Mía

El Amor perfecto

También es común creer que para que la relación sea exitosa debe haber una sacrificada e incondicional entrega, así brindarle al ser amado todo lo que su necesidad personal requiera.

Relación de pareja.

Relación de pareja. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Rubén García*

10:40 / 10 de septiembre de 2018

Querida mujer, antiguas concepciones idealizadas acerca del amor instalaron la fantasía de que si la persona elegida posee defectos, la relación fracasará. Asimismo, muchas mujeres crecen con la idea de que el amor es sinónimo de una pareja perfecta, y que la persona que eliges para tu proyecto de vida en común carece de defectos y es el único motivo de tu felicidad.

También es común creer que para que la relación sea exitosa debe haber una sacrificada e incondicional entrega, así brindarle al ser amado todo lo que su necesidad personal requiera, lo cual parte de la equivocada creencia de que la felicidad de la mujer es consecuencia de la felicidad que es capaz de brindar a su pareja.

Esta incorrecta concepción del amor supone un vínculo totalmente asimétrico y en algún punto de sometimiento y servidumbre, donde el éxito de la relación está basado en las acciones que hagas en pro de satisfacer al otro, amoldándote a él para hacerlo feliz, sin cuestionarlo en absoluto.

Asumir que él es la parte perfecta de la relación es una idealización que te pone en un lugar de devoción, generando la eterna sensación de estar en deuda.

En otros casos, la no aceptación de los defectos de tu pareja puede llevarte a la necesidad o al intento de cambiar tu forma de ser, con el objetivo de lograr un acercamiento a la persona idealizada. La realidad es que los vínculos y las relaciones amorosas no son perfectos, porque somos seres humanos, y como tal, imperfectos por naturaleza.

Debes aprender a aceptar la imperfección de tu pareja, ya que reconocer los defectos en el otro te permite ver a la persona elegida como un ser real, no teniendo la necesidad y la presión de agradar o de conformar al otro.

De esta manera, al estar en una relación entre pares, es decir de “igual a igual” podrás reconocer y asumir que tienes el mismo derecho a la imperfección, a equivocarte y a no sentirte presionada por ser o actuar como el otro desea.

Querida amiga, establecer un vínculo sano es aceptar que aquel con quien decides encarar un proyecto de vida conjunto, al igual que tú, tiene virtudes y defectos, aprendiendo a mirarlo sin idealización.

Aprende a vivir compartiendo proyectos y descartando la presión de acomodarte a sus necesidades.

Ten en cuenta que aceptar a la persona tal cual es significa hacerlo humano, sentando las bases de una relación sincera, auténtica y honesta.

Algunos apuntes

• El amor no es sinónimo de perfección, sino de humanidad.

• No caigas en el error de considerar a tu pareja el único motivo de tu felicidad.

• El éxito de tu relación no depende de las acciones que hagas en pos del otro.

• Una relación sana no se basa en satisfacer al otro, sino en que ambos estén satisfechos.

• Encontrarle defectos al otro es más sano que pretender que sea perfecto.

• A partir de la mutua imperfección, permítete ser auténticamente tú.

• El amor perfecto es una utopía, disfrútalo como es.

*Coach personal-especialista en problemática de la mujer y de la pareja - www.superarse.net

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia