Mía

Leo Rosas: ‘Me considero un alma bonita’

La mánager del cantante boliviano, la cantautora cruceña Marian Montero, revela que su logro México es fruto de un trabajo conjunto que comenzó en 2016.

Leonardo Rosas Ordóñez, el 1 de julio de 2019 obtuvo el segundo lugar en el programa televisivo La Voz de México.

Leonardo Rosas Ordóñez, el 1 de julio de 2019 obtuvo el segundo lugar en el programa televisivo La Voz de México. Fotos: Ángel Mauricio Castro Martínez

La Razón (Edición Impresa) / Paula Jordán R. / La Paz

10:16 / 11 de julio de 2019

El cantante boliviano Leo Rosas vuelve a Bolivia. Estará el 15 y 16 de julio en Santa Cruz, el 17 en Cochabamba, el 18 en La Paz y el 20 en Trinidad, para promocionar su nuevo sencillo Perdóname. Desde Ciudad de México, contó a Mía sobre su exitosa experiencia en el concurso La Voz donde obtuvo el segundo lugar.

Su mánager, la cantautora cruceña Marian Montero, revela que este logro es fruto de un trabajo conjunto que comenzó en 2016. Nos dice que hoy, la gente que ve a Leo en la capital mexicana se le acerca, lo felicita y le pide una fotografía.

Mía— Leo, cuéntanos, por favor, ¿cómo te fuiste a México a participar en La Voz? ¿Tenías fondos suficientes para vivir ahí o tuviste que trabajar para ayudarte?

Leo— La verdad es que anteriormente estuve trabajando en algunos eventos oficiales de la Alcaldía (de Santa Cruz), en los jueves de retreta y en otras actividades, de modo que tenía un monto acumulado que me debía pagar la municipalidad para poder venir a México. Siempre trabajé y fue también gracias a la ayuda de Guido Monasterios que pudimos sustentar más fácilmente el proyecto. 

Mía— ¿Qué fue lo más difícil que tuviste que afrontar en el concurso?

Leo— Hubo muchas cosas difíciles, pero uno de los temas más complicados fue el de los horarios, estaba ahí (en el set del programa) desde las 06.00 hasta las 02.00 sin descanso y nos tenían grabando, haciendo cosas, en ensayos. Eso fue lo más difícil.

Mía— Al salir bachiller ¿ya sabías a lo que querías dedicarte?  

Leo— Siempre quise hacer lo que hago. Cuando tenía 10 años me dije: “Sí, quiero ser cantante”. La verdad, no creí que pudiera llegar hasta la etapa final de La Voz, pero sí me imaginé siendo un cantante.

Mía— Leo, ¿tienes pareja? Cuéntanos, por favor.

Leo— Por el momento estoy enfocado en mi carrera y no me gusta mucho hablar del tema, soy un poco reservado en los asuntos personales. Siempre me gusta hablar de mi vida profesional, pero sobre mi vida sentimental me gusta ser reservado, incluso con mi propia familia, siempre soy reservado.

Mía— Te preocupaste por lo que la gente pudiera pensar al oirte cantar ‘Primera vez’ ¿Por qué?

Leo— La verdad que me puse a pensar en ello porque yo soy joven; es decir, (pensé) a quién se la voy a dedicar Tu primera vez. Y es cierto, me puse un poco nerviosito por el tema y (pensando) a qué público va. Igual es una canción con mucho sentimiento, muy bonita, que transmite muchas cosas. Como artista, uno tiene que interpretar una canción aunque no sea su historia la que es narrada, tiene que crear, imaginar, sentir; ese es el trabajo del cantante: interpretar, sentir y vivir la emoción de la canción, estudiarla y desenvolverse bien con ese tema.

Mía— Aquí en Bolivia tienes muchas fans, ¿te consideras guapo?

Leo— No soy de esas personas que se considera guapo, sino que me considero un alma bonita, un alma pura, un poco más sensible. A mí no me importa mucho la belleza física, más me atraen los sentimientos, por ejemplo, una persona bondadosa, con un gran corazón.

Mía— ¿Cómo cambió tu percepción sobre Yahir, tu coach, después de conocerlo?

Leo— Evidentemente, mi percepción sobre Yahir cambió, porque lo había escuchado de paso, no había tomado mucha atención a su carrera y a todo lo que había hecho y, la verdad, es un magnífico ser humano, una gran persona y un gran artista, muy profesional. Me di cuenta de que todavía hay muchas personas que tienen muchos valores y cariño para dar; que hay gente que se sensibiliza por uno y eso es lo que me gustó de él, que es un ser muy humano.

Mía— ¿Te dedicarás solo a ser cantante o has probado ya como compositor? 

Leo— Soy principalmente un cantante, pero estoy haciendo algunas rolitas —como dicen a las canciones aquí en México— para promocionarlas y así darle mayor vida a la composición.

Mía— ¿Cuáles son tus sueños a nivel profesional? 

Leo— Uno de mis sueños a nivel profesional —y yo creo que es el sueño de todo artista— es ganar un Grammy y lo voy a lograr con la ayuda de Dios, del público y de toda la gente que cree, confía en mí y me está apoyando en esta carrera, ¡vamos a lograrlo!

Mía— ¿Qué recomendarías a los jóvenes músicos de Bolivia? 

Leo— A los jóvenes músicos, pero también a los niños y a los mayores que quieran dedicarse a algún proyecto de vida les recomiendo enfocarse en eso, que dejen atrás la diversión por un momento, porque la diversión puedes tenerla después, pero el esfuerzo hay que hacerlo hoy. Hay que sacrificarse por lo que uno quiere. Yo dejé atrás muchas cosas para lograr el sueño que ahora estoy viviendo. Uno tiene que enfocarse y saber exactamente qué es lo que quiere. Si uno desea dar prioridad a la diversión, bueno, perfecto, pero si quiere hacer algo y ser alguien en la vida tiene que enfocarse, sacrificarse y esforzarse.

Perfil

Leonardo Rosas Ordóñez nació el 5 de octubre de 1999 en Santa Cruz, Bolivia. Salió bachiller del colegio San Agustín. Estudió canto en Internacional Vocal Training en Ciudad de México. El 1 de julio de 2019 obtuvo el segundo lugar en el programa televisivo La Voz de México. En 2018 lanzó su primer promocional titulado Creímos, que se puede escuchar en YouTube y Spotify. Este año, planea promocionar Perdóname en Bolivia y México.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia