El Financiero

César Renjel: Toro Toro y Samaipata se perfilan como nuevos íconos de Bolivia

El presidente de la Federación Boliviana de Guías de Turismo (Feboguit) repasa la historia de la institución y el escenario de los viajes en Bolivia. Destaca el crecimiento del sector en los últimos años y la necesidad de que éste sea mejor trabajado.

Destino. César Renjel  pasea en la calle Sagárnaga, una de las más visitadas en La Paz. Foto: Luis Gandarillas

Destino. César Renjel pasea en la calle Sagárnaga, una de las más visitadas en La Paz. Foto: Luis Gandarillas

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Castel / La Paz

00:00 / 07 de marzo de 2018

La Federación Boliviana de Guías de Turismo (Feboguit) está constituida por asociaciones departamentales, regionales y provinciales del país. La institución, fundada el 3 de abril de 2009, es parte importante de un sector que entre 2006 y 2016 incrementó su aporte en divisas al país en 223,4%, de $us 235 millones a 760 millones.

— ¿Cuándo nace la Federación?

— Se consolidó en 2009 y después obtuvo su personería jurídica (...). Comenzamos con siete asociaciones de guías de turismo: las de La Paz, Cochabamba, Potosí y Oruro, dos de Rurrenabaque y la de Guías de Alta Montaña en Bolivia. En ese entones teníamos como 250 asociados, hoy somos unos 400. En estos nueve años, hemos sentado presencia, tanto en el sector público como en el privado.

— ¿Cuántos guías trabajan al momento en el país?

— Quizá menos de 1.000.

— ¿Cuál el perfil del guía?

— En los 70 era empírico, desde los 80 y 90 es más profesional. Ahora se requiere que sea formado en carreras de turismo, sepa varios idiomas y conozca las regiones. Hoy, el turista es más exigente y práctico. Ya sabe todo por que lo vio en la red y viene a corroborarlo. El guía es un complemento.

— ¿Qué dice de los guías que son improvisados?

— Son un cáncer que tratamos de controlar. Esperamos que el Viceministerio de Turismo apruebe en marzo el Reglamento de Guías de Turismo. Proponemos en un artículo que la intrusión profesional sea algo penado.

¿Cómo está el trabajo del Estado, gobernaciones y municipios en el tema turístico?

— El Estado, a través del Viceministerio de Turismo, es el que tiene que establecer el marco normativo y organizar un trabajo adecuado y coordinado en el sector. Lamentablemente, en Bolivia influye mucho el color político para hacer proyectos que vayan en beneficio del rubro. Hay profesionales en turismo en las instituciones, pero pesa lo político. Una vez que se rompan los colores y se priorice la actividad  turística  se podrá despegar al 100%. Estamos caminando de a poco.

— ¿Cómo está la Feboguit?

— Necesitamos apoyo de la cabeza de sector (del Ministerio de Culturas y Turismo). Como guías no tenemos atención médica ni beneficios sociales. Para eso, queremos acercarnos al sector privado. Mucho hemos escuchado que el guía es importante, pero solo eso.

¿Cómo evalúa el desarrollo de la actividad turística en los últimos 10 años?

— Entre lo positivo está el hecho de que hemos vivido en la región una estabilidad económica y social que hizo que el turismo crezca un poco más. En lo negativo estuvieron las políticas del Gobierno, que ha pedido visa a ciudadanos estadounidenses, israelíes y de otros países de Asia, que ya  no vienen en gran número por eso.

— ¿De qué países visitan más el territorio boliviano?

— Pese a las visas, los de Estados Unidos, que tienen alto poder adquisitivo. Luego están los europeos, franceses, alemanes, holandeses, italianos e ingleses. Además, en los últimos dos años hubo un crecimiento significativo en el mercado asiático, japoneses, coreanos, chinos, indios y tailandeses, principalmente en el sector de Uyuni, que es un buen destino.— ¿Hubo algún cambio en las temporadas altas y bajas?

— Los visitantes ya llegan en temporadas que eran bajas para el turismo. Ahora es época alta en tiempo de lluvias, diciembre, enero, febrero y marzo. Esto se dio desde 2008 y creció poco a poco.

— ¿Cuáles son los destinos “punta de lanza” del país?

— Hasta los 90 y principios de 2000, sin duda los íconos turísticos eran el lago Titicaca y Tiwanaku, pero el salar de Uyuni y el (parque) Madidi se han ido posicionando en el mundo turístico.

— ¿Cuántos turistas recibe el salar potosino al año?

— Unas 140.000 personas. El número de visitantes al Madidi cayó porque se perdió el mercado israelí, de 90.000 turistas por año.

— ¿Cuánto gasta el turista por día en el mercado nacional?

— El promedio es $us 60, pero no hay que olvidar que el gran aporte del mercado aún es mochilero, que tiene un poder adquisitivo menor a $us 40. En el turismo organizado gastan de $us 80 a 100.

— De cada 10 turistas extranjeros, ¿cuántos son mochileros?

— Más o menos ocho.

¿Qué nuevos sitios se perfilan como referentes de Bolivia?

— Toro Toro en Potosí y Samaipata en Santa Cruz. En ambos lugares, que son altamente potenciales, el flujo de turistas aumenta cada vez más. El primero está a punto de ser declarado (por la Unesco) como un geoparque. El segundo es un sitio arqueológico que se promociona junto con las rutas del vino y de las orquídeas.

— ¿Y qué dice del Dakar?

— El deporte ayuda a que un destino se promocione y lo que han hecho las cadenas de televisión al mostrar imágenes de Bolivia, sin duda, es pues un punto a favor de la promoción. (El rally) ayudó y los resultados se verán en los siguientes años. En estos años, el evento impulsó el turismo interno.

— ¿La declaratoria de La Paz como “Ciudad Maravillosa” atrajo más viajeros?

— Ayudó. Estos títulos son importantes, influyen y atraen. Pero las autoridades deben trabajar con otros sectores de manera conjunta y sostenida, porque el destino nunca más se promocionó. Lo mismo ocurre con Bolivia como destino cultural. Tiene que haber campañas a mediano plazo para tener un efecto positivo.

Pérfil:

Nombre: César Renjel

Profesión: Licenciado en Turismo

Cargo: Presidente la  Federación Boliviana de Guías de Turismo

Paceño apasionado por Bolivia

Es paceño y estudió en el colegio San Francisco. Obtuvo su licenciatura en Turismo en la Universidad Mayor de San Andrés. Lleva 23 años guiando a viajeros nacionales y extranjeros en el país. Es también especialista en trekking y trabajó como guía de turismo y consultor en agencias como Diana, Bala y Mania y Advantage Travel Asesores. Actualmente trabaja con Hi Bolivia Cuma Tours y otras empresas del sector. El experimentado viajero cuenta que siempre da lo mejor de su conocimiento a los visitantes. Entre sus anécdotas más recordadas está la propina de un grupo de turistas chinos que le agradecieron sus servicios con $us 1.800.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia