Mía

El cerebro de las mujeres cambia con el embarazo

Para probarlo se realizaron observaciones en 25 embarazadas por primera vez, a quienes se les escaneó la cabeza cuatro meses antes de dar a luz y dos y medio después del parto, con el fin de conocer su estructura cerebral.

La maternidad inolvidable

La maternidad inolvidable Foto: MNT Lucía Muñoz

La Razón (Edición Impresa) / Claudia Cuarité y Paula Jordán

00:00 / 27 de mayo de 2019

El embarazo conduce a cambios duraderos en la estructura del cerebro humano, según un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona y del Instituto Valenciano de Infertilidad, publicado en la página West-info en 2016, tras ocho años de investigación.

La investigación tomó como antecedente el hecho de que el cerebro de las hembras mamíferas preñadas pasa por una adaptación de nivel morfológico y funcional. Es decir, gracias a este cambio en sus cerebros, ellas establecen ciertos comportamientos y cuidados especiales para sus crías.

La hipótesis del estudio fue que el embarazo induce cambios en la estructura cerebral de las mujeres. Para probarlo se realizaron observaciones en 25 embarazadas por primera vez, a quienes se les escaneó la cabeza cuatro meses antes de dar a luz y dos y medio después del parto, con el fin de conocer su estructura cerebral.

En los dos años siguientes, 11 de las madres que no habían tenido un segundo embarazo volvieron a ser escaneadas por tercera vez y se comparó con escaneos de 19 padres primerizos, 17 hombres sin niños y 20 mujeres que nunca dieron a luz. Como resultado, se pudo observar que en las madres hubo una reducción de materia gris en el cerebro, lo cual fue asociado con una mejor conexión neuronal.

Otro estudio publicado en Nature Communication relacionaba un menor nivel de materia gris con la toma de decisiones menos arriesgadas.

Los investigadores españoles concluyeron que el embarazo “cambia la arquitectura del cerebro humano y proporciona un apoyo preliminar para un proceso adaptativo al servicio de la transición hacia la maternidad”. En esta etapa, entonces, se “incrementa la sensibilidad de la madre para detectar, por ejemplo, rostros amenazantes, peligros para el niño o el estado emocional de su bebé”, aseguró Erika Barba-Müller, una de las investigadoras, a la página www.uab.cat.

Cabe aclarar que la pérdida de materia gris “no provocó ningún cambio en la memoria ni en otras funciones intelectuales en las mujeres estudiadas”, enfatizó Barba-Müller.

Fuentes: www.west-info.eu, www.uab.cat y BBC

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia