Escape

Borras, de las calles al cine

El can actúa en ‘Roma’, cinta de Alfonso Cuarón. Fue rehabilitado tras ser rescatado.

Borras.

Borras. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas

00:00 / 27 de febrero de 2019

Es muy posible que la película de Alfonso Cuarón Roma tenga hoy una noche de cosecha de premios en la gala de los Oscar. Esta película ha cambiado la vida de su protagonista, la maestra Yalitza Aparicio, que está nominada como Mejor Actriz, y la del resto del equipo que ha trabajado en la cinta. Pero hay un beneficiario más que no pasará por la alfombra roja: se trata del perro que en la película encarna a la mascota de la casa de la colonia Roma: Borras.

“Les voy a contar una historia…la historia de Borras”, comenzó a relatar en su página de Facebook la veterinaria mexicana Adriana Cruz Frías, una de las protagonistas del rescate de Borras, acompañando su texto con fotografías del animal.  

“Borras llegó después de que el señor Manuel Montero, que se encuentra en los créditos de la película como encargado de Borras, y su amigo Leonardo Serrano, lo encontraron en la calle, amarrado con un alambre a una pared de un lote baldío a punto de morir de hambre y sed. Sí, Borras es un perro rescatado que ambos llevaron a consulta conmigo. Nos conocemos puesto que somos entrenadores caninos profesionales”.

El can tenía pulgas, estaba desnutrido, “casi en los huesos”, tenía bronquitis, una infección en la piel por sarna, conjuntivitis y no retenía ningún alimento por las condiciones en que vivía.” “Borras estuvo hospitalizado conmigo por casi un mes, periodo en el que el señor Manuel Montero fue requerido para el filme del señor Alfonso Cuarón”. Borras iba mejorando, se veía más animado y cierto día tomo en su hocico una pelota.

Después de días de luchar por su vida, el can ya movía la cola y comía mejor. También iba perdiendo poco a poco el miedo a los seres humanos: se dejaba acariciar y, con un poco de confianza, estaba listo para emprender una nueva vida.

“Para la película necesitaban un perro que se pareciera al que Cuarón había tenido cuando era niño y cuando las condiciones fueron dadas, Borras era el candidato perfecto, puesto que tenía muchas ganas de vivir y una gran disposición de trabajar. Era casi igual al perro que se buscaba para el casting, por lo que el Sr. Manuel decidió empezar a adaptarlo a la vida cotidiana y a entrenarlo para que pudiera convivir como un perro integrado a la sociedad”. Fue así que Borras comenzó su formación actoral: aprendió a obedecer, a jugar con las personas. En el cine es común tener varios canes para interpretar un mismo papel, pero El Borras cumplía con todas la escenas con mucho entusiasmo.

“Su entrenador Manuel me lo llevaba a revisión y a veces se quedaba conmigo en casa, donde reforzaba con su pelota los saltos que iban a ser requeridos para la filmación en el portón de la casa del set. Borras nunca necesitó más que cariño, un entrenador profesional y una oportunidad en una película para lograr ser conocido en todo el mundo (...) Gracias, Borras por dejarnos ser parte de tu historia”, escribió la doctora en la red social.

El relato ha recorrido el mundo y este can incluso tiene una cumbia que le dedicó el grupo Sonido Gallo Negro, que se puede escuchar en Spotify.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia