Mía

Insomnio: errores comunes

A muchas personas les es fácil entrar al mundo de los sueños ni bien ponen la cabeza en la almohada, pero hay otras a las que les cuesta caer en los brazos de Morfeo.

El insomnio afecta nuestra vida.

El insomnio afecta nuestra vida. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / José Luis Mariscal

00:00 / 12 de octubre de 2017

Existen noches en las que conciliar el sueño se torna difícil y hasta desesperante. Mirar el reloj y darse cuenta de que ya ha pasado más de la medianoche provoca angustia, especialmente si al día siguiente hay trabajo.

A muchas personas les es fácil entrar al mundo de los sueños ni bien ponen la cabeza en la almohada, pero hay otras a las que les cuesta caer en los brazos de Morfeo. Si estás en este último grupo, puede que el estrés te esté afectando o simplemente tengas algunos malos hábitos.

Fermín Galán, especialista en psiquiatría, indica dos causas que impiden conciliar el sueño. “El desvelo o insomnio se produce por dos razones: la primera porque existen angustias y preocupaciones que generan estrés, y la segunda porque puede haber algún trastorno psicológico o psiquiátrico”.

Pero, si en definitiva no sufres de trastornos de sueño e igual te cuesta dormir, lo más probable es que tu problema esté en los hábitos que adoptas antes de irte a la cama.

“Si uno no puede conciliar el sueño es porque minutos antes de dormir mira la televisión o el celular. Esto evita que el cerebro se ‘desconecte’ para descansar”, explica la psicóloga Daniela Rossi. Es un error creer que distraerse con los equipos de pantallas luminosas induce al sueño.

Otro desacierto que apunta la especialista es llevarse trabajo a la casa, puesto que genera preocupación y ansiedad. Más aún si ese trabajo requiere del constante uso de gadgets como los smartphones o laptops. Tampoco los dispositivos portátiles de videojuegos y el televisor ayudan, y menos cenar en demasía.

Mejor, es una meditación de relajación o, si quieres algo de acción, la actividad física es buena idea para dormir bien, afirma el psiquiatra. “Practicar algún deporte o ir al gimnasio son formas efectivas de quemar calorías y, por tanto, se gasta la energía almacenada en el cuerpo. Esto crea cansancio y provoca el deseo de dormir”. Así que, al finalizar la tarde haz una rutina, cena algo ligero, toma una ducha tibia y dulces sueños.

Malos hábitos

Celulares

Uno de los errores más comunes es usar el celular para ver las redes sociales, esto mantiene tu cerebro activo y no permite conciliar el sueño.

Ovejas

El simple acto de contar ovejas puede causar ansiedad por llegar al número 100 y dormir. En este caso, es mejor visualizar escenarios relajados como el mar o hacer alguna meditación.

Salir de la cama

Ver el reloj y no poder dormir llega a ser una tortura, puesto que crea estrés. Evita ver la hora y abandona pensamientos negativos que solo suman angustia.

Fuentes: Daniela Rossi (Psicóloga) y Fermín Galán (Médico psiquiatra)

Fotos: Internet.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia