Mía

Primera Navidad en pareja, sin culpas y en paz

Si deciden estar junto a sus parientes, lo aconsejable —dice— es que se vayan dividiendo: un año pueden pasar Nochebuena con la familia de ella y el Año Nuevo con la familia de él; y al año siguiente intercambiar.

Navidad juntos

Navidad juntos Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Brandon Hurtado

00:00 / 16 de diciembre de 2019

La primera Nochebuena de Luis Fernando Hurtado, ya casado, fue toda una prueba: de resistencia porque él y su esposa vivieron maratónicas horas de visitas familiares, y de solidez matrimonial porque debieron llegar a consensos y respetarlos sin afectar su relación.

Por tradición familiar, Luis Fernando y su familia solían pasar cada Navidad juntos, adorando al Niño Jesús. Pero esta vez, él y su esposa terminaron haciendo cuatro visitas antes de regresar a su hogar a las 03.00.

Hasta antes de las 22.00 estuvieron, precisamente, con la abuela y de allí partieron a casa de su suegra. Luego tocó acompañar a su madre, quien los esperaba junto a su hermana y sobrino con una cena. Cuando el reloj daba la 01.15 se marcharon a casa de la abuela paterna, donde hasta repitieron un poco de la tradicional picana navideña.

Una hora y media después, ya de regreso a su hogar, acabaron exhaustos, pero contentos por haber cumplido con sus objetivos.

Por anecdótica y hasta irreal que suene esta historia, es el dilema al que muchos recién casados se enfrentan cuando llegan las fiestas de fin de año, más en sociedades conservadoras como la nuestra.

Ahora bien, la nueva pareja puede elegir pasar a solas la Nochebuena, pero si prefiere acompañar a algunos de los familiares habrá que decidir, sin culpas ni peleas de por medio, cómo y con quién.

El psicólogo Tommy Salgueiro plantea que mientras más pronto los esposos lleguen a un acuerdo al respecto, mejor; pues con el tiempo se va generando mucho estrés y tensión.

Si deciden estar junto a sus parientes, lo aconsejable —dice— es que se vayan dividiendo: un año pueden pasar Nochebuena con la familia de ella y el Año Nuevo con la familia de él; y al año siguiente intercambiar.

Para llegar a un consenso, “lo ideal es que ambos sepan ceder” o de lo contrario “con el tiempo se producirán conflictos innecesarios”.

Su colega, Cecilia Bandin recuerda que con la vida de casados “todo lo que ha estado proyectando la pareja se reestructura”. “A veces, las familias intervienen mucho”, pues no entienden que el rol de los hijos cambia cuando forman su propio hogar. Por tanto los padres “deberían darles su propio espacio y los hijos tendrían que hacerles saber que ahora tienen más actividades que cumplir como pareja”.

Eso sí, algo muy importante: no hay que alimentar el sentimiento de culpa.

Recomienda también que ambas familias pasen las fiestas juntas. Puede ser difícil o haber un choque de costumbres, pero se puede conciliar. “Lo hemos logrado incluso entre una familia de La Paz con una de Santa Cruz”, anima. Un buen ejemplo es el del propio Luis Fernando, que ahora recibe en su casa a toda la familia.

En todo caso, igual puede haber mucha magia navideña a solas. “Si están seguros que quieren pasar juntos esta primera Navidad en su nuevo hogar, será recomendable que lo comuniquen con tiempo a sus respectivas familias para que ninguna de las partes se genere falsas expectativas. Ustedes están en todo su derecho de querer preparar una cena para dos, escuchar su música preferida mientras el locutor hace la cuenta regresiva y saludar juntos al Niño Jesús (para los creyentes)”, aconseja la periodista Cinthya Carbonell, especialista en temas de pareja.

Con datos de: Cecilia Bandin (Psicóloga,

Tel.: 70126602) y Tommy Salgueiro

(Psicólogo, Tel.: 70512916).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia