El Financiero

CTB sienta bases para que turismo cuide el Lago

Prevén que el museo subacuático se empiece a construir a fines de este año.

Identificación y Registro de Patrimonio Cultural en la Cuenca del lago Titicaca

Identificación y Registro de Patrimonio Cultural en la Cuenca del lago Titicaca Foto: Ministerio Culturas

La Razón (Edición Impresa) / Marco A. Ibáñez / La Paz

00:00 / 17 de abril de 2019

Un museo subacuático, siete emprendimientos de turismo comunitario y 384 familias beneficiadas están entre los principales frutos de “Identificación y Registro de Patrimonio Cultural en la Cuenca del lago Titicaca”.

Después de tres años de trabajo y $us 1,6 millones de euros, el proyecto coejecutado por la Agencia Belga para el Desarrollo CTB-Enabel y el Ministerio de Culturas y Turismo finalizó el pasado 25 de marzo con resultados importantes en sus cuatro componentes.

Esta labor permitió que el patrimonio cultural subacuático y terrestre esté identificado y registrado a través de técnicas arqueológicas específicas; que esta riqueza esté protegida con herramientas jurídicas y de gestión integral; que la herencia material e inmaterial de las comunidades sea revalorizada, documentada y difundida; y que las alcaldías de la región cuenten con capacidades e instrumentos para la gestión turística de su acervo cultural.

“Identificación y Registro de Patrimonio Cultural en la Cuenca del lago Titicaca” se originó en investigaciones efectuadas entre 2012 y 2014 por el  arqueólogo Christophe Delaere de la Universidad Libre de Bruselas (ULB), quien descubrió evidencias de ocupaciones prehispánicas sumergidas en algunos sectores del lago navegable más alto del mundo, recordó la asistente técnico de este proyecto, Cécile Roux.

“Se encontraron 4.000 artefactos arqueológicos” y “a partir de ello” Bolivia “solicitó apoyo” a Bélgica “para dar continuidad a las investigaciones” en el lago, que en la época de la civilización tiwanakota se encontraba 30 metros debajo del nivel actual, recordó.

En tres años, detalló, “se identificó 14 sitios subacuáticos sumergidos que formaban dos ciudades”, se mapeó y cartografió estos lugares, se levantó un inventario y se realizó estudios de laboratorio de todos los artefactos encontrados, los cuales fueron transferidos al Ministerio de Culturas y Turismo para su custodia.

Procesos. En 2018, además, se capacitó con la ULB a seis expertos en arqueología subacuática, cinco de los cuales son mujeres.

Asimismo, para los municipios de Puerto Acosta, Escoma, Puerto Carabuco, Ancoraimes, Santiago de Huata, San Pedro de Tiquina, Tito Yupanqui, Copacabana, Batallas, Puerto Pérez, Pucarani, Tiwanaku y Guaqui se elaboraron 13 leyes ediles de patrimonio arqueológico cultural.

“Llevamos la Ley (530) del Patrimonio Cultural Boliviano” aprobada en 2014 “al nivel municipal. Ahora estos municipios cuentan con normas que les permiten proteger su patrimonio. (…). Eso significa que a partir de esa ley estos municipios aumentaron en 50% sus presupuestos para proteger su patrimonio y reforzar sus unidades de cultura y turismo”, apuntó.

También se destaca el rescate de las tradiciones orales relacionadas con el patrimonio. “Trabajamos con ancianas y ancianos, quienes son los que transfieren la cultura, para identificar cuáles son las más importantes leyendas relacionadas con el patrimonio arqueológico. Gracias a esas historias, compiladas en el libro Voces del Lago, ubicamos los sitios arqueológicos sumergidos”, dijo.

Los siete emprendimientos de turismo comunitario desarrollados al amparo del proyecto posibilitarán a partir de ahora la protección y difusión de este patrimonio, que recibirán un impulso mucho mayor cuando en Ojjelaya (San Pedro de Tiquina) se construya el primer museo subacuático del mundo, al cual se podrá acceder vía terrestre o buceando.

El diseño final de la obra, que contará con un complejo turístico y centro de investigaciones de arqueología, se encuentra retrasado debido a que el proyecto, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), debe cumplir con el Reglamento de Preinversión del Viceministerio de Inversión Pública.

Roux prevé que el documento estará listo a inicios de mayo, tras lo cual se licitará el proyecto “llave en mano”. Se espera que la construcción se inicie a finales de esta gestión y que demore al menos dos años. Para su implementación se requiere de $us 10 millones, que serían financiados por el Ministerio de Culturas, cooperantes y donantes. Se calcula que ese monto se recuperará en tres años, tras su apertura, con el flujo de visitantes.

“El proyecto no solo fomenta el turismo, sino capacita a las comunidades para que presten servicios e involucra al sector privado para que dé servicios de buceo. La Fuerza Naval (a su vez) instruirá a los turistas en buceo de altura”, destacó la ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca.

Fin de ciclo con $us 135 MM

Bolivia y Bélgica buscarán nuevas formas de cooperación bilateral

  • Apoyo técnico. El proyecto se ejecutó en 13 municipios paceños. Foto: Ministerio Culturas

Tras 20 años de trabajo y un financiamiento de $us 135 millones, la Agencia Belga de Desarrollo (CTB/Enabel) cerró su ciclo de cooperación en Bolivia.

El Reino de Bélgica apoyó al país, a través de proyectos, en los sectores de producción, medio ambiente y agua ($us 59.6 millones), salud ($us 50,6 millones) e interculturalidad y fortalecimiento institucional ($us 24,7 millones).

“Estamos dejando elementos importantes para que el país enfrente problemáticas como la protección y gestión de fuentes de agua, sobre todo subterráneas, que son cada vez más importantes para riego y consumo”, destacó Sarah Metais, codirectora de los proyectos PAERE y FC, de apoyo técnico y científico y fortalecimiento de competencias.

Explicó que conforme al trabajo realizado establecieron que en Santa Cruz el 100% del agua proviene del subsuelo y el 80% en Cochabamba. “En La Paz estamos empezando a utilizar esta fuente”.

Otro tema encarado por la cooperación es la contaminación hídrica, sostuvo. “Bolivia ha crecido institucionalmente en el desarrollo de sus políticas públicas, es un país que puede seguir promoviendo e invirtiendo sin un apoyo tan sólido de ciertas corporaciones”, consideró Metais.

Respecto al tema de género, precisó que en los emprendimientos financiados se logró “garantizar la voz y voto de las mujeres en todo el diseño de los proyectos porque, muchas veces, en las zonas rurales alejadas son ellas las que se quedan a cargo del mantenimiento y la operación de los sistemas de agua”.

“No es una cuestión solo de equidad, es un tema de sostenibilidad que las mujeres estén totalmente involucradas en el diseño y la ejecución de los proyectos”, subrayó la codirectora de los proyectos PAERE y FC.

A partir de esta gestión, una nueva forma de cooperación bilateral entre los dos países se efectuará en función al memorándum de entendimiento suscrito en marzo entre los gobiernos de Bolivia y Bélgica para el establecimiento de un mecanismo de consultas políticas.

“No puedo dar compromisos ni perspectivas. Nosotros estamos cerrando este ciclo y toca ya, en función al memorándum, indagar, averiguar cuáles podrían ser los nuevos mecanismos y las nuevas formas de cooperación entre Estados”, informó a este medio el oficial de Programas de CTB/Enabel, Manuel Quiroga.

Red de turismo

1. ‘Astucopecha’. Asociación de Turismo Comunitario Puerto Península de Challapata, que tiene como sede a Escoma.

2. ‘Misterios del Titicaca’. Asociación conformada por cuatro comunidades del municipio de Puerto Pérez.

3. ‘Red Apthapi’. Agrupa a las comunidades de Sahuiña, Santa Ana, Sampaya e Isla de la Luna (Coati).

4. ‘Santiago de Okola’. Asociación Integral de Turismo Comunitario Santiago de Okola (Asiturso), ubicada en Puerto Carabuco.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia