Escape

Hotel Edén una historia y voluntad

El hotel cinco estrellas de Oruro, ícono de la hospitalidad de la urbe, cumple 125 años

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

00:00 / 20 de febrero de 2019

En ruinas. Así encontró José Luis Bilbao Alba al Hotel Edén hace casi 20 años. La estructura estaba a punto de derrumbarse y el inmueble tenía problemas judiciales. El olor a abandono se desprendía de todos los rincones. Lejos habían quedado los años en los que el hotel fuera considerado una de las mejores edificaciones de la ciudad.

A principio del siglo XX, los salones del edificio ubicado en la calle Bolívar 777, esquina Presidente Montes, en plena plaza 10 de Febrero, fueron los escenarios predilectos de los espectáculos más esperados por los habitantes de Oruro. Tocaron allí elencos internacionales que deleitaron a una población compuesta por locales y una gran cantidad de extranjeros. Muchos seducidos por la ilusión de riqueza que la fiebre de la minería producía, por aquel tiempo, en el árido altiplano boliviano.

Las habitaciones más lujosas estuvieron reservadas para huéspedes tan importantes como los llamados “barones del estaño” —Simón I. Patiño, Mauricio Hochschild y Carlos Víctor Aramayo—, quienes necesitaban lugares apropiados para hospedarse durante sus innumerables viajes de trabajo y placer.

Sin embargo, con el tiempo, todo el esplendor se fue apagando, sutil e imperceptiblemente, hasta que ya no quedó más que una fachada y muchas deudas, lo que llevó al dueño a rematar el inmueble.

José Luis vio una oportunidad, donde la mayor parte de las personas habrían visto solo riesgo. El administrador de empresas también estaba en medio de una crisis. El Gobierno había decretado ilegal su principal fuente de ingreso: la importación de vehículos usados. Así que decidió asumir el reto de revivir el Hotel Edén.

“Fue uno de los mayores desafíos que he enfrentado. En primer lugar, porque el terreno en el que estaba construido tenía solo la mitad del espacio que se requería para edificar un hotel cinco estrellas. Por suerte se dio la oportunidad de comprar la casa aledaña. Así, nuestro sueño comenzó a verse como algo posible”, narra el emprendedor orureño.

El primer requisito para que el proyecto funcionara fue la paciencia. Por el mal estado de la infraestructura, de la antigua construcción quedó únicamente la fachada. Durante varios años se habilitaron solo los salones de eventos que ocupaban los primeros pisos. Con los fondos que generaban se fueron construyendo las diferentes plantas que hoy suman 14.

Hace seis años el servicio de hospedaje volvió a restablecerse. Gracias a  las comodidades que han incorporado en sus instalaciones —entre ellas un supermercado, un gimnasio y un café mirador, que ocupa el último piso— el Hotel Edén logró cumplir con los requisitos necesarios para llegar a su meta: la calificación como un establecimiento hotelero cinco estrellas. “Cada aspecto estuvo planificado no solo para brindar comodidad a los huéspedes, sino que fue pensado para darle a la población orureña más actividades recreativas. Tengo la firme idea de que el entretenimiento sano puede alejar a los jóvenes del alcohol y otros vicios”.

De esta forma, la prioridad en cuanto a innovaciones es llevar a la ciudad del folklore nuevas actividades. Por eso, una vez que se abrieron mejores salas de cine, el espacio que se destinaba a las proyecciones en el hotel dejó de funcionar. En su lugar se habilitó una pista de patinaje sobre hielo sintético, que se inauguró en enero.

El cariño y dedicación de una gran familia  orureña —José Luis,  su esposa Marianela Sánchez y sus ocho hijos: Gianni, Pietro, Luis José, Giovanni, Viviana, Camila, Carlos y Blanca— rescataron, así, al Hotel Edén, que ahora vuelve a retomar su camino como aquel símbolo de comodidad, lujo y hospitalidad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia