivas, de mal comportamiento, malos hábitos y aquellas otras empalagosas.

La palabra “empalagosa” es aquello que es excesivamente dulce o que provoca hartazgo.  Según la Real Academia Española (RAE), una persona empalagosa es aquella “que causa fastidio por su zalamería y afectación.”

1. Llamando nombres no deseados

Un vendedor en el supermercado le dijo a una señora: “Yo sé el ingrediente que necesitas, mi amor, yo te lo alcanzo”. La mujer respondió bruscamente: “¡No me llames ‘mi amor!’, pues no lo soy”.  ¡Qué tensión había entre la gente que los rodeaba!

Otro caso en el lugar de trabajo: Un cliente le dice a la contadora de la empresa con quien trabaja: “¿Puedes sacar este informe, 'mamita'?” La empleada, antes de que él terminara la frase replicó: “¡No soy su ‘mamita’!”, dio media vuelta y dejó la oficina.

Algunas palabras como: querida, querido, cariño, hermosa, linda, niña, amor, precioso, nene, nena, muñeca, etc., simplemente no tienen un lugar en el mundo de los negocios.

Solución 1:

Hay que evaluar primero de qué persona proviene esta situación; si es algo natural en ella o si lo dice en otra forma. Es necesario hablar con ella, mejor a solas sin rodeos y sin apocarse. Dile:

“Me encanta tu personalidad, disfruto trabajando contigo, pero preferiría que me llames por mi nombre.”

Solución 2:

Pregúntale:

“¿Hay algo que la gente haría que sería sumamente irrespetuoso para ti?”.

Luego de la respuesta, dile:

“Pues, de la misma forma me siento cada vez que en vez de llamarme por mi nombre me llamas ‘muñeca’”. Te agradeceré que me muestres el mismo respeto que tú esperas que yo te muestre a ti.” 

Nada más. ¡No toma ni 30 segundos hacerlo!

2.  Los que cruzan la línea con insinuaciones amorosas

La familiaridad es habitual en el lugar de trabajo, de hecho a veces existe tanta, que muchas parejas se han casado tras un romance en la oficina. Pero hay que hacer una distinción. Si la familiaridad con la que te trata un colega o superior es excesiva y te incomoda porque cruza la línea del respeto o privacidad, con conductas inapropiadas como coqueteo, correos electrónicos no deseados o comentarios y gestos insinuativos, es preciso detener la situación antes de que se intensifique.

Primero distánciate un poco de la persona que realiza insinuaciones. Luego, en forma directa, discute claramente y en términos inequívocos la situación. Estas frases pueden servir de apoyo:

“Me molesta que me envíes correos electrónicos románticos, espero que entiendas lo que quiero decir.”

“No creo en las relaciones laborales, así que no me pidas salir de nuevo.”

“Lo siento, pero no estoy interesado (a) en salir contigo, no mezclo las relaciones profesionales con las personales.”

“No, no podré salir a cenar. Prefiero mantener nuestra relación estrictamente profesional.”

“Nunca salgo con nadie en el trabajo.”

Si vuelve a ocurrir, di con la mayor seriedad:

“Como dije, no saldré contigo, durante o después del trabajo, así que por favor no lo menciones otra vez.”

Si realmente es necesario, ¡documéntalo! El director será el responsable de tomar acción en este caso. Los empleadores deben tomar una acción y responder a las quejas adecuadamente, para evitar la utilización de palabras o manifestaciones que puedan además convertirse en un acoso involuntario.

Discutir abiertamente es la ruta más rápida y menos dolorosa para resolver estos problemas. Estos asuntos e inquietudes se deben tratar con seriedad y en reunión de personal, revisando las reglas de etiqueta en el lugar de trabajo.

Pilar Richardson escribe la columna señora etiqueta,

donde comparte sus conocimientos sobre etiqueta

y protocolo, normas para una grata interacción social

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia