Escape

Marina Guzmán: emociones y moda

Detector de estilos

Marina Guzmán Gamarra.

Marina Guzmán Gamarra. Foto: Miguel carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

00:00 / 05 de junio de 2019

El vestido negro de Marina Guzmán Gamarra, de 26 años, es un viejo amigo que representa una búsqueda por algo más simple y un momento vulnerable de autocuestionamiento. “Me ha acompañado desde hace mucho. Con el tiempo lo fui reduciendo y ahora queda un poco más de la mitad de lo que era”, cuenta. Mientras atravesaba por su adolescencia, tuvo que elegir entre utilizar ropa para mujeres adultas o prendas fabricadas para hombres. Debido a su sobrepeso no tuvo muchas opciones y una de las manifestaciones de su frustración fue su forma de vestir. “Tenía un estilo muy agresivo. Me gustaba cortar mi ropa, usar siempre colores oscuros y quitarme las cejas. Disfrutaba de que la gente se asuste de mí”.

El estilo es un reflejo, un “muestrario de lo que se tiene dentro”, y rabia es lo que Marina sintió por mucho tiempo. Esa conexión con lo que llevaba puesto se transformó en pasión, para quien estudió Diseño de Modas y ahora trabaja en diferentes aspectos de este negocio. 

Siempre tuvo predilección por las artes visuales, la pintura, el dibujo y la escultura. Así que durante una dura depresión, donde además tuvo que bajar de peso debido a una enfermedad, comenzó a sacarse retratos fotográficos y postearlos en su cuenta de Facebook. “Con el tiempo fui experimentando con los colores. Primero en mi cabello, después en la ropa y fui buscando en mí y en mi estilo más ligero, más feliz y, también, más superficial”.

Poco a poco se sorprendió a sí misma con una imagen muy parecida a la que solía envidiar de niña. Y la relación con las personas comenzó a hacerse más fluida, junto con los trabajos como modelo o diseñadora. Y si bien estaba más feliz, ha vuelto a cuestionarse y eso se refleja, una vez más, en su ropa. “Solía darme más tiempo para cultivarme intelectualmente y he dejado de hacerlo. Tiendo mucho a los excesos y ahora estoy buscando algo más de equilibro. Por eso el negro volvió y mis elecciones son más simples”.

El vestido de terciopelo le da seguridad, porque la cubre bastante y al mismo tiempo es elegante. Las medias negras cumplen una de sus reglas (siempre usar alguna prenda con estampado) y los zapatos le dan un toque informal que contrasta con el traje. Su cabello le brinda un aire luminoso. Es una forma de combinar sus polaridades y su historia, oscilando entre lo oscuro y lo claro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia