Escape

Carnaval de Sao Paulo con ojos bolivianos

El sociólogo Eduardo Schwartzberg muestra un ambiente distinto de la fiesta brasileña.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández Ríos

00:00 / 06 de febrero de 2019

El sociólogo y fotógrafo Eduardo Schwartzberg comenta que en Sao Paulo —ciudad brasileña donde vive hace cinco años—, los ensayos para el Carnaval se han intensificado desde inicios de enero. De hecho, las fiestas de las escuelas de samba han comenzado hace seis meses y se caracterizan por la integración. Después de haber estudiado y retratado esta celebración, asegura que estas actividades van mucho más allá del baile y la música.

Desde los primeros días de enero, el ritmo de samba se apodera de Brasil como alegría y alimento espiritual para los bailarines y el público. Después de Río de Janeiro, el Carnaval paulista es uno de los más importantes, no solo en el país vecino, sino del mundo, lo que queda demostrado con la asistencia de millones de personas al Sambódromo de Anhembi y una cantidad similar que sigue la celebración a través de las redes sociales. La trascendencia es tal que la cantante Daniela Mercury estuvo en el desfile del año pasado y ahora se anuncia la asistencia de la conocida presentadora de televisión Xuxa.

El sociólogo participó activamente en esta celebración desde hace dos años hasta ser reconocido en el medio como el fotógrafo boliviano que retrata las escuelas de samba, en un ambiente al que es difícil ingresar.

“Como fotógrafo soy un privilegiado de poder llevar a cabo este tipo de trabajo y ser, tal vez, el único boliviano en haber logrado esto”, afirma Schwartzberg, que estuvo unos días de visita en la ciudad de La Paz.

El primer acercamiento de Schwartzberg a la fotografía ocurrió en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), específicamente en la clase de Sociología de la Imagen que impartía Silvia Rivera Cusicanqui. “Me interesé por la fotografía como un instrumento de investigación y de análisis de la sociedad. Comprendí que podía tener perspectivas interesantes”.

Para ello tomó como antecedente a Pierre Bordeau, quien se valió del arte de obtener imágenes fijas para desarrollar la fotografía social. “En algunos casos yo hacía las fotografías para poder recordar, para poder describir después. En otros casos era una forma de mirar”, explicaba.

Gracias a ese impulso, en 2010 participó con sus imágenes en Principio Potosí Reverso, un libro —escrito por Rivera Cusicanqui— que trata sobre el inicio de la modernidad en el periodo de acumulación primaria de capital que sigue a la conquista de América a finales del siglo XV.

Aquel año fue bueno para él, ya que comenzó a trabajar en el periódico La Razón, primero en el archivo y después en el equipo de fotoperiodistas, área en la que se quedó hasta 2014, cuando decidió tomar un curso de especialización.

Sin pensarlo mucho, Schwartzberg viajó a Brasil para dar unas pruebas que le permitieran cursar una maestría en el Programa de Estudios Culturales en la Universidad de Sao Paulo. “Además de ser el único extranjero tuve que pasar tres pruebas: una entrevista, un examen teórico y otro sobre el idioma portugués”.  Y fue elegido.

En ese tiempo se dio cuenta de que podía mezclar sus estudios sociológicos con las imágenes, y el Carnaval de Sao Paulo era el escenario perfecto.

Las carnestolendas brasileñas tienen origen en la llegada de contingentes de esclavos provenientes de África, que llevaron su fiesta de manera diferente. Por ejemplo, en Río de Janeiro se organizaron en “sociedades”, que fueron el origen de las escuelas de samba. En cambio, en Sao Paulo tuvo una fuerte influencia de las poblaciones que emigraban del área rural a la urbana, como consecuencia de la crisis del café.

Las celebraciones entre Río de Janeiro y Sao Paulo se diferencian en que la primera es más cadenciosa, mientras que la segunda es más dura y con tendencia a la batucada, señala una reseña de la web del Gremio Recreativo Cultural e Beneficente Escola da Samba.

La competencia es rigurosa, por eso ya han empezado los ensayos, en los que se miden los tiempos para que todo salga perfecto. Es un enfrentamiento intenso para saber cuál agrupación es la mejor.

“Creo que el hecho de que tenga una visión sociológica de la realidad hace que quiera sacar una fotografía no solo estética, sino que también tenga una tendencia conceptual”, dice. El Carnaval de Sao Paulo va más allá del desfile de carros alegóricos impresionantes, trajes relucientes y samba. Por esa razón, durante estos dos últimos años, Schwartzberg se concentró en cómo se desarrolla, desde adentro, el denominado Carnaval de Rua de Sao Paulo.

Las 34 escuelas se organizan en torno a la Liga das Escolas de Samba de Sao Paulo, que fue creada el 19 de junio de 1986 y que este año tiene como lema: “Hacia el mayor Carnaval de Brasil”. Para alcanzar ese objetivo, la organización ha planificado 70 ensayos en 22 fechas, que comenzaron el  viernes 11 de enero y que concluirán el jueves 21 de febrero.

Las escuelas están divididas en tres categorías: Especial —donde están las agrupaciones más renombradas y que desfilan por el sambódromo el viernes y sábado de Carnaval—, Acceso —las escuelas que aspiran a subir al nivel superior y que bailan el domingo— y Acceso 2 —el nivel inferior, que desfila el lunes—. A pesar de esta estratificación, las cuatro jornadas tienen en común que son intensas, con gran asistencia de público y muy ordenadas, con el objetivo de que se cumplan los tiempos establecidos, que servirán después para la puntuación final.

En relación con las fiestas bolivianas —como el Gran Poder o la fiesta carnavalera de Santa Cruz—, Schwartzberg resalta, además de la alegría y la organización, la confraternización entre las escuelas de samba, ya que en las fiestas que organizan durante el año, una agrupación invita a otras para compartir tradiciones como el recibimiento formal y el beso a la bandera brasileña.

“Saco fotos diferentes. Tal vez les gustó eso, porque busco otros registros con respecto a los fotógrafos brasileños”. Durante este par de años, Schwartzberg ha sido el único boliviano que ha tenido el privilegio de tomar imágenes del Carnaval de Sao Paulo, que cada año procura mejorar para convertirse en el mejor del mundo, y esta muestra fotográfica es un aporte para lograr que el colorido, la alegría y la fastuosidad trasciendan más allá del Sambódromo  de Anhembi.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia