Mía

Y tú ¿cómo actúas frente a un NO?

La violencia machista frente al rechazo de una mujer no solo se evidencia con la violencia física que puede llegar a derivar en un feminicidio. También es violencia —psicológica—el hablar mal de ella, hacer circular rumores sobre su moralidad, etc.

El rechazo de una mujer no significa que tu hombría disminuye ni mucho menos; así que tómatelo con calma.

El rechazo de una mujer no significa que tu hombría disminuye ni mucho menos; así que tómatelo con calma. Fotos: imagesvice y pressassociation

La Razón (Edición Impresa) / Paula Jordán y Claudia Cuarité

00:00 / 05 de agosto de 2019

No soy una persona grosera”, contó Gabrielle Walsh (18) al diario Independent, tras el puñetazo que le dio un chico en una discoteca, en julio, en Inglaterra. 

“Solo dije: ‘lo siento, no estoy interesada’. Creo que fue una cuestión de celos, ego, porque lo rechacé frente a sus amigos. Las chicas sienten que no pueden decir no, que si dicen no, los hombres podrían lastimarte y en este caso fue cierto”, explicó ella.

La violencia machista frente al rechazo de una mujer no solo se evidencia con la violencia física que puede llegar a derivar en un feminicidio. También es violencia —psicológica—el hablar mal de ella, hacer circular rumores sobre su moralidad, etc.

“Sobre la mujer que no ha querido tener relaciones sexuales conmigo, de puro despecho digo que es una prostituta y que me consta. Voy a destrozar la imagen de esta mina que se atrevió a decirme no”, ilustra el psicólogo Rodrigo Ayo, sobre esta práctica masculina generalizada, aunque recalca que no todos los hombres actúan de esa manera.

¿Qué lleva a un hombre a responder con violencia ante el no de una mujer? “Los hombres han mezclado el poder con la masculinidad y eso tienen que cambiar”, considera la psicóloga Scherezada Exeni.

“Por mucho tiempo el hombre ha tenido poder sobre la mujer, ya fuera porque era él quien ganaba la plata... a él no se le decía no. Entonces ahora, con la recuperación de los derechos de las mujeres, a los hombres les está costando encontrar una manera sana de sentirse hombres, aceptando el poder que también tienen ellas, como es el de decir no”.

El experto en masculinidades Jimmy Tellería explica que el modelo machista privilegiado por la sociedad tiene cuatro elementos: sexocompulsividad, misoginia, homofobia y sexismo. “Si tú ves ese escenario no es extraño pensar que los hombres no han aprendido a respetar un no como respuesta, menos un no que provenga de una mujer”.

Tellería cita a la antropóloga feminista Rita Segato, quien ha trabajado en torno a la violencia machista. “Ella dice que, a partir de los rechazos de las mujeres, producto de su mayor autonomía, los hombres usan la violencia como una ‘pedagogía de la crueldad’, con el fin de volver a poner en orden este supuesto desorden”.

Los cuatro especialistas consultados por mía coinciden en que detrás de la reacción violenta de un hombre —sean enojos, golpes o difundir rumores que afectan la imagen de una mujer— cuando ella rechaza su galanteo, subyace el hecho de que “él se siente más que ella”, como dice la feminista Patricia Flores. “Sigue primando nuestras sociedades la idea perversa de que las mujeres debemos subordinarnos a los deseos y mandatos de los hombres”.

Una relación en la que no se ve al otro como igual es violenta, resalta al respecto Ayo. Por eso, es vital que un hombre aprenda a establecer relaciones de igual a igual con personas del sexo opuesto, donde la cualidad es “de tú a tú; no de tú a cosa”.

“Ser hombre es más bien tener la fuerza de aceptar la frustración de un no”, recalca Exeni. “Hay que enseñar a los niños y a los jóvenes a respetar el no de cualquier persona, esto significa que se respeta los derechos de los demás”.

Y ante este escenario, es preciso que las mujeres erradiquemos los miedos, enfatiza Flores. “Tenemos que decir un no bien claro y firme”.

“La capacidad de decir no se llama ser asertivo... tengo derecho a decir no, a poner límites y que la otra persona lo entienda... Si no respetas los límites de la persona con quien estás ¿realmente la amas?”, cuestiona Ayo.

Para reflexionar

  • Violencia. Enojarse con quien te rechaza, hacer quedar mal a esa persona o golpearla es violencia. “Una difamación puede causar tanto daño como un golpe”, recalca Exeni.
  • Respeto. “Si una persona no sabe respetar mi no, pues no vale la pena, ni siquiera ser su amiga por las redes sociales, no lo vale”, aconseja Ayo.  
  • Hombría. Deja de asociar el “ser hombre” con el “poder” o con el “ser más que la mujer”. Aprende a relacionarte con las mujeres de igual a igual.
  • Derecho. Decir no y que tus límites sean respetados es un derecho fundamental, afirma Ayo.
  • Energía. Di ‘no’ claramente y con firmeza. Si el hombre no entiende, aléjate, pues te está dando una señal de que puede ser peligroso, dice Flores.
  • ¿Bloqueos? Si alguien te bloquea porque lo rechazas significa que no tiene prácticas de respeto y que no es capaz de escuchar la divergencia, reflexiona Tellería.

Fuentes:  Rodrigo Ayo (Psicólogo, Tel.: 77286622)

Scherezada Exeni (Psicóloga, Tel.: 70614427)

Patricia Flores (Feminista, Tel.: 72077788),

Jimmy Tellería (experto en masculinidades, tel.:70160168)

y www.independent.co.uk

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia