El Financiero

En noviembre, Bulo Bulo trabajará a máxima capacidad

Octubre. YPFB suscribirá contratos para la venta de urea en el mercado interno.

En noviembre, Bulo Bulo trabajará a máxima capacidad. Foto: archivo La Razón

En noviembre, Bulo Bulo trabajará a máxima capacidad. Foto: archivo La Razón

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / Santa Cruz

00:00 / 08 de octubre de 2017

La planta de Bulo Bulo producirá a máxima capacidad desde el próximo mes, informó Óscar Barriga, presidente de YPFB, que en los próximos días firmará los contratos para la comercialización de urea en el mercado interno.

El complejo petroquímico, ubicado en la localidad de Bulo Bulo, en el municipio de Entre Ríos de la provincia Carrasco (Cochabamba), fue inaugurado oficialmente el 14 de septiembre y tendrá una capacidad de producción de 1.200 toneladas métricas (TM) de amoniaco y 2.100 TM de urea granulada, un producto que al momento ayuda a producir el 40% de los alimentos cultivados del mundo y cuya demanda global crece a un ritmo anual promedio del 3%, de acuerdo con información de la petrolera estatal.

En los 10 días iniciales de octubre de este año “tendremos los primeros granos de urea comercial. Vamos a iniciar operaciones a un 60% de la capacidad total” de la factoría. “Calculamos que ya vamos a estar produciendo a capacidad máxima en noviembre, a 2.000 o 2.050 toneladas día”, adelantó Barriga a La Razón .

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) prevé que al menos el 80% de la oferta total de la planta se destine al mercado externo, en especial a “Brasil”, al norte de Argentina y Paraguay, y al sur de Perú, mientras que el resto se comercializará en Bolivia. “Ya tenemos” acuerdos concretos para la exportación y “los vamos a ir anunciando seguramente en estos días”, dijo Barriga. Para la venta en el país, en los próximos días “vamos a suscribir los acuerdos comerciales con organizaciones (de agricultores) y empresas públicas y privadas”, detalló.

ESTRATEGIA. Según el Gobierno, “uno de los principales consumidores” de urea en el país será la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos, con la que se prevé producir 60.000 TM del fertilizante de alto impacto NPK por año, además de 16.000 TM de nitrato de amonio grado técnico, que se utiliza como abono agrícola y materia prima para la fabricación de explosivos de uso civil (minería, hidrocarburos y caminos) y militar.

Bulo Bulo, el proyecto más grande en la historia de Bolivia, se instaló con una inversión final de $us 953 millones provenientes de un crédito del Banco Central de Bolivia, cuando la proyectada inicialmente era de 862,5 millones; y se terminó en un plazo de 48 meses, siendo que el previsto era de 30. El retraso provocó que el mismo presidente Evo Morales advirtiera en 2013 a la surcoreana Samsung con sanciones económicas si no entregaba la obra en los plazos establecidos.

El complejo consumirá 50 millones de pies cúbicos de gas por día —volúmenes garantizados preliminarmente hasta 2032— y generará unos $us 233 millones en ingresos anuales, 67 millones menos que los previstos al firmarse el contrato de construcción (300 millones), en septiembre de 2012, antes de la caída de los precios del crudo.

El proyecto debía haberse complementado con la ferrovía de 148 kilómetros (km) Montero-Bulo Bulo, pero la obra no registró un avance significativo en los plazos definidos, por lo que el Ejecutivo rescindió contrato con la empresa a cargo del ferrocarril, la china CAMC. Ahora, el transporte de la producción de la planta estará a cargo de unos 150 camiones.

Para el vicepresidente de Perú, Martín Vizcarra, el “problema” para la exportación de fertilizante boliviano son “los costos de transporte”. “Sería más económico” que el producto llegue al mercado peruano “por tren”, afirmó antes de que el Ministerio de Hidrocarburos de Bolivia anunciara que al momento se realizan ajustes a la logística de traslado del fertilizante hasta los mercados.

El economista Alberto Bonadona teme que la planta se convierta en un “elefante blanco” porque se cometieron tres errores en su ejecución: la ubicación de la factoría, que encarece los costos de transporte; la falta de mercados seguros; y la carencia de gas suficiente para mantener en funcionamiento la planta, por lo que se deberá acudir a parte de los volúmenes del energético destinados al mercado interno.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia