El Financiero

Gonzalo Rivas: 'Hay talento en Bolivia, solo hay que invertir y desarrollarlo'

El Jefe de Competitividad, Tecnología e Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destaca la importancia de las tecnologías del conocimiento y la información en el futuro del desarrollo económico y social de los países.

Gonzalo Rivas, jefe de Competitividad, Tecnología e Innovación del BID

Gonzalo Rivas, jefe de Competitividad, Tecnología e Innovación del BID Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Marco A. Ibañez / La Paz

11:00 / 07 de marzo de 2019

Las tendencias globales en innovación y tecnología, los desafíos de América Latina y la inversión en conocimiento fueron algunos temas que abordó La Razón con Gonzalo Rivas, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). A su paso por La Paz, el economista y gurú de la innovación nos cuenta cómo otros países del mundo orientan sus esfuerzos para su crecimiento y para el desarrollo de tecnologías. Durante su estadía en la sede de gobierno, Rivas y otros representantes de la financiera multilateral se reunieron con autoridades del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural. En estos encuentros, ambos grupos se comprometieron a realizar eventos tecnológicos y mesas de trabajo de acuerdo con las áreas productivas de las regiones del territorio nacional.

— En el ámbito mundial, ¿cuáles son las tendencias en innovación y tecnología?

— Hay dos en las que la innovación tiene mucho que decir. La primera es el cambio climático, que afecta la actividad agrícola pero también está originando transformaciones brutales. La segunda es una demanda muy fuerte desde la sociedad por inclusión, lo que en América Latina está asociado a las clases medias emergentes. Antes, la distancia (social) era muy grande y la gente estaba como menos empoderada; ahora lo está mucho más. Estas dos tendencias cuentan con poderosos aliados como los teléfonos móviles y la digitalización, que hacen que la gente exprese sus opiniones de forma clara y hace más transparente los actos de gobiernos, zonas y empresas, facilitando una organización más fluida. Estas tendencias permiten generar nuevas herramientas que respondan a los conflictos que tradicionalmente han existido entre medio ambiente y crecimiento. Cuando se genera innovación tienes más productividad, mejores ingresos y condiciones de vida para la población, entonces la innovación está siendo percibida ya no como algo que alentar para el crecimiento, sino como algo que es importante orientar a la ciencia y tecnología, para resolver conflictos y transformarlos en círculos virtuosos en vez de situaciones negativas.

— ¿Qué desafíos tecnológicos enfrenta Latinoamérica?

— Existe un déficit en materia de investigación científica, de impulso al desarrollo tecnológico y de fomento a la innovación. Los avances son bajos comparados con cualquier país del mundo. Hace 40 o 50 años, naciones como Dinamarca, con un ingreso per cápita similar al que tenían Colombia, Chile y Bolivia, decidieron invertir en ciencia e investigadores, y el sector público fue el gatillante de eso. Por ello, se debe orientar los esfuerzos en función a propósitos. Nuestros países enfrentan desafíos como alimentación, inclusión y acceso al agua, entre otros. Hay un patrón común en todas las naciones que desarrollan tecnología: es que enfrentaron retos que les impuso la naturaleza y usaron el conocimiento para abordarlos. Cuando el entonces presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy (1961-1963) dijo que quería poner un hombre en la Luna —porque se dio cuenta de que la Unión Soviética avanzaba más rápido (en la consecución de ese objetivo)— se dio un impulso enorme al desarrollo científico tecnológico en esa nación, provocando un conjunto brutal de aplicaciones como el desarrollo del internet. Otro ejemplo, Holanda es el principal productor y exportador de soluciones para el manejo de recursos hídricos en el mundo, y eso porque esta nación tiene el 70% de su territorio bajo el nivel del agua, es decir, permanentemente estuvieron desarrollando bombas hidráulicas, y si miras sus exportaciones son líderes mundiales en soluciones del sector. Dinamarca en los años 70 enfrentó la crisis del petróleo y luego, entre temas nucleares, decidió potenciar su enorme activo, el viento. Hoy ese país es líder mundial en energía eólica. Entonces, si en América Latina queremos lograr el desarrollo tecnológico y ser líderes mundiales en algo, primero que nada tenemos que entender cuáles son los desafíos que enfrentan nuestros países y poner el conocimiento, la investigación y la ciencia al servicio de eso. Tenemos que entender que la ciencia, la tecnología y la innovación no son un lujo de país rico, sino son necesarios para abordar problemas de una manera inteligente y tener posibilidades para generar riqueza. 

— ¿Cómo ubica a Bolivia en ese panorama?

— Bolivia está en una situación muy similar al resto de los países (de la región). Tenemos un ejemplo, Jalasoft, que desde Cochabamba desarrolla software para grandes empresas de Estados Unidos. Entonces, ¿quién dijo que en Bolivia no se puede? El talento está y solo se requiere invertir en desarrollarlo. Ustedes pusieron la quinua en el mundo, y a partir de ello se puede hacer un conjunto enorme de cosas. Entonces, hay mucho que se puede hacer.

— El apoyo del Gobierno es importante.

— No solo del Gobierno, sino también de los privados, todos tienen que creerse un poco más el cuento y decir “se puede”.

— ¿Es decir que países como Bolivia tienen una oportunidad para crecer con la innovación y la tecnología?

— Totalmente y pueden dar un salto en vez de ir caminando. La clave de todo esto tiene que ver con la formación de talento, es decir, si quiero modernizar una empresa o un servicio público usando este tipo de tecnologías necesito gente capacitada. Ahora, una de las gracias que tiene este tipo de desarrollo tecnológico es que el proceso de formación ha cambiado brutalmente. Por ejemplo, Laboratoria es una empresa peruana que se enfoca en formar mujeres para la era digital y la gracia es que no necesitas saber matemáticas o computación, en seis meses te forman para desarrollar algoritmos, bases de datos e inteligencia artificial. En Estados Unidos eso es pan de todos los días, en tanto que Finlandia está formando el 1% de su población con conocimientos de inteligencia artificial, y quieren llegar al 10% en los próximos años. Se dieron cuenta de que hoy en día no puedes desempeñarte en una gran cantidad de tareas si no tienes el mínimo conocimiento para manejar estas herramientas.

Perfil

Nombre: Gonzalo Rivas

Cargo: Jefe de Competitividad, Tecnología e Innovación del BID

Especialista en innovación

Es economista de la Universidad de Chile y máster en Economía de la Universidad Católica de Lovaina. Fue vicepresidente de la Corporación de Fomento de la Producción y presidente del Consejo de Innovación y Competitividad en Chile. Es autor de numerosas publicaciones sobre políticas de desarrollo productivo e innovación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia