El Financiero

‘El próximo año también estaremos con un crecimiento de 4,7%’ o más

Guillén, en su despacho en el nuevo edificio del Ministerio de Economía, en la avenida Mariscal Santa Cruz.

Guillén, en su despacho en el nuevo edificio del Ministerio de Economía, en la avenida Mariscal Santa Cruz. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / La Paz

00:01 / 31 de octubre de 2018

El jueves, en medio de una apretada agenda que incluía una reunión con representantes de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype) para afinar los acuerdos que allanan el pago del doble aguinaldo en ese sector; la participación en el acto de promulgación del Decreto 3698 de Modificación al Régimen Tributario Simplificado; y una junta con la nueva directora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero, Ivette Espinoza, el Ministro de Economía recibió a los periodistas de este medio para realizar una valoración del desarrollo del país y comentar algunas de las cifras del Ranking de las 300 Empresas Más Grandes de Bolivia. Una pequeña parte de los más de 60.000 datos de interés de la clasificación fue presentada de manera exclusiva el 17 de octubre por La Razón y el economista Hugo Siles a representantes de las principales compañías del país, diplomáticos y líderes de opinión, quienes, como todos los sectores de la economía y la población en general, tendrán a disposición el informe completo el 25 de noviembre, junto a la edición de este periódico.

— A poco más de dos meses de que acabe esta gestión, ¿cuál es su evaluación sobre el avance de la economía en 2018?

— Si comparamos el desenvolvimiento de este año respecto al de 2017, la economía ha estado más dinámica, ha ido creciendo. Las recaudaciones tributarias se han incrementado en un 6% impulsadas principalmente por el IVA (Impuesto al Valor Agregado) del mercado interno. Hemos ido arrastrando (desde 2015) un déficit comercial producto, básicamente, de la baja de los precios de los hidrocarburos, pero este año eso ha mejorado. Hemos recuperado exportaciones, nuestra balanza comercial ha estado en los últimos meses casi nivelada y ese déficit que tenemos se ha ido reduciendo hasta llegar casi a anularse. Hemos exportado mayores volúmenes de gas natural y percibido mejores ingresos por este recurso. Tenemos también una inversión pública creciente que ha sido más eficiente que la del año pasado. Y todo eso ha hecho que el cálculo del Producto Interno Bruto (PIB) de junio (de 2017) a junio (de 2018) haya resultado por encima del 4,5%, en 4,61%, y esperamos que hasta diciembre próximo el crecimiento esté cercano a 4,7% (proyectado).

— Este avance de la economía nacional se evidencia también en el rubro empresarial…

— Obviamente, porque no olvidemos que el PIB es un agregado de todos los sectores, del empresarial, del público y de todas las actividades económicas del país.

— ¿Esta mejora en el Producto Interno Bruto se ve reflejada en herramientas de análisis como el Ranking de las 300 Empresas Más Grandes de Bolivia?

— Debería, lo que pasa es que el ranking mide las posiciones de las empresas respecto a otras del país, por lo que sirve para ir conociendo cómo es el desenvolvimiento de las más grandes, aunque solamente nos muestra una partecita de la economía, no refleja la mejora de otras que no están en la lista. Pero al ranking es importante mirarlo porque nos da una buena fotografía de lo que ha pasado con las empresas. Ahora, no olvidemos que lo que muestra la clasificación son los resultados de (la gestión fiscal) 2017, en la que hemos tenido un crecimiento del 4,2%. Por lo tanto, creemos que, si lo vemos el siguiente año, este ranking va a mejorar.

— Los datos de esta muestra que se ha tomado de la economía indican que al tradicional impulso que le dan al desarrollo del país las materias primas se ha sumado en los últimos años el ímpetu de los servicios.

— Sí, y es bien interesante mirar que hay un gran impulso no solamente en el sector primario, de las materias primas, sino también en los sectores de servicios y de la industria manufacturera. He visto en el ranking eso y es importante, porque una de las cosas que nosotros siempre hemos resaltado en nuestro modelo es la diversificación de nuestra base económica. Antes dependíamos mucho de la extracción de minerales y gas; hoy en día vemos que los servicios y la industria ya tienen una preponderancia en nuestra economía. Los servicios son un reflejo de lo que pasa en nuestra economía, porque en la medida en que la gente tenga mayor capacidad de gasto, mayor capacidad de consumo, requerirán servicios. Entonces, si está creciendo este sector es porque nuestra economía está creciendo, al igual que las economías familiares.

— Otro fenómeno que muestra el ranking es que la mayor parte de las utilidades de las 300 empresas se concentra en un pequeño grupo, en las más grandes, lo que también se vería plasmado a nivel general. En este marco, ¿qué pasa con las pequeñas y medianas empresas (pyme) en un contexto como el de este año —en el que tienen que pagar el segundo aguinaldo— si no todas están en condiciones de cumplir con esta obligación por no haber generado suficientes utilidades?

— Obviamente hay compañías como YPFB que generan mucho movimiento económico, mientras las pequeñas tal vez no perciben los ingresos que tienen las grandes, pero sumadas tienen su importancia, porque son muy intensivas en mano de obra. Habría que ir mirando, porque las utilidades hay que medirlas en función del tamaño o de las inversiones de las empresas. A Yacimientos, que es una empresa gigante con inversiones muy grandes, no la podemos comparar con una microempresa, que tiene una inversión muy pequeña, y que puede como otras de ese tamaño haber obtenido las utilidades necesarias en función de lo invertido. A veces las empresas chiquitas son más rentables que las otras en función del capital invertido. Ahora, respecto al segundo aguinaldo, nosotros creemos que las empresas, que todos los sectores han crecido, unos más que otros, y que hay muchas que están en capacidad (de cumplir con el beneficio).

— Según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), hay rubros como los de textiles y madera que no alcanzaron una expansión mayor al 4,5%, pero igual deben cumplir con el pago. ¿Qué pasa en estos casos?

— El PIB es el que mide la verdadera magnitud del crecimiento de una economía, ahí estamos viendo cuál es la producción, cuál es el valor agregado, cuáles son los ingresos, y en función de este agregado es que determinamos el pago del doble aguinaldo (...). Y el PIB muestra que hay un crecimiento y que los sectores en general han crecido, unos más que otros. Ahora, si nos ponemos a desmenuzar de esa manera vamos a tener rubros que han crecido por encima del 4,5% pero con empresas que han crecido por debajo de ese porcentaje; pero lo importante es que van creciendo y este doble aguinaldo lo que va a generarles es mayor dinámica para que la economía se agrande y las empresas sigan creciendo. NdE. En agosto, este medio informó que, desde la vigencia del doble aguinaldo en 2013 hasta 2016, seis sectores y subsectores de la economía no alcanzaron en ningún año el crecimiento del 4,5% necesario para activar el beneficio y que esta cantidad aumentó a 13 en 2017.

— ¿En algún momento se puede contemplar la propuesta del empresariado privado de un pago diferenciado?

— Ese es un tema que hay que analizar. Lo que pasa es que cuando empiezas a diferenciar, todo el mundo te va a pedir un tratamiento igual, unos piden diferenciación por sectores, otros por departamentos, otros por utilidades. Así que cuando empiezas a desmenuzar vas a llegar a que el segundo aguinaldo se tenga que pagar viendo los números de cada empresa. Para nosotros es complicado fiscalizar el pago del Impuesto a las Utilidades (IUE), por la cantidad de empresas que hay, y sería doblemente complicado fiscalizar el pago del segundo aguinaldo, porque también tendríamos que controlar el pago del IUE. Entonces, hay que ir mirando, nosotros nunca nos hemos cerrado al diálogo, al análisis, y por ahora el Decreto (1802) está de manera general, pero siempre hay la posibilidad, el diálogo, para mejorar todas las medidas que nosotros tomamos.

— Ministro, ¿cuál es su proyección para la economía en 2019? El presidente Evo Morales ha mencionado un par de veces que espera que el país crezca los siguientes años por encima del 5%, ¿las cifras indican esto?

— Nosotros hemos proyectado para este año un crecimiento de 4,7%, el próximo año también estaremos en un nivel similar al 4,7%, pero estamos incluyendo aún los nuevos proyectos. Lo que pasa es que hay proyectos bastante grandes como el del etanol, el del mutún, el del cloruro de potasio y otros que van a influir en la construcción del PIB. Entonces, incluyendo eso, tenemos que hacer una nueva proyección. Generalmente a fin de año actualizamos nuestras previsiones y proyectamos hacia los próximos años. Entonces, creo que lo que el Presidente ha hablado es que a ese 4,7% que nosotros le informamos él ya le está sumando estos nuevos proyectos y por eso dice que estará por encima del 5%, pero nosotros estamos todavía construyendo nuestras proyecciones.

— ¿El Presupuesto General del Estado 2019 no se ha enviado aún entonces a la Asamblea Legislativa Plurinacional?

— No, tenemos hasta fines de este mes para enviarlo, ya estamos prácticamente terminándolo. La gente ha terminado (su elaboración), ahora nosotros tenemos que revisarlo e ir puliendo algunas variables para que luego podamos enviarlo a la Asamblea.

— En otro tema, ¿se está analizando en el Gobierno la posibilidad de que Argentina en el corto plazo quiera modificar el contrato de compra-venta de gas para acortar los envíos del energético desde Bolivia?, ¿qué pasaría si el Gobierno argentino oficializa esta intensión manifestada por algunas autoridades de ese país?, ¿cómo se podrían reemplazar esos recursos que son necesarios para la economía boliviana?

— Bueno, el primer término es que nosotros vamos a hacer cumplir el contrato que tenemos con ellos; adicionalmente, estamos trabajando en encontrar también otros mercados para el gas, ya hemos empezado a mandar el hidrocarburo a Paraguay y tenemos que renovar nuestro contrato con Brasil. Además, hay que buscar mercados alternativos, no nos olvidemos que gracias a estas plantas de Gas Natural Licuado (GNL) podemos comprimir el gas, volverlo líquido y exportarlo a mercados que no sean necesariamente limítrofes. Entonces, el GNL es un mercado importante, hay que mirar el tema de la Argentina, pero para nosotros es importante diversificar también nuestros compradores y, por lo tanto, en eso vamos a seguir trabajando.

— ¿El GNL será entonces un factor clave para la economía en los siguientes años?

— Es importante porque permite transportar el gas natural sin necesidad de gasoductos.

— Volviendo al contenido del ranking, ¿de qué manera el manejo de datos masivos —que ha aumentado en los últimos años con la aparición de nuevas tecnologías— coadyuva a la planificación y al desarrollo de proyectos en el Gobierno y en el sector empresarial?

— Para nosotros es imprescindible. En estos 12 años, una de las cosas en las que más se ha enfocado el Ministerio de Economía es en generar información, que es el insumo principal para tomar decisiones correctas. En la medida en que tengas menos información o que no la tengas completa tus decisiones pueden ser sesgadas, porque no conoces todo.

PIB. ‘Respecto al año pasado, la economía boliviana ha estado más dinámica en esta gestión`.

Aguinaldos. `Por ahora el Decreto (1802) es general, pero siempre hay la posibilidad de mejorarlo`.

Ranking. ‘Es importante mirarlo porque nos da una buena fotografía de lo que pasa con las empresas`.

Datos. ‘La información es para el Gobierno el insumo principal para tomar decisiones correctas`.

PERFIL

Nombre: Mario Alberto Guillén Suárez

Profesión: Ingeniero industrial

Nació: 23-03-1968

Cargo: Ministro de Economía

UNA VIDA EN EL SECTOR FINANCIERO

El tarijeño obtuvo su título en Ingeniería Industrial en la Escuela Militar de Ingeniería (EMI), su grado en Derecho en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y su maestría en Administración de Empresas en la Universidad Católica Boliviana (UCB). Fue catedrático de pre y posgrado en universidades públicas y privadas del país, trabajó en la banca y por 10 años en la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros. Ocupó también por nueve años consecutivos el cargo de Viceministro de Pensiones y Servicios Financieros. Fue colaborador del exministro Luis Alberto Arce Catacora y durante su gestión como viceministro impulsó las leyes de Pensiones y de Servicios Financieros. Ocupa el cargo de Ministro de Economía y Finanzas Públicas desde el 26 de junio del año pasado.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia