El Financiero

Faber Castell rompe los estereotipos del color

La marca alemana presenta una nueva manera de aprender a través de las diferencias.

Faber Castell y Madepa rompen esos esquemas y reivindican la verdadera diversidad con un kit que promueve la inclusión social: “Caras y Colores”.

Faber Castell y Madepa rompen esos esquemas y reivindican la verdadera diversidad con un kit que promueve la inclusión social: “Caras y Colores”. Foto: Álvaro Valero

La Razón (Edición Impresa) / Walter Vásquez / La Paz

00:00 / 29 de enero de 2020

¿Por qué los seres humanos se “clasifican” solo como blancos, negros, rojos o amarillos? Faber Castell y Madepa rompen esos esquemas y reivindican la verdadera diversidad con un kit que promueve la inclusión social: “Caras y Colores”.

La nueva línea de productos “viene con un mensaje de mucha profundidad, de integración social contra el racismo y contra la discriminación”, subrayó Oliver von Bergen, gerente general de Madepa, durante el anuncio del retorno de la marca alemana al Grupo La Papelera y la presentación de la nueva familia de artículos en el país.

“Caras y Colores” se compone de lápices, marcadores, crayones, témperas y plastilinas que además de las gamas tradicionales poseen entre tres y seis tonalidades nuevas, desde muy claras hasta más oscuras, con las cuales se puede llegar —mezclándolas— al tono de piel que uno quiera.

Estos productos, que estimulan la creatividad de niñas y niños y les da la oportunidad de expresarse con mayor facilidad y de reconocerse a sí mismos en sus dibujos, surgen de la visión de educadores, pedagogos y padres de familia que  colaboraron junto a Faber Castell, el fabricante de lápices más antiguo del mundo, presente hoy en más de 120 países y actor fundamental del de-sarrollo del registro y el comercio internacional.

Además de su significado social, la nueva oferta cuenta con tecnología avanzada, ya que los lápices están hechos con madera 100% reforestada, mientras que la tinta de los marcadores es alimentaria, lo que hace que éstos sean inocuos y seguros para el uso de niños en edad escolar.

Concepto. “Hoy en día las empresas tenemos que actuar de forma socialmente responsable, ya no se trata de tener un producto a un buen precio, sino de acercarnos a nuestros clientes de una forma distinta”, indicó Von Bergen.

Por ello, “a través de ‘Caras y Colores’ queremos generar un cambio real”, subrayó Anabell Mustafá, jefa de Marketing de Madepa, empresa de La Papelera, la cual atiende aproximadamente del 70% del mercado nacional de productos escolares, de material de oficina, de productos plásticos y de insumos gráficos.

“Hoy más que nunca (tras la crisis poselectoral) es cuando necesitamos unidad y para eso necesitamos educar a nuestros hijos desde temprana edad”, enseñarles a “aceptar las diferencias y a que entiendan conceptos tan importantes como autoestima y autoexpresión”, puntualizó.

“Uno no nace prejuicioso, uno se hace prejuicioso... y eso se va aprendiendo desde los primeros años de vida y a través del ejemplo que dan los padres”, alertó la psicóloga Marlene Cossío. “A los seis meses el niño comienza a hacer distinciones raciales e incluso a manifestar preferencias por los colores, entre los dos y cuatro años empieza a internalizar prejuicios sociales, y hasta los 12 años ya han empezado a sentar sus creencia y tendrá esas creencias fijas y limitantes de por vida”, dijo la especialista.

Por ello, apuntó, “se debe trabajar en los niños, ahí es donde va a empezar el cambio y lo que nos va a traer un futuro mejor”.

“‘Caras y Colores’ nos ayudan también a generar conciencia en la población sobre la importancia de construir una sociedad más representativa a través de un mundo de colores”, remarcó Mustafá.

“Cuando la ciencia deja en claro que no existen las razas, ¿por qué seguimos definiendo a los seres humanos como blancos negros, rojos o amarillos?... Yo no conozco a nadie que sea blanco o negro, ¿por qué siguen describiendo a las personas así?”, cuestionó la artista brasileña Angélica Dass, quien en 2019 lanzó “Humanae”, proyecto que inspiró “Caras y Colores”. “A los siete años tenía una confusión de colores en mi cabeza. Yo era marrón, pero la gente decía que yo era negra”, recordó.

Para demostrar que hay mucho más que solo cuatro tonos de piel, la fotógrafa retrató a  más de 4.000 personas de todas las edades en 30 ciudades de 18 países.

La idea de mostrar los colores de la humanidad nació cuando Dass percibió los variados tonos de piel que había en su familia. En su padre predominaba el  “chocolate intenso”, en su madre los de “avellana y miel”, en sus dos hermanos los de “maní” y beige” y en sus dos abuelos adoptivos los de “porcelana” y “vainilla”.

“La diversidad es un gran valor, no hay que temer el ser diferente”, apuntó la artista brasileña.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia