Mía

Cómo continuar luego de una Mastectomía

Paola Gateño tiene una especialidad en Micropigmentación estética paramédica y oncológica. Es directora de la clínica estética The Beauty Holding, fundadora y presidenta de la  Fundación de Estética y de Micropigmentación Paramédica y Oncológica (FEMPO) en su natal Chile; también preside la Asociación Española de Dermomicropigmentación Estética, Paramédica y Oncológica (AEDEPO).

Paola Gateño, la especialista en Micropigmentación estética paramédica y oncológica.

Paola Gateño, la especialista en Micropigmentación estética paramédica y oncológica. Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / José Luis Mariscal

00:00 / 12 de marzo de 2018

Tras una extirpación de mama por cáncer comienza una etapa de reconstrucción no solo en lo físico, sino en lo emocional. Paola Gateño, especialista en micropigmentación oncológica, habla con Mía sobre la importancia de restablecer la feminidad a través del apoyo psicológico y de un tratamiento para quienes se sometieron a mastectomías y/o sufrieron quemaduras por efecto de radioterapias y quimioterapias. Gateño es la creadora de la Fundación de Estética y de Micropigmentación FEMPO que apoya a mujeres con cáncer, en especial de escasos recursos, a recuperar su vida. Acá comparte su experiencia en la reedificación de la autoestima.

mía— ¿Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos de cáncer de mama, ¿qué porcentaje de pacientes termina con una mastectomía?

Gateño— El 80%, ya sea en un procedimiento parcial (parte del seno), unilateral (un seno) o bilateral (ambos senos). La mastectomía se hace cuando el diagnóstico no es precoz. Sucede que los costos de una mamografía o ecomamaria son tan elevados que muchas mujeres deciden no realizárselos, por tanto llegan a tratarse cuando la enfermedad está avanzada y la mastectomía es inminente.

mía— ¿Cuál es el costo promedio de una mastectomía en Latinoamérica?

Gateño— Depende de la realidad de cada país y del sistema de salud, y si el público lo cubre. En algunos países llega a costar $us 60.000.

mía— Los efectos de una mastectomía van más allá del trauma estético, ¿cuáles son esos efectos?

Gateño— Todo lo que tenga que ver con el entorno familiar y social; la mujer que se ve obligada a extirparse las mamas sufre y se desgasta muchísimo en lo psicológico y social. Esto, en mi criterio, es uno de los efectos más graves, pues las pacientes pierden autoestima y entran en una depresión profunda. Hay casos en los que no quieren verse al espejo ni que las vean sus familiares o su parejas, y tampoco que las toquen.

mía— ¿Qué representa para una mujer perder uno o ambos senos?

Gateño— De inicio, afecta en la relación consigo misma, en quererse a sí misma, y es eso lo primero que Fempo trata de reconstruir, nuestra finalidad es que estas mujeres recuperen su amor propio. Y otro factor importante es que también llegan a perder su feminidad.

mía— Hablamos entonces de consecuencias en su sexualidad y en la relación de pareja...

Gateño— Sí, afecta, puesto que al tener baja la autoestima emocional y física, la paciente siente vergüenza de que su pareja la vea así.

mía— ¿Algún caso culmina en un suicidio, por ejemplo?

Gateño— En realidad, hay mujeres que se dejan morir, no me tocó ver casos de suicidio, pero veo cómo pierden la voluntad de vivir. No van a sus terapias ni a sus tratamientos, tampoco toman sus medicamentos.

mía— Y según su experiencia con la fundación, ¿cómo afecta al hombre el que su pareja se someta a una mastectomía?

Gateño— Algunos se van, pero también hay muchos que se quedan. Ellos también necesitan apoyo psicológico para afrontar el entorno social junto con la paciente.

mía— Usted y su fundación trabajan en la micropigmentación oncológica, ¿en qué consiste?

Gateño— Después de (que la paciente se somete a) una de las técnicas, como la del Colgajo micutáneo de recto abdominal (TRAM por sus siglas en inglés), el Colgajo de perforantes de la arteria epigástrica inferior profunda (DIEP por sus siglas en inglés) o con expansor, se coloca un implante de silicona. Entonces, se procede a la micropigmentación oncológica para devolverle el color natural de la piel y, finalmente, se procede a la restauración de la aréola con un efecto hiperrealista. La micropigmentación paramédica y oncológica permite maquillar la piel de manera permanente y logra, en 3D, recrear un pezón. Esto se hace con pigmentos de origen vegetal homologados por instituciones en Latinoamérica y la Unión Europea. (Este método) también sirve para camuflar las cicatrices que deja el cáncer. Con esta técnica se busca la colorimetría perfecta de la paciente para que no haya un rechazo visual.

mía— ¿Cómo es el procedimiento?

Gateño— Consiste en ingresar estos pigmentos con pequeñas agujas; no duele porque tras una mastectomía se pierde la sensibilidad del área afectada. Es un proceso indoloro, efectivo y totalmente comprobado.

mía— ¿Hay temor en las pacientes de recaer en la enfermedad?

Gateño— Sí. Los casos más delicados son las recaídas y nosotros también los atendemos. Ofrecemos apoyo emocional y psicológico al margen del tratamiento médico–clínico. Ganarle la batalla al cáncer es un proceso que lleva unos 10 años; entonces, uno llega a entender la constante preocupación y estrés de la mujer.

mía— Entendemos que la labor de FEMPO es integral

Gateño— Sí, nuestra misión es reparar y reconstruir no solo la parte física, sino los afectos y las emociones de mujeres que han padecido cáncer de mama y perdido uno o ambos senos. Hay un proceso de aceptación, de volver a quererse desde un cuerpo distinto en el que trabajamos con ellas.

mía— ¿En qué países opera FEMPO?

Gateño— Empezamos en Chile. Ahora estamos en Tenerife, España, donde funciona la Asociación Española de Dermomicropigmentación Estética, Paramédica y Oncológica (AEDEPO), de la que soy presidenta. Ahí logramos con la campaña Aréola Solidaria, junto con #SOLOXTUSONRISA, cruzar fronteras para llegar a más mujeres y que ellas tengan la opción de repararse y reconstruirse no solo en lo estético, sino en lo emocional. Yo considero que esto no debe ser un privilegio, sino un derecho.

mía— ¿Y qué objetivos se ha trazado el proyecto en Bolivia?

Gateño— Mi objetivo, tanto en Bolivia como en otras partes es que las mujeres puedan acceder a estos servicios. La idea es armar una campaña de prevención. Luego, una de detección precoz y acoger a la paciente desde el día de su diagnóstico. Para ello hemos logrado una alianza estratégica con el hospital Arco Iris, el cual ha sido un pilar fundamental en la parte social. Generalmente, los médicos se abstraen de lo emocional y de los sentimientos de los pacientes y esta institución ha demostrado lo contrario.

mía—¿Se lograron alianzas con el Ministerio de Salud u otras instituciones públicas?

Gateño— Eso se dará en una segunda etapa. Por ahora estamos creando relaciones y convenios para concientizar, y yo insisto en que esto sea un derecho y no un privilegio.

Fotos: Miguel Carrasco

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia