Escape

Parkour: La Paz se recorre a saltos

Los golpes son aventuras y la cámara es la fiel acompañante de esta disciplina que consiste en atravesar obstáculos urbanos

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

11:00 / 25 de julio de 2018

Los que saltan”, así los llama la gente que puede haberlos visto pasar varias veces, pero no deja de sorprenderse. Atraviesan escaleras, puentes, barandas y desniveles sin rodear ninguno de estos obstáculos. La ráfaga de giros, volteretas y saltos mortales combinados con su especial atracción por la altura produce vértigo en el público que los “traceurs” —practicantes de parkour— encuentran por las diferentes calles paceñas.  

Sus recorridos no discriminan zonas. Villa Fátima, la plaza Abaroa, San Miguel, Alto Obrajes... cualquier barrio con plazas, pasto y casas abandonadas es apto para transformarse en un “spot” o lugar de práctica.

Hace seis años, cuando comenzaron, la reacción de la gente era tratarlos como delincuentes —incluso llamaron a la Policía— o gritarles que iban a hacerse daño. Ahora hay mucha más aceptación y hasta los reconocen.

Marcel Morales (25 años), Cos ki (Sergio Orellana, 23) y Gianmarco Canales (20) conforman el equipo Express Your Soul. Y se dedican a desarrollar esta forma de entrenamiento, que usa movimientos eficaces y fluidos para atravesar cualquier traba que aparezca en un recorrido específico.

El parkour fue creado en la década de 1990 por el francés David Belle y su grupo Yamakazi (umparkour.com). Con el tiempo, la práctica incorporó saltos mortales y otros movimientos acrobáticos.

Desde el principio, los videos y el internet fueron la grieta por la que “el arte del desplazamiento” se dio a conocer. La idea central fue dar a conocer una manera de moverse de un punto a otro lo más eficientemente posible. Sin embargo, al incorporar elementos artísticos se transformó en una forma de expresar emociones y sentimientos. Estas facetas dividieron por mucho tiempo al movimiento entre los puristas y los “mortaleros”. 

Esta misma disyuntiva llegó a los grupos bolivianos que por un tiempo también estaban divididos. Luego, comenzaron a entender que se trata de una comunidad, donde cada persona puede experimentar con la técnica básica, los trucos o incluso con las competencias. Express Your Soul, si bien como equipo está conformado por ellos tres, acoge a todos los que quieran practicar, como Carlos Terceros (26), quien entrena con ellos, pero prefiere dedicarle más tiempo a los saltos mortales.

“Los conflictos eran por falta de información. Luego descubrimos que el parkour es puro amor”, cuenta Cos ki y Marcel explica: “Es una filosofía que tiene que ver con compartir con los demás, en lugar de competir contra ellos. ‘Ser y durar: ser fuerte para ser útil para la comunidad’”.

Todos empezaron como autodidactas, copiando videos en YouTube. Después, vieron que necesitaban más formación. Así, Gianmarco y Cos ki practicaron gimnasia en el CARE (Centro de Alto Rendimiento) de Villa Fátima.  Sin embargo, encontrar a la gente dispuesta a enseñarles las bases de esta práctica no fue fácil.

“Los gimnastas no ven con buenos ojos el parkour, para ellos somos los payasos que hacen todo feo y se lastiman”, comenta Gianmarco. El tiempo mostró que su dedicación era seria. Cos ki fue parte de la selección de gimnasia de La Paz y Gianmarco representó a Bolivia en los Juegos Sudamericanos del año 2013. Luego, ambos tuvieron que elegir si seguir con la gimnasia o el parkour, y volvieron a la libertad que ofrecen los saltos y desplazamientos urbanos. “Es lindo, porque el parkour no es competencia, la gimnasia, sí. Nosotros nos apoyamos”.

Con esta formación, comenzaron a dar clases. Así, lograron un espacio seguro para entrenar —Top Cross Gym (Calle 26 de Cota Cota)—, apoyar a los que están comenzando y  generar recursos para seguir capacitándose, lo que les mostró a sus familias que el parkour ya no es un pasatiempo, sino un estilo de vida. “La he luchado mucho y han comenzado a apoyarme, después de seis años”, afirma Marcel.

Uno de los temas más debatidos entre los “traceurs” es el riesgo. Los videos más vistos en las redes, que es la forma en que los practicantes se dan a conocer, tienen trucos donde una falla implica la muerte. Como en el caso de Yuri Eliseev, un joven ajedrecista de élite, de 20 años, que murió en noviembre de 2016 cuando falló mientras intentaba saltar de un balcón.

Los miembros de Express Your Soul han cambiado su visión al respecto. Al principio todos corrían riesgos innecesarios, pero al conocer a personas con más experiencia en otros países les mostró que cuando uno es serio con su práctica, lo más importante es cuidarse. “Primero nos fijamos en la estabilidad de los muros y medimos si es seguro. Después vemos cuán perfeccionado tenemos un truco y si ya lo hemos hecho mucho, no lo pensamos y lo hacemos. Porque ya sabemos cómo vamos a caer, estamos preparados para eso. Pero si no, creamos las condiciones en la academia y practicamos hasta que podemos hacerlo sin dudar”, cuenta Marcel, quien tuvo dos fracturas de cuello. 

Al principio sus entrenamientos son siempre a ras del suelo y después se va aumentando la altura. Luego se debe tener la conciencia de que si no se falla en un ambiente controlado, no hay razón para que suceda en otra parte.

Además de lo físico han desarrollado una suerte de instinto, que les dice cuándo pueden lanzarse y cuándo no. “Se siente un miedo en el pecho. Si es demasiado fuerte, no tienes que hacerlo, pero a veces no le hacemos caso y  pasan los accidentes”, describe Gianmarco.

En el parkour las actividades más grandes, antes que las competencias, son los encuentros. Allí la gente experimentada comparte sus conocimientos con los novatos. “En Latinoamérica el parkour es pobre —en Europa tienen gimnasios enormes—, pero “la unión hace la fuerza”. Entonces, todo el mundo se apoya. Si ves a alguien que es mejor que tú, te le acercas sin vergüenza, le pides que te enseñe y lo hace. Es una comunidad unida y abierta”, describe Cos ki.

En el país no hay centros de formación, por lo que tendrán que salir al exterior para profesionalizarse. Ese es el siguiente sueño del equipo, llegar a Brasil, para ser los primeros instructores bolivianos de parkour.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia