Mía

Cuánto y cómo dormir según la edad

Otro aspecto que puede repercutir tanto positiva como negativamente en el descanso es el tipo de colchón y almohada empleados; hay uno para cada edad y necesidad.

Cuánto y cómo dormir según la edad. Foto: portalmama.com

Cuánto y cómo dormir según la edad. Foto: portalmama.com

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 13 de abril de 2017

Dormir bien es clave para una vida saludable. Y son los bebés y los niños quienes se benefician más de un reparador sueño. Ese bienestar depende de la cantidad y calidad del descanso, por lo que es primordial que duerma lo suficiente, según su edad.

De acuerdo con la estadounidense Academia de la Medicina del Sueño, lo recomendable es hasta 16 horas para los bebés y máximo 10 para los adolescentes (ver gráfico de arriba a la derecha).

Un buen descanso es fundamental para los menores de cualquier edad, ya que el tipo de reposo incide en la concentración y por ende en el aprendizaje, y también impacta en lo emocional, la socialización y la conducta, detalla el psicólogo Juan José Vargas.

La relación entre la falta de sueño y el comportamiento del menor no siempre es evidente, se lee en kidshealth.org, ya que “cuando un adulto está cansado puede estar irritable y con poca energía, pero un niño puede volverse hiperactivo, antipático y presentar comportamientos extremos”.

Vargas dice que los niños que no duermen lo suficiente comúnmente padecen síntomas depresivos y pueden llegar a desarrollar insomnio y de ahí una depresión. Los adolescentes tampoco están libres, pues si no logran descansar lo suficiente presentan frustración, mal humor y problemas de conducta como respuestas y acciones inadecuadas.

Pero ojo, dormir de más también tiene consecuencias; en la página de la BBC especialistas advierten que los menores que duermen por encima de lo recomendado pueden desarrollar afecciones en su salud, como ser: presión arterial alta, diabetes, obesidad y problemas de salud mental. Para lograr un equilibro entre cantidad y calidad se puede recurrir a una rutina antes de ir a la cama. “Tener ciertos hábitos favorece el descanso nocturno de los más pequeños. Por ejemplo, establecer las mismas prácticas y a las mismas horas todos los días es clave para conseguir un sueño reparador en el bebé”, se informa en bebesymas.com.

Pero esa rutina no solo es útil en los bebés, también en los adolescentes y hasta en los adultos. El primer paso es apagar, media hora antes de acostarse, televisores, computadoras, celulares, Ipad y otros. Los padres deben evitar tener estos aparatos en el dormitorio de los pequeños hasta después de los dos años, manifiesta el pediatra Lorgio Rivera.

Otro aspecto que puede repercutir tanto positiva como negativamente en el descanso es el tipo de colchón y almohada empleados; hay uno para cada edad y necesidad.

“Si se trata de un recién nacido, lo mejor es que el colchón sea hecho a la medida de su cuna, sin que queden espacios o huecos” que representen algún riesgo de sufrir golpes, dice María Córdova, de la empresa Pullman.

Rivero sugiere que el colchón tenga una elevación de 45 grados, lo que ejerce una función antirreflujo y reduce la posibilidad de padecer de muerte súbita o de cuna.

Para un niño de tres años o más, Córdova aconseja armar una cama firme y confortable que permita libertad de movimientos, que posibilite una buena postura —en especial de la zona lumbar (espalda)— y que cuente con un sistema antiácaros.

En cuanto a almohadas, la especialista recomienda las de semilátex, que tienen la ventaja de mantener su forma original por más  tiempo, favoreciendo la posición cervical.

Ahora sí, a arroparse, leer un cuento, dar un beso y dormir bien.

  • Dormilón

Este colchón, con formas ovales (como maples de huevos), está diseñado para dar masajes al cuerpo y estar ventilado.

  • Dulces sueños

Este colchón cuenta con resortes bonnel (forma de reloj de arena de 5 vueltas con extremos anudados para mayor firmeza) y resortes pockett (cilíndricos embutidos en fundas de tela o plástico).

  • A la cuna

Colchón con 45° de ascenso en la parte superior. Esto permite disminuir los síntomas del reflujo gastrointestinal, el riesgo de broncoaspirar fluidos y de muerte súbita.

  • A la medida

La medida adecuada para la cama de un niño es de plaza y media.

  • Reposo

Esta almohada da la sensación látex. Es indeformable, lo que favorece a una mejor posición cervical con firmeza media.

Fuentes: pullmanwww.colchonespullman.com.

Fuentes: Lorgio Rivera (pediatra / [email protected]), Juan José Vargas (psicólogo / [email protected]), kidshealth.org, bbc.com, bebesymas.com, María Córdova (Pullman / [email protected]; Av. Ballivián entre calles 17 y 18 de Calacoto, Edificio Horizonte, Piso 1 Of. 101 y 102)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia