Escape

Barbas naranjas en Bangladesh

Sea por estética o por devoción, el pelambre de colores está de moda entre los adultos mayores.

Tinte. Las barbas de color naranja se han puesto de moda en las personas de la tercera edad en Bangladesh. El precio del tinte de henna es de 17 centavos de dólar.

Tinte. Las barbas de color naranja se han puesto de moda en las personas de la tercera edad en Bangladesh. El precio del tinte de henna es de 17 centavos de dólar. Foto: AFP

La Razón (Edición Impresa) / AFP

00:00 / 30 de octubre de 2019

Cuando la barba de Abul Mia comenzó a blanquearse hace dos años, este comerciante de un mercado de verduras de Dhaka, capital de Bangladesh, se sumó a la tendencia del momento: teñírsela de naranja usando henna. “Me encanta. Mi familia dice que parezco más joven y más guapo”, confiesa este trabajador de 60 años, con un vello ahora resplandeciente.

Este entusiasmo también lo comparte Mahbubu Basar, un bangladeshí de 50 años, cuya sonrisa refleja la felicidad que le causa su nuevo aspecto: “Desde hace dos meses lo utilizo en mi cabello. Me gusta mucho”.

Color naranja, azafrán o pomelo, ahora es casi imposible caminar por las calles de la capital bangladeshí sin cruzarse con hombres mayores con barbas que parecen llamas de fuego. Teñidas con henna —mezcla tradicional usada en Asia del Sur para teñir—, la barba naranja es un fenómeno entre moda y símbolo religioso.

“Ponerse henna en la barba y el cabello se ha convertido en una tendencia de moda estos últimos años para los hombres mayores”, apunta Didarul Dipu, jefe del departamento de moda de la revista Canvas. “El polvo se encuentra fácilmente en los ultramarinos (tiendas) de barrio y se aplica con facilidad, en comparación con los tintes tradicionales de henna”.

Este tinte natural se usa desde siempre en las bodas del subcontinente indio. Su mezcla sirve para dibujar complejos motivos en los brazos y manos, tanto de los novios como de los invitados.

Las comunidades musulmanas de Asia y de Oriente Medio lo usan también desde hace tiempo para la barba. Pero Bangladesh, nación de 160 millones de habitantes de mayoría musulmana, lidera la tendencia. Antaño, el tinte se obtenía moliendo hojas de henna, un arbusto espinoso. Pero la preparación era tediosa y a veces peligrosa. Actualmente la situación ha cambiado con la omnipresencia de bolsitas baratas de este polvo ya listo para su uso.

Estilismo económico

Shuvo Das, barbero en el barrio de Shaheenbagh en la ciudad de Dhaka, vive un momento de oro con esta nueva boga. “Antes, casi nadie venía por aquí. Pero ahora tenemos clientes que llegan cada semana para teñirse la barba”, cuenta.

Un viernes, primer día del fin de semana en Bangladesh, Shuvo Das vierte polvo importado de India en un recipiente con agua para preparar la mezcla. Con ayuda de un cepillo de dientes, aplica con cuidado el tinte a la barba de su cliente. “Se necesitan unos 40 minutos para que la barba se vuelva roja y brillante. Es muy barato también. Una bolsita solo cuesta 15 takas” — unos 17 centavos de dólar—, explica.

Pero el rejuvenecimiento no es la única razón que se esconde detrás de este fenómeno. Eminentes imanes también recurren a este tinte con el objetivo, según los expertos, de afirmar su devoción. Según algunos textos religiosos musulmanes, el profeta Mahoma se teñía con henna.

“Escuché a religiosos que decían que el profeta Mahoma utilizaba henna para su barba. Solo le estoy siguiendo”, comenta Abu Taher, un habitante de Dhaka.

Según Monirul Islam Khan, profesor de sociología de la Universidad de Dhaka, la proliferación de barbas naranjas “es una muestra del fervor musulmán en la sociedad bangladeshí”. Incluso entre hombres que no son practicantes, añade.

Pero las barbas naranjas encienden en cambio los ánimos de algunos. “No sé cómo llegó esta moda a Bangladesh, pero es fea”, suelta un banquero del barrio de Karwan Bazar, que no quiso dar su nombre.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia