Escape

Ángel Chuquimia

Su padre le enseñó el oficio de la vidriería, pero él avanzó para volverse un artesano de marcos para obras de arte, reconocido por pintores destacados de todo el país. El enmarcador del arte.

Ángel Chuquimia. Ilustración: Frank Arbelo

Ángel Chuquimia. Ilustración: Frank Arbelo

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández / La Paz

00:00 / 23 de julio de 2017

Está ajetreado por los pedidos que le llegan a su tienda de la calle Óscar Soria, en la zona central, a unos metros de la Cinemateca Boliviana. Pese al apuro, con mucho cuidado, toma una franela y limpia la superficie de un espejo de al menos dos metros de alto. Pero esa parte no es la más importante, sino el marco tallado a mano que ha sido terminado con láminas de oro.

Ángel Chuquimia aprendió de su padre Oriel el oficio de la vidriería, pero después de unos años tenía que independizarse, así que eligió la marquería, trabajo que está enfocado en la elaboración de marcos artesanales. A diferencia de su progenitor, este paceño dejó de lado el serrucho —que era la herramienta ineludible en el pasado— para introducir guillotinas que cortan la madera, además de organizar su trabajo de otro modo y especializarse a través de páginas de internet y diseños diferentes.

“El marco es muy importante, porque le da vida al cuadro, es su complemento, es como su ropa”, justifica el marquero de Sopocachi. Las dos décadas de experiencia y el continuo aprendizaje lo han convertido en el artesano de marcos preferido por varios artistas. Ángel comenta con orgullo que hizo trabajos para las pinturas de Mamani Mamani, cuando este artista aún estaba comenzando su carrera.

También ha trabajado para Javier Fernández, pintor especializado en acuarela, y para el paceño Mario Conde, además de Rosmery Mamani, considerada una de las más importantes exponentes de la pintura boliviana contemporánea. Cada artista tiene requerimientos particulares; Gil Imaná, por ejemplo, prefiere fondos de paspartú grises, mientras que la mayoría confía en que Ángel elija el marco adecuado.

Como todo artista, su taller está ordenado en un inexplicable desorden, una mezcla de maderas, marcos, vidrios, una frazada que cubre la mesa de madera y herramientas. “Buenas tardes, ¿aquí hacen marcos?”, pregunta una mujer que, confundida por el fotógrafo y el periodista, dubita en entrar al taller.

Ángel aprovecha en mostrarle su trabajo, diseños con calados y de acabado fino, molduras sobre molduras, otras que parecieran estar flotando, siempre enmarcando el arte.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia