El Financiero

Despepitadora da al ají mayor valor agregado

Máquinas. Un tupiceño soluciona problemas de productores rurales del país.

Capacidad. La despepitadora procesa 60 kilos de ají por hora. Foto: Yuvert Donoso

Capacidad. La despepitadora procesa 60 kilos de ají por hora. Foto: Yuvert Donoso

La Razón (Edición Impresa) / Yuvert Donoso / Sucre

00:00 / 28 de febrero de 2018

Con ingenio, Mario Céspedes Villena trabaja para desarrollar artilugios que permiten solucionar los problemas de emprendedores del campo. Su último aporte es una despepitadora de ají.

El tupiceño, afincado en Sucre desde hace 30 años e ingeniero mecánico titulado en la paceña Universidad Mayor de San Andrés, cuenta a La Razón que uno de los trabajos que le trajo mayor satisfacción personal y profesional es una máquina que separa las semillas de ají de sus vainas.

La despepitadora procesa 60 kilos por hora del fruto, un trabajo que tendrían que hacer cinco personas durante un día. La última de las seis que construyó, armada con rodamientos y planchas y ejes de acero, fue para una firma peruana que trabaja con productos derivados del ají. El aparato, producido con base en diseños internacionales, no muele la pulpa sino que la parte, la separa de las pepas con un tamiz y divide ambas en diferentes recipientes. El precio es de $us 2.700 y su construcción toma un mes.

La despepitadora tiene una calidad tal que no produce ruido al funcionar, según pudieron constatar los empresarios peruanos que llegaron a la ciudad para llevarse la máquina, la primera de Céspedes en el mercado internacional.

El ingeniero mecánico fabricó también hasta el momento más de tipos de 100 máquinas de diseño propio o externo con su empresa Marcevi, nombre compuesto por las primeras letras de su nombre y sus apellidos.

Producción. Entre sus aportes están: mezcladoras de api; cortadoras de piedra; despulpadoras; molinos de especias; ollas de acero inoxidable de 50 litros; tostadoras de amaranto; hornos para tostar maíz, palqui y haba; trilladoras de trigo y haba; mezcladoras de alimentos balanceados; deshidratadores solares; escarmenadoras de lana; descascarilladoras de cacao; peladoras de pollos y lavadoras de zanahoria, entre otras.

“Hago lo que la gente me pide. Si hay una necesidad, puedo solucionarla. Les hago un presupuesto, un diseño, y si el cliente queda convencido comenzamos a trabajar. La mayoría de mis máquinas están en el campo y en casi todo el país, solo me falta llegar a Pando y Beni”, afirma el tupiceño.

La habilidad de Céspedes y de sus operarios les permitió trabajar con empresas como Chocolates para Ti, instituciones como el PNUD y la cooperación internacional, y organizaciones privadas que llevan tecnología a las comunidades rurales de productores del país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia