Escape

Francy Álvarez Jaramillo

Colombiana de nacimiento, se formó en artes escénicas con la idea de llevar cultura a los barrios marginales de su natal Medellín, hasta que el destino la depositó en La Paz. Activista del arte.

Francy Álvarez Jaramillo. Ilustración: Frank Arbelo

Francy Álvarez Jaramillo. Ilustración: Frank Arbelo

La Razón (Edición Impresa) / Marco Basualdo / La Paz

00:00 / 16 de julio de 2017

Nació en 1980 en Medellín, Colombia, pero nunca pensó que recalaría en La Paz, de la que había escuchado que era una ciudad a gran altura y donde hacía mucho frío. Pero hoy es una paceña más con múltiples labores, con ganas de quedarse a radicar en esta que ya viene a ser su segunda ciudad.

Su infancia fue como la de cualquier niña en aquel valle de Aburrá, sobre la cordillera central de los Andes, donde el clima templado y húmedo hace de esa ciudad una de las más habitables por placenteras. Sus inclinaciones siempre estuvieron dirigidas hacia lo social y artístico, formando parte de procesos comunitarios y culturales. Hasta que la atrapó el teatro. “Mi formación en las artes escénicas es de carácter informal, es decir realicé estudios en un proceso llamado la escuela de formación popular dentro de un programa de arte para la resistencia, y he tenido la oportunidad de recibir talleres y estar presente en cursos a nivel internacional”, dice hoy Francy Álvarez Jaramillo.

De esta manera cumplió un sinnúmero de actividades tanto en su ciudad natal como en metrópolis vecinas, con la satisfacción de llegar a aquellos barrios marginales donde advirtió que su mensaje era más que necesario. La actividad artística en las tablas le generó varios contactos; uno de ellos que se mudaría a Bolivia y con quien había quedado en intercambiar información de manera permanente. “Cuando me dijo que se iría a Bolivia la miré raro y solo le deseé buena suerte”.

Hasta que hace más o menos tres años, a Francy le picó el bichito de la curiosidad por descubrir qué había más allá de su tierra. Y se acordó de su amiga que había bajado unos kilómetros en el mapa del continente para instalarse en la hoyada paceña. “Decidí buscar dónde irme, aquí vive una amiga súper feliz que me convenció de probar en esta ciudad... y bueno, de dos meses me pasé a vivir dos años”. Le encantó la tranquilidad de la ciudad, sus montañas, e hizo los contactos necesarios para trabajar haciendo arte. “Conocí a mucha gente de teatro pero también me animé a hacer música; solemos tocar en actividades que organiza la Alcaldía y también en encuentros de cuenta cuentos”, dice Francy, quien por ahora asegura que se quedará en La Paz. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia