Escape

Los amos del Gran Chaco

La riqueza del Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa Iya resalta en el libro de Daniel Alarcón y Leny Cuéllar.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández R.

00:00 / 08 de noviembre de 2017

Es lo más parecido a vivir en el paraíso. Mamíferos de distinto tamaño que se reúnen en pozas de agua, especies de aves que aparecen y desaparecen de acuerdo con la época del año, carnívoros que caminan por la selva en busca de presas, una diversidad de anfibios colgados en hojas verdes y húmedas, la presencia mayoritaria de reptiles en este campo y la aparición constante, aunque todavía no estudiada, de insectos, todo ello acompañado por un mosaico de árboles, arbustos, pastizales, palmeras y cactus. Así se refleja la vida en Kaa Iya del Gran Chaco, Amo del monte, un libro elaborado por Daniel Alarcón y Leny Cuéllar sobre este parque natural que está ubicado al sur del departamento de Santa Cruz.

En 2007, el fotógrafo español Daniel Alarcón eligió Bolivia como su hogar para mostrar la belleza de las áreas protegidas. Entre ellas “hemos encontrado un parque que nadie conocía, del que nadie habla, Kaa Iya. Ése fue un gran encuentro, porque es muy diferente a los demás debido a su ecosistema”.

Esta admiración es compartida por la bióloga boliviana Leny Cuéllar, quien trabaja ahí desde 1995, cuando el Estado creó el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa Iya del Gran Chaco (en las provincias Cordillera y Chiquitos).

Ambos dejaron la comodidad urbana para meterse en la selva y conocer la diversidad de fauna y flora; así surgió el plan de dejar un testimonio. “La idea de publicar este libro es hacer conocer esta gran área protegida que no solo representa al Chaco seco, sino que tiene muchísimas otras potencialidades que no tienen otros. Por ejemplo, alberga a una población de indígenas ayoreos, isoseño-guaraníes y chiquitanos, eso le da un valor importantísimo”, resalta Cuéllar.

“Se piensa que el Chaco es un lugar sin recursos, muy seco, por el hecho de que no tiene mucha agua; pero al adentrarnos, viviendo en ese ecosistema, hemos comprobado que es un muy rico, que existe toda una biodiversidad. Eso es lo que queremos mostrar. Hay muchísima vida”.

Esos elementos influyeron para que Alarcón y Cuéllar iniciaran el proyecto que, gracias al apoyo de la empresa Técnicas Reunidas —que se dedica a la construcción de infraestructura para el sector del petróleo y del gas—, concluyó en la publicación de una edición de lujo de Kaa Iya del Gran Chaco.

El parque “muestra su riqueza cuando quiere y no cuando los curiosos quieren ver”, se lee en el prólogo de la obra. Por esa razón es que los investigadores ingresaron a la selva al menos 15 veces, con estadías de una a dos semanas. “No hemos tenido problemas ni con un jaguar ni con un puma, ni con una serpiente, ni con otras cosas que acostumbramos imaginar. Los conflictos serios han sido con los mosquitos, con las garrapatas. Al pisar un nido de garrapatas, miles de larvas suben por las piernas y causan escozor durante dos semanas. Ésas han sido las mayores dificultades”, cuenta Daniel.

El Gran Chaco es una llanura sudamericana que está presente entre Argentina, Paraguay, Brasil y Bolivia. Lo primero que Daniel escuchó de esta área es que se trataba de “un lugar desértico”, “bosque impenetrable”, “el infierno verde” o la “tierra donde mueren los valientes”. Al contrario de estas definiciones, el fotógrafo se encontró con 3,5 millones de hectáreas del Parque Nacional Kaa Iya, el más grande del territorio boliviano.

Las 234 páginas del libro —con 320 fotografías— resumen esta biodiversidad, que empieza con una explicación de los ecosistemas de esta región, mientras que en las secciones posteriores hay descripciones de las especies que habitan el parque, con imágenes inéditas.

Una parte está dedicada a la historia de Kaaiyana, la jaguar hembra que fue vista por primera vez entre octubre y diciembre de 2005. “A través del análisis de las manchas de la jaguar, comparando con imágenes de años posteriores, nos cercioramos de que era la misma felina que había sido fotografiada aquella vez”, recuerda Daniel. Reapareció en varias oportunidades, en muchos casos con sus cachorros, “lo que nos da la idea de que Kaa Iya es un sitio bien cuidado y protegido”.

“Es muy fácil auspiciar un libro una vez que lo tienes, pero Técnicas Reunidas nos apoyó desde que presentamos la idea”, recalca Leny. “Fue una manera para acercarnos al medio ambiente y la conservación, participar activamente, como empresa boliviana, filial de una española, para aportar, de alguna manera, a la sociedad”, comenta Óscar Terceros, gerente de Proyectos de Técnicas Reunidas.

A través de Kaa Iya del Gran Chaco queda demostrado que el “infierno verde” o “la tierra donde mueren los valientes” es, en realidad, la región más grande de biodiversidad en el país, donde cohabitan insectos, aves, reptiles, anfibios y mamíferos en una llanura de abundante vegetación, donde los animales son los amos del Gran Chaco.

Fotos: Daniel Alarcón, Carmen Mateu y David Grunbaum

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia