Escape

De cómo Alexis Argüello viste así

Detector de estilos

Alexis Argüello

Alexis Argüello Foto: Álvaro Valero

La Razón (Edición Impresa) / Mary Carmen Molina Ergueta

00:00 / 05 de diciembre de 2018

Facebook. 27 de noviembre a las 07.18. Alexis Argüello Sandoval dice: (link de YouTube) “Moderat – A new error”. Tecno minimalista, alemán, fin de siglo, con un collage de escenas de animé noventero. Acompaña el video con un apunte: “Otro día para tomar malas decisiones, pero con estilo, casi siempre con estilo. Thanks God”. Como marcas de estilo, esta última expresión (y similares: “Sí, lo sé, soy un romántico” o “Y ahora un poema”) y sus correlativos hashtags (#AlteñoProblems, #IAmALoserBaby) se sostienen solos en un Facebook de abundante ironía, donde flora y fauna de El Alto y La Paz, en memes o a cara lavada, ríen con malicia de sol a sombra. “Oh sí. Claro que sí, guapi”.

Además de sus posts, hay otra cosa que tiene estilo en Alexis. Su ropa. Librero, editor, alteño, “eslabón campo-ciudad” (apunta), seleccionó los textos para No me jodas, no te jodo. Crónicas escritas por y para El Alto, que publicó con su editorial Sobras selectas este 2018. Chompita de lana, pantalones de tela casimir, abarcas y calcetines. “En su momento intenté hacerme de un estilo personal armónico con otros estilos más coyunturales. Luego noté que en mi abandono a tal intención, otros, más que yo, encontraron que me hice de un estilo en el vestir. Uno se viste para esconderse o para que lo reconozcan, según la ocasión. Para unos mi forma de vestir es demasiado llamativa, para otros no”. Cuando compra ropa lo hace en la Feria 16 de Julio, corazón de esta población urbano-popular ya plenamente establecida. “He visto cómo la gente miraba y todavía mira a quienes visten pantalones de tela casimir, zapatillas deportivas y gorras de béisbol. Esa fue la vestimenta que vi en los 90 aquí”.

Para él, la moda, cíclica y aspiracional, puede ser un problema de lenguaje: “hablar de cómo alguien puede vestir así”. La ropa es un asunto de sugestión: “me he enamorado o sentido atraído más de una vez por la forma de vestir de una mujer, detalles, pañoletas en el cuello, cosas pin-up, figuras hechas con lentejuelas... o vestidos. Amo los vestidos”. Ciertamente las prendas son un registro personal: como el de las abarcas que en Yaco, provincia Ramón Loayza, usaba su abuela aymara, las mismas que hace diez años él decidió usar siempre, donde quiere que vaya, “me miren como me miren”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia