Mía

Marianne Costa: ‘Honrar la energía de los antepasados’

En esta entrevista con Mía cuenta sobre esta interesante técnica que desarrolló con Alejandro Jodorowsky y acerca de las “ficciones sanadoras”, que propone como método sanador.

Marianne Costa

Marianne Costa Fotos: Marianne Costa

La Razón (Edición Impresa) / Paula Jordán R.

00:00 / 28 de octubre de 2019

La escritora francesa Marianne Costa dictará hoy, a las 19.00, la conferencia Masculino y Femenino: La pareja en el árbol genealógico, en la Universidad San Francisco de Asís de La Paz.

El sábado 26 y el domingo 27 de octubre dará el taller Fundamentos y claves de la metagenealogía, en el Hotel Atix. (Más información al Tel.: 77250070 ).  

En esta entrevista con Mía cuenta sobre esta interesante técnica que desarrolló con Alejandro Jodorowsky y acerca de las “ficciones sanadoras”, que propone como método sanador.

mía—Cuéntanos, ¿qué estarás enseñando en La Paz?

Costa—El trabajo que hago es transgeneracional; se trata de entender cómo funciona el inconsciente de la familia…lo que sucedió en el linaje, hasta los bisabuelos... Conocer la mecánica del inconsciente familiar es muy útil, porque a veces vivimos dramas interiores, sentimientos de bloqueo o de no entender porqué no funcionó una relación emocional con un hermano o con uno de los progenitores o tíos o tías. Y de pronto, nos damos cuenta que no tiene nada que ver con nosotros, que es como una cadena mecánica que impide ciertas relaciones o ciertas libertades.

mía—¿Y eso es lo que llamas metagenealogía?

Costa—Absolutamente, pero también contiene un aspecto de volver al amor; es decir, que por un lado hay ese entendimiento de las cadenas relacionales y de sus tragedias… Y el otro aspecto es sanar las relaciones; si no es posible con las personas directamente —o porque han muerto o porque los lazos están rotos— hay todo un trabajo interior, simbólico y metafórico que se puede hacer para llenar el campo de amor, entendimiento e informaciones positivas, de una forma cercana al trabajo chamánico o poético.

mía—¿Es lo que se llama psicomagia o es más?

Costa—Es más que psicomagia, es lo que llamo “ficciones sanadoras”.

mía—¿En qué se diferencian?

Costa—En la magia existe la noción de poder. Entonces, la psicomagia trabaja mucho con la noción de impotencia, de imposibilidad. Pero en la “ficción sanadora” puedes trabajar también con el hecho de honrar a la gente o de cambiar tu propia visión de ti mismo.

Por ejemplo, un ritual chamánico no es una psicomagia, sino una “ficción sanadora”. Cuando le regalas hojas de coca a la tierra para hacerle una ofrenda, no es psicomagia, es más una manera de honrar a la madre tierra y a la coca que permitió a los pueblos del altiplano sobrevivir a la altura.

La “ficción Sanadora va un poco más allá de la psicomagia como tal, una manera muy importante de reconciliar la psicología intelectual y occidental con la sabiduría de los pueblos autóctonos, tan válida como la psicología. Es como una boda sagrada entre una manera de considerar el inconsciente, que es ver la crueldad humana y los motivos que nos empujan a hacer las cosas, y la parte del inconsciente chamánico, que es el inconsciente de Dios, del Gran Espíritu, y volver a conectar con las dimensiones benefactoras de la totalidad.

mía—¿Es imprescindible ahondar en la oscuridad del inconsciente si uno quiere sanar?

Costa—No creo que haya que entrar necesariamente en la oscuridad, cada caso es único. En realidad, el inconsciente son los infiernos, pero también son los cielos... En el horror, como en lo sublime, hay mucha energía. Te voy a dar un ejemplo: una de mis alumnas en España tenía el peor árbol genealógico que he visto: asesinatos, prostitutas, violencia conyugal, niños muertos o asesinados. Y la muchacha, si hubiera tenido que revisar todo el horror de su árbol, se iba a quedar aplastada. Entonces, lo que le propuse fue considerar que había mucha energía vital en su árbol genealógico, porque esa gente sobrevivió a todo. Así, hizo un espectáculo que se llamaba ¡Socorro, mis ancestros! y se volvió cantante, conoció a su marido que es músico; se volvió un enorme éxito su trabajo, porque decidió honrar la energía vital de sus antepasados en lugar de escapar en los detalles del horror.

mía—¿Crees que la literatura aporta ciertos elementos para las “ficciones sanadoras”?

Costa—Sí. Hay literatura negativa que habla de la destrucción del ser humano o que es muy ombliguista. En Europa, en este momento toda la literatura es totalmente narcisista. Pero en realidad, las grandes historias, los mitos de la humanidad, las religiones: las parábolas de Jesucristo, la vida del Buda, son narraciones.

El ser humano está tejido de narraciones. Y es nuestra tarea encontrar las narraciones que nos hacen más humanos.

mía—¿Cómo hacemos para escoger una pareja sana, tomando en cuenta la metagenealogía?

Costa—El inconsciente lo ve todo... El estudio de cómo fueron las parejas del árbol y cómo se considera en el árbol genealógico lo masculino y lo femenino, así como la presencia de abusos, no solo sexuales sino emocionales, son datos muy importantes para entender que, a veces, por ejemplo, tenemos una rabia contra la mujer o contra el hombre, que en realidad es la rabia contra la madre o la hermana, o un primo que fue abusador.

Lo masculino y lo femenino son mucho más vastos de lo que nos dice el árbol genealógico. Entonces, para mí es un acompañamiento a crecer como hombre o como mujer, asumiendo lo que uno es y abriéndose a la gran diferencia y maravilla del sexo opuesto.

Perfil

Marianne Costa nació el 12 de abril de 1966 en Château-Thierry (París, Francia). Escritora, traductora y artista. Es coautora de los libros Metagenealogía y La vía del tarot, junto a Alejandro Jodorowsky. Además, ha publicado la novela El infierno prometido y un par de libros de poemas. También fue cantante y compositora de rock. Viaja por el mundo compartiendo sus conocimientos y artes. Ahora alista un espectáculo en el que combina tango y tarot.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia