Mía

Síndrome de Rebeca: obsesión por el ex de tu pareja

La especialista señala que este tipo de situaciones también se pueden presentar con respecto a un exesposo o exesposa que verdaderamente está muy presente, al menos en la mente de la pareja. “Hay personas que no se divorcian nunca emocionalmente”.

Celos retroactivos

Celos retroactivos Fotos: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Paula Jordán y Claudia Cuarité

00:00 / 28 de octubre de 2019

El síndrome de Rebeca consiste en la obsesión por el (o la) ex de tu actual pareja; una especie de celos retroactivos que pueden causar serios problemas en la relación amorosa y en tu salud mental, según dos psicólogas consultadas.

Stalkear (fisgonear) constantemente su cuenta de Facebook o Instagram y querer saber cómo es la persona que compartió su vida con tu amor puede llevarte a situaciones vergonzosas, como darle like sin querer a una fotografía del sujeto.

Entorno obsesivo. Pero también puede suceder que sean las personas del entorno de tu relación quienes traigan constantemente al presente la imagen de la persona que formó parte del pasado de tu pareja.

Precisamente, el nombre de este síndrome proviene de la novela Rebeca, publicada en 1938 por la escritora Daphne Du Maurier y que en 1940 fue llevada a la pantalla grande por Alfred Hitchcock. En la historia, una joven recién casada con un viudo mayor que ella se va a vivir a la mansión donde todos los empleados recuerdan constantemente la belleza y virtudes de Rebeca, la primera esposa del dueño, provocando angustia e inseguridades en la muchacha.

“Cuando me comprometí (tenía 23 años) y visitábamos a la familia de mi novio, ellos hablaban todo el tiempo de su exesposa, que se había vuelto una figura pública; no entendía que no se dieran cuenta de que esto podría molestarme”, cuenta Tatiana (nombre referencial, pues prefiere mantener su nombre en reserva).

Ella le confesó su molestia a su pareja y él habló con sus familiares. “Entonces, ya no hablaban abiertamente sobre ella, sino que se iban a otro espacio de la casa para cuchichear sobre la susodicha”, recuerda hoy con una sonrisa, años después de haber terminado esa relación.

Pelea con un fantasma. En el síndrome de Rebeca el ex o la ex atormentan como un fantasma la felicidad presente. Marcela (34) cuenta sobre un novio que solía referirse a su esposa fallecida como el ser más bueno e insuperable que jamás conoció. “Me di cuenta de que nunca podría competir con esa imagen idealizada, porque ella ya no tenía defectos... al final terminamos”.

Este síndrome “genera mucha pelea y mucha desconfianza...  cuando una persona es real puedes pelear y puedes ganar, pero con un fantasma no puedes hacerlo”, reflexiona la psicóloga Elizabeth Ordóñez.

La especialista señala que este tipo de situaciones también se pueden presentar con respecto a un exesposo o exesposa que verdaderamente está muy presente, al menos en la mente de la pareja. “Hay personas que no se divorcian nunca emocionalmente”.

En estos casos es mejor replantearse si seguir con esa relación, porque “estas personas no llegaron a la etapa de duelo y se quedaron con el sentimiento de culpa por su ex”.

Espere…

Señales delatoras. Si durante los momentos de silencio compartido, tú inmediatamente sientes que el otro está pensando en su ex o si en tu relación dices cosas como: “Seguro con tu chica (o) venías por aquí”, “seguro a ella (o a él) no le decías eso”, “¿dónde estabas? ¿Por qué tan tarde? Seguro que te has visto con tu ex”, si el tema del o la ex es reiterativo en tu relación, si estás constantemente en las redes del fantasma, si sientes angustia constante por el tema o si esa otra persona es un tema repetitivo en la charla con tus amigos... es hora de que tú busques ayuda psicológica.

Relación tóxica. El síndrome de Rebeca implica una obsesión por la anterior pareja de tu amado o amada. Y detrás de toda obsesión, advierte la psicóloga Pilar Manríquez, existe miedo y éste “tiene que ver con un miedo al abandono... Y si hay miedo, hay manipulación, entonces ya se está dando una relación tóxica”.

Esta obsesión, asegura la especialista, se presenta sobre todo en personas que no tienen bien formado un sentido de identidad y pertenencia a una familia o núcleo familiar. 

“¿Realmente es necesario conocer detalles de esa persona que una vez compartió su vida con tu pareja? ¿Te importa saber cómo es la ex pareja de tu actual?  Pues no es importante”, señala ella.

Ten en cuenta que una relación de pareja saludable implica confianza y vivir el presente antes que revivir detalles de un pasado. “Toda persona tiene derecho a tener una buena relación de pareja y no estar todo el tiempo pidiendo al otro: ‘dame mi lugar, pero yo soy tu esposa, etc.’”, observa Ordoñez.

Fuentes: Elizabeth Ordoñez (Psicóloga, tel.: 70656455),

Pilar Manríquez (psicóloga, Tel.:73262228),

planetadelibros.com y Canal de periodista digital por youtube.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos