Escape

'El dragón verde' una taberna para los ‘malos’ de la magia

Al cruzar el umbral de la puerta, amantes de los villanos de fantasía hallarán un refugio donde probar platillos de carne a la parrilla.

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

07:56 / 13 de diciembre de 2019

Una casa de madera con un estilo europeo necesita, requiere, de un dragón en su fachada. Pero, en realidad, la fusión fue al revés, la casa era perfecta para que Hugo Catunta Calle hiciera realidad uno de sus sueños, tener un restaurante con temática medieval. Antes, él y su equipo intentaron crear un dragón de grandes dimensiones.“No salió muy bien. Ahora, en cambio, no solo echa vapor, sino que estamos a una pieza de que pueda moverse”, cuenta emocionado el dueño de El Dragón Verde, la posada del villano (calle Hermanos Manchego 2586, casi Av. Arce).

Durante los primeros días, luego de su inauguración —que fue en octubre—, las  enormes y amenazadoras fauces y colmillos de las cabezas de dragones y serpientes que cuelgan de las paredes hicieron que  alguien exclamara: “Este restaurante es parte de una secta satánica”. Claro, no conocían los universos mágicos de El señor de los anillos y Harry Potter. En estas sagas, más concretamente, en los lugares que habitan sus villanos, es que se inspira este restaurante especializado en carnes a la parrilla.

La planta baja —donde se sirve el almuerzo diario— está inspirada en la obra de J. R. R. Tolkien. Escudos y mapas de las naciones que habitan la Tierra Media decoran el lugar, que busca parecer una taberna. Un enano, de traje rojo y larga barba blanca, espera a todos los que deseen invitarle una cerveza y un buen trozo de carne y papas ahumadas.

Los seguidores de Lord Voldemort, villano de Harry Potter, y los que se identifican con Slytherin—casa de la escuela mágica Hogwarts— tienen una sala especial, decorada con varios ejemplares de su bandera y la de su casa rival , acompañadas en las paredes por cabezas de Nagini (mascota del “Señor Tenebroso”) y diferentes dragones de la saga.

“Verme en medio de una aventura épica, eso es lo más quería de niño. Cuando era pequeño me encantaban ese tipo de películas y como vengo de una familia humilde, tenía que levantarme muy temprano para verlas y luego ayudar en casa. Lograr sentir que estoy en medio de esas cintas, evocar esa emoción con mis creaciones es lo que me impulsó a crear los diferentes emprendimientos temáticos que he hecho hasta hoy”, narra Catunta, quien ha montado los cafés Avara Kedavra, El lobo y el dragón, Las tres escobas, y aún administra el Caldero Chorreante (20 de Octubre y Belisario Salinas).

La creatividad corre en su familia y cada miembro le ha dado su propio toque. Su padre es artesano, su hermano diseña escenografías para programas televisivos y él, ahora, hace algo similar para sus restaurantes. “Me formé en la Academia de Bellas Artes y me decían que terminaría vendiendo cuadros en la 16 de Julio. Por necesidad, comencé a trabajar en un patio de comidas, sirviendo helado. Allí, para ganar un poco más de dinero, hice diseños de escenografía para Halloween y Navidad”.

Al poco tiempo se lanzó a tener su primer negocio— mientras estudiaba Ingeniería Comercial— vendiendo ensaladas de fruta, porque no sabía cocinar. Con el tiempo aprendió y, con algo de reserva, puso el café Avara Kedavra, donde esperaba tener un poco de estabilidad. Le fue tan bien que la gente tenía que hacer fila para entrar.

Con ese primer impulso decidió darle rienda suelta a su imaginación. Luego de lograr un buen nivel con sus obras, la calidad de la comida atrae toda su atención.

En El Dragón Verde la especialidad son las carnes a la parrilla, también se sirven almuerzos diarios y por las tardes, api con pastel y diferentes especiales carnívoras, como salchichas, huevos, pan y café, lomitos y un anticucho que bien pueden tratar de robar las criaturas que moran por ahí. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia