El Financiero

La estabilidad económica, el gran desafío de 2020

Para los industriales el principal reto para 2020 es trabajar sin interrupciones o conflictos que paralicen sus actividades productivas.

Infografía: La Razón

Infografía: La Razón

La Razón (Edición Impresa) / Marco A. Ibañez / La Paz

10:15 / 01 de enero de 2020

Gremios empresariales coinciden en que el mantenimiento de la estabilidad económica del país es el mayor desafío que se debe enfrentar en 2020, y también piden un clima de negocios adecuado, seguridad jurídica y nuevas inversiones.

Después de los conflictos sociales que enfrentó Bolivia y el desfavorable contexto internacional, el sector privado en su conjunto considera que el siguiente año, el gobierno de transición y el próximo a ser elegido deben “preservar” el crecimiento constante del Producto Interno Bruto (PIB) y tener control sobre la inflación.

“Viendo lo que sucede en Argentina, los bolivianos queremos preservar la estabilidad, pero una estabilidad que sea duradera”, sostiene el presidente de la  Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Gonzalo Molina, quien también considera que para, generar mayores ingresos para el país, el Ejecutivo debe impulsar las ventas externas.

INVERSIÓN. Agrega que por las condiciones que todavía atraviesa el país, “incluso la estabilidad está en riesgo”, más aún porque las divisas que ingresan al territorio nacional no son suficientes.

Sin embargo, expresa su esperanza porque se hagan realidad los anuncios de la administración de la presidenta Jeanine Áñez referidas al “levantamiento de cupos y de autorizaciones nefastas a la exportación” que impuso la anterior administración.

“Bolivia ha estado castigando a quien hace inversiones y exportaciones”. Por ello sostiene que los candidatos para las elecciones generales del siguiente año deberán tener cuidado con lo que proponen en sus planes de gobierno, sobre todo en los temas relacionados con el manejo económico, comercio exterior, promoción de las exportaciones e inversiones.

De igual manera, para los industriales el principal reto para 2020 es trabajar sin interrupciones o conflictos que paralicen sus actividades productivas.  A su vez creen importante contar con “reglas claras del juego”, como ser tipo de cambio, precios de los carburantes, trabajo estable y una nueva ley de inversiones.

“Ojalá tengamos un año relativamente pacífico (...) que nos permitan seguir trabajando, generando empleos y seguir invirtiendo en Bolivia”, afirma el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic. 

Destaca además el cambio de visión y de “actitud” en la actual gestión gubernamental para impulsar la industria nacional, diferente al de la exadministración de Evo Morales. “Tenemos un equipo en el Gobierno que entiende y sabe de la problemática y que puede hacer una diferencia en los próximos años”, indica antes de anticipar que a pesar del corto mandato de Áñez se gestiona la elaboración de una nueva ley de inversiones o, en su caso, la normativa necesaria para mejorar el clima de negocios en el país.

“La mayoría del gabinete y los asesores del nuevo gobierno son técnicos y creo que lo están haciendo bien. Acá no hay un tema de discriminación, de ser de la ciudad o del campo, se trata de conocer el área”, afirma la titular de la Cámara de Mujeres Empresarias de Bolivia (Camebol).

En sintonía con la CNI, el titular de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, señala que el reto principal para 2020 es “encontrar una metodología para lograr mayor inversión en el país y crear un clima de negocios y seguridad jurídica”.

MEDIDAS. También se sumó al pedido de cambiar la vigente Ley 516 de Promoción de Inversiones por otra que garantice los capitales colocados en actividades comerciales y productivas. “Estamos saliendo de un modelo económico estatista a uno de economía libre para conseguir mercados en el Mercosur, el Pacífico, Estados Unidos, China y la Unión Europea”. Por ello es importante “buscar un clima de negocios adecuado y seguridad jurídica para las inversiones en el país”, asevera el privado.

Subraya, asimismo, que el comercio y la industria conforman el 90% del sector empresarial nacional, el cual necesita trabajar, producir y desarrollarse.

La presidenta de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa de La Paz, Soledad Pérez, concuerda en que el principal reto para 2020 es la estabilidad política y social, la cual es fundamental para garantizar la economía nacional y el desarrollo del sector. Pero, no menos importante es potenciar la campaña “Hecho en Bolivia” y que “las autoridades vean la necesidad de impulsar el consumo de la producción nacional para generar divisas para el país y empleo para los bolivianos”, manifiesta.

De la misma manera, la dirigente pide a las autoridades del país “luchar de manera efectiva” contra el contrabando y cuidar el mercado interno.

El gerente general de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Rolando Morales, señala por su lado que en 2020 se debe priorizar la reactivación de la economía nacional, lo cual implica mayor financiamiento y políticas a nivel nacional. “Necesitamos que el Estado a través de los gobiernos subnacionales y municipales pueda prever una importante cantidad de recursos para apoyarnos en la transformación de las materias primas”, apunta.

Señala también que, en el caso de Cochabamba, ese financiamiento que debe canalizarse a través del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) puede transformar a los productores primarios en agroindustriales. Para ello es necesario créditos de largo plazo con una tasa de interés del 6%, similar al otorgado a las grandes empresas y no del 13,5%, aplicado actualmente de forma “ilógica” al pequeño productor, expresa.

En ese sentido, señala que “el gobierno de transición tiene que dejar los puentes hechos y los lineamientos diseñados para el nuevo gobierno”, a fin de evitar futuras crisis económicas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia