El Financiero

Además de socios, somos aliados políticos

La gigante rusa Gazprom y YPFB establecerán una empresa mixta para desarrollo hidrocarburífero.

El embajador de Rusia en Bolivia, Vladimir Sprinchán. Foto: Christián Calderón

El embajador de Rusia en Bolivia, Vladimir Sprinchán. Foto: Christián Calderón

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos / La Paz

00:00 / 11 de julio de 2018

La relación comercial con Rusia evidentemente no solo es económica, sino que tiene el fuerte componente político. Lo dice bien claro el embajador de ese país en Bolivia, Vladimir Sprinchán: “Rusia ve en Bolivia, además de su socio económico, su aliado político”. En su reciente visita al otro gigante euroasiático, a mediados de junio, el presidente Evo Morales en verdad que tuvo una nutrida agenda de reuniones y presentaciones en pos de futuros emprendimientos industriales, de ello da cuenta el embajador.

— Cuando volvió de Europa, el presidente Evo Morales casi ha dicho ‘para eso he ido’, refiriéndose al acuerdo firmado por Gazprom y YPFB. Dijo que no solo se trata de inversión, sino de formar una ‘empresa mixta’; eso es peculiar, eso no hay con otras empresas petroleras.

— Sí, eso no es solamente dinero. Se prepara la creación de una empresa mixta para investigar, explorar y transportar gas natural de Bolivia a otros países (de la región). Es el uso de la experiencia de nuestra empresa Gazprom para ayudar a Bolivia en tecnologías de extracción y de industrialización; un objetivo de esta empresa es construir plantas para vehículos con motor a gas. Esa cantidad de 1.200 millones de dólares de inversión no es solo dinero; incluye el costo de la tecnología, de la participación de la parte rusa en esa empresa mixta. La próxima semana llega una comisión técnica de Rosatom.

— ¿Y será una empresa mixta de entrada, o hay algunas condiciones previas?

— No quisiera detallar esas cosas, porque es un tema de negociación entre las empresas. Si le explico esos detalles, es posible que durante las negociaciones aparezcan otras decisiones.

Pero el punto de partida es la “empresa mixta”; en esto al parecer también está Rosatom.

— Sí, eso es. Con ingenieros de Rusia en el inicio del proyecto, y con la preparación de especialistas profesionales de Bolivia para trabajar en esas empresas. Ahora, Gazprom y Rosatom con su dinero preparan profesionales en Rusia especialmente para estas empresas mixtas.

— También se habló de exportar productos agropecuarios a su país. ¿En qué nivel está esto?

— En este momento está en la manifestación de interés del Gobierno boliviano; pero para establecer contactos, relaciones comerciales, es necesario seguir las leyes del espacio euroasiático [mercado común de siete países de la antigua URSS]. No es simple, no es fácil; las normas para esto suelen prepararse cinco, seis años. Cada país que quisiera entrar o colaborar con esta unión tiene que reconocer las leyes de ese espacio económico. Además, hay que decir que la exportación de carne necesita de un trabajo de verificación sanitaria, de reglamentos sanitarios; también para quinua y soya; café no necesita. Pero esos tres productos, como en todo el mundo, necesitan ser verificados por esa agencia de control veterinario. En agosto se alista una delegación técnica para verificar cómo se prepara la carne, el proceso tecnológico de la producción de carne.

— ¿Cuál es el interés específico de empresas rusas en Bolivia o en la región sudamericana?

— Tenemos grandes empresas privadas muy conocidas, desde tiempos soviéticos. Por ejemplo, una empresa muy conocida, de San Petersburgo, Power Machines, que se la conoce por la construcción de turbinas muy grandes; ahora es una empresa que construye hidroeléctricas (llave en mano) desde el proyecto hasta el botón, todo. Hay experiencia de construir grandes y pequeñas centrales hidroeléctricas.

— ¿Mineras?

— Hay una empresa, asociada con nuestra agencia de energía nuclear Rosatom, Uranium One, de nombre extranjero porque era canadiense, y hace algunos años Rusia la compró. Esa empresa tiene interés en la industrialización del litio, pero no en la extracción o en el preparado de baterías, sino en un tercer paso o proceso, de industrialización del litio, como materia prima para baterías; aquí la tecnología rusa es la más moderna, la mejor en el mundo, una cosa que reconocen los propios alemanes, pues ellos no tienen esta tecnología. Los directivos de esa empresa presentaron su tecnología al presidente Morales en Moscú. Él manifestó su interés. Para este proyecto habría una inversión de 500 millones de dólares.

— ¿Se habló del tren bioceánico?

— La agencia estatal de ferrocarriles tiene interés en invertir en el proyecto del tren bioceánico. Rusia tiene tecnología de locomotoras, de construcción de ferrocarriles, pero sería bastante caro de transportar todo eso desde Rusia. Por eso nuestra agencia propone tecnología e inversiones; nuestra empresa puede participar así, que es más barato que transportar fierros y hierros, locomotoras. Todavía no se conocen los montos necesarios del bioceánico, por eso solo se manifestó el interés [de parte de la empresa rusa].

— ¿Hay otros rubros de interés?

— La empresa Renova, que quisiera participar en la licitación de la renovación del aeropuerto de Viru Viru; allí se prepara la construcción de un hub de transporte, conectado al bioceánico. Rusia también tiene ese interés, pero todavía no hay el proyecto en su diseño final; pero hay el interés.

— También se habló de una ensambladora de vehículos, un emprendimiento de magnitud...

— Es el proyecto de instalar en Bolivia una planta de ensamblaje de vehículos con motor de gas; y no solamente para Bolivia; el mercado boliviano no es tan grande como para construir una planta especial, sino para toda la región. No es una idea nueva, pero obtuvo unas formas concretas durante la estancia del presidente Morales en Moscú, con la participación no solo de Gazprom, que es parte del proyecto, sino además de las grandes empresas de vehículos, como Gaz, Uaz o Kamaz; empresas que tienen experiencia e interés de participar en la planta de ensamblaje de vehículos. En Bolivia se podrá ensamblar varios tipos de vehículos; sería la distribuidora para toda la región. 

¿Qué se pudo concretar en defensa y seguridad?

— Rusia ahora es un poder económico, político y en la esfera técnica militar. Porque ve en Bolivia a su aliado, no solo socio económico, sino aliado político, quisiera ayudar a Bolivia a mantener e incrementar su seguridad; pero la esfera técnico-militar es delicada, muy delicada; de costumbre, no se comenta en la prensa qué contratos se preparan, qué tipos de armamento se compran o venden, los precios. Pero existe ese interés, y los dos presidentes tocaron ese interés. Un secreto: en agosto se prepara una gran delegación de las Fuerzas Armadas de Bolivia para visitar Rusia; allí cada año, a fines de agosto, se celebran dos eventos militares: una Feria Internacional donde se muestran tipos de armamento y se celebran negociaciones para comprar y vender; y, una competencia entre los militares, un intercambio de experiencias.

— ¿Una alianza que se extiende al Consejo de Seguridad de la ONU?

— Somos aliados en el Consejo de Seguridad. Bolivia fue el único Estado junto con Rusia en el tema de Siria. Y no porque Bolivia apoye a Rusia, como dice el embajador de Gran Bretaña, que ‘lamentablemente Bolivia apoya a Rusia a favor de Siria’; es otra: solo coinciden los puntos de vista y posiciones de Bolivia y de Rusia. Y en muchos otros asuntos internacionales somos aliados. 

— ¿Viene el presidente Putin?

— Al fin de su visita en Rusia, el presidente Morales le invitó al presidente Putin visitar Bolivia, y yo como embajador estoy interesado, porque entiendo, siento, que es necesaria la visita de mi Presidente para presentar apoyo, mantener la hermandad y amistad entre nuestros países; para el presidente Evo Morales es muy importante un apoyo político de un poder como Rusia; es necesario presentar nuestra cooperación, asociación, alianza política. Me gusta mucho las palabras del presidente Evo Morales Ayma: que con el nuevo presidente de México (Andrés Manuel López Obrador) ‘empieza un nuevo movimiento de izquierdistas en la región’.

Pérfil:

Nombre: Vladimir I. Sprinchán Nació: 1957 Profesión: Diplomático. Cargo: Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Federación de Rusia en Bolivia En 1985 se graduó del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú. Tiene un dominio del rumano, inglés y español. Ocupó varios cargos en el servicio exterior.

Vladimir Ivánovich Sprinchán

El embajador de Rusia en Bolivia desde octubre de 2017 enfatiza el carácter de alianza política que hay entre Bolivia y su país, además de la cada vez mayor relación comercial. Siente necesario que el presidente Vladimir Putin visite La Paz.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia