Escape

Gladiadores bolivianos

La XVI Olimpiadas Especiales Bolivia unió a jóvenes de todo el país en una fiesta deportiva de amistad e inclusión

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández Ríos

07:53 / 01 de agosto de 2018

Estas jornadas han sido arduas para Shadia Dueri, pues le ha tocado jugar en los torneos singles y dobles de tenis. Le está yendo bien y mal, ya que en dobles ha ganado, mientras que en singles ha perdido. Ante este panorama, repite: “Quiero ganar; pero si no puedo, quiero ser valiente en el intento”. Es el lema de Olimpiadas Especiales Bolivia (SOB) 2018, que forma parte de una organización mundial que busca la inclusión social y el respeto para las personas con discapacidad intelectual.

“Espero ganar medallas; si no, lo más importante será que nos divirtamos”, comenta la muchacha. Ella nació con el síndrome de ojo de gato, un trastorno poco frecuente que tiene un cuadro clínico muy variable, con malformaciones que afectan a los ojos (colomoba de iris, es decir un agujero redondo y negro localizado dentro o al lado de la parte coloreada del ojo), las orejas, el corazón y los riñones, y un leve retraso intelectual.

Leonora Mujía (madre de Shadia) dice que esa alteración cromosómica no es impedimento para que su hija tenga una vida activa, ya que, además del tenis, se dedica a la equitación, forma parte de un club de admiradores de Harry Potter y baila jazz en el Centro Artístico Brío. “No sabíamos que había Olimpiadas Especiales en Bolivia, donde hay inclusión, diversión, apoyo y que levanta la autoestima”, agrega.

Fundado en 1968 por Eunice Kennedy Shriver, este movimiento está presente en 170 países, con más de 4,5 millones de atletas registrados, reconocido por el Comité Olímpico Internacional y que ofrece alrededor de 32 deportes olímpicos de verano e invierno, y que promueve más de 94.339 competencias durante el año.

Tatiana Quiroga, directora ejecutiva de las Olimpiadas Especiales Boliviana, ha comenzado a trabajar con cuatro meses de anticipación, ya que primero organizó las eliminatorias departamentales. Para la competencia nacional, que se llevó a cabo entre el 4 y el 7 de julio, asistieron aproximadamente 300 personas —entre deportistas y entrenadores— para competir en tenis, atletismo y gimnasia, cuyas delegaciones vencedoras asistirán en noviembre al Torneo Mundial Invitacional de Tenis, en República Dominicana, y a los Juegos Mundiales de Verano de Olimpiadas Especiales, que se realizará en Abu Dabi (Emiratos Árabes) en marzo de 2019.

Shadia y tenistas de otros departamentos han jugado en las canchas del Club Hípico Los Sargentos, mientras que las competencias de atletismo y gimnasia se desarrollaron en el colegio Saint Andrew’s. Ahí está Carlos Fulguera, un orureño que vive con síndrome de Down, quien creció aislado del mundo hasta que su abuela lo puso en cursos de natación y que a partir de ahí se enamoró de los deportes, en especial el atletismo y el lanzamiento de bala y jabalina. “Es un poco complicado porque tienes que moverte mucho y duelen los pies”. No obstante, lo hace porque le agrada que en sus entrenamientos en Oruro griten su nombre y le alienten.

Además del apoyo de las empresas privadas y de la Alcaldía de La Paz, las Olimpiadas contaron con la ayuda de más de 200 voluntarios, la mayoría jóvenes. Entre ellos está Elsa Vásquez, jefa de la delegación paceña, quien acompaña a su hijo Marcelo —quien vive con discapacidad intelectual— en las competencias. “Lamentablemente, cuando tenemos un hijo con discapacidad nos cegamos por el dolor y no vemos las oportunidades que tienen. Bolivia está un poco atrasada en la apertura de mentes para conocer a las personas con discapacidad, pero hay espacios, como las Olimpiadas, que queremos que no se cierren”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia