Escape

Renán Trujillo Bravo, el constructor de robots

Es ingeniero de Sistemas, pero su vocación es la docencia. Fusionó ambas y fundó el Centro Boliviano de Robótica Educativa.

Renán trujillo Bravo. Ilustración: Frank Arbelo

Renán trujillo Bravo. Ilustración: Frank Arbelo

La Razón (Edición Impresa) / Naira C. de la Zerda / La Paz

00:00 / 03 de enero de 2018

Renán Trujillo (49) dio un salto al vacío el momento en que decidió dejar su trabajo como profesor de colegio y docente universitario para dedicarse a dar clases de robótica educativa para niños. El miedo y la incertidumbre que sintió al principio se desvanecieron poco a poco al ver a sus estudiantes descubrir los mecanismos físicos que los rodean, de una forma natural, lógica y divertida.

En sus clases los estudiantes descubren que pueden acercarse a aquellos mecanismos cotidianos que llaman su atención, pero que en un primer momento parecen incomprensibles. Así, él los guía para que no dejen que su curiosidad natural se desvanezca y encuentren que aprender y no rendirse ante los obstáculos puede ser motivador y muy divertido.

Los niños aprenden a armar robots y otros mecanismos electrónicos y a programarlos desde una computadora para que realicen diferentes tareas cotidianas, como encender y/o apagar una alarma, levantar objetos, correr o incluso luchar. “No hay en la actualidad otro medio que les permita a los niños un acercamiento al aprendizaje más práctico que la robótica educativa”, afirma el docente.  

Y justamente fue la curiosidad de sus estudiantes la que lo llevó a descubrir la pasión que ahora ordena su vida. En 2008, un grupo de alumnos de último año del colegio Cumbre le insistieron para que los ayudara a prepararse para el certamen de robótica de la Universidad Católica Boliviana San Pablo (UCB).

A pesar de su falta de experiencia, ganaron el primer lugar en su categoría, venciendo a estudiantes de Mecatrónica de la UCB.

Después de participar en este concurso por varios años, Renán se animó a dar talleres iniciales; el éxito que tuvieron fue otra señal par dedicarle todo su tiempo a este proyecto. En enero de 2011, el Centro Boliviano de Robótica Educativa ofrecía ya cursos regulares para niños.

Si bien fue un gran riesgo, el ingeniero encontró apoyo en su familia, que ahora está completamente involucrada. “Dejé la seguridad de un sueldo por una pasión en la que estoy 24 horas al día. Pero no estoy solo, el aporte de mi familia es enorme, mi esposa Jimena administra el centro, Rafael, mi hijo mayor, lo promociona y Álvaro —campeón latinoamericano— y Diego compiten a nombre de nuestra escuela”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia