Animal Político

La mitad del gabinete debe ser cambiado

El diputado opositor afirma que se deben hacer ajustes en varias carteras de cara a los desafíos que debe enfrentar el Gobierno este año.

La mitad del gabinete debe ser cambiado.

La mitad del gabinete debe ser cambiado.

La Razón (Edición Impresa) / Wilson Santamaría

00:00 / 10 de enero de 2018

La norma establece que es una atribución privativa del presidente Evo Morales designar a sus principales colaboradores, pero eso no significa que no se puedan sugerir cambios en su gabinete. En ese sentido, recomendamos el cambio de la ministra de Salud, Ariana Campero, porque está claro que ha dejado de ser la interlocutora básica con su gremio, lo cual genera ya un vacío enorme en el Ejecutivo.

Ante esto, se requiere de una autoridad que provenga del sistema de salud pública, que conozca su realidad y que pueda coadyuvar al cumplimiento de los acuerdos a los que lleguen el Gobierno y el sector médico sobre las normas observadas.

Otros desafíos que debe encarar esa cartera este año es trabajar en la ley marco de salud y el encuentro nacional del sector para construir un nuevo sistema de salud pública.

En el caso de la cartera de Defensa, entiendo que el ministro Reymi Ferreira, debido a que debe cuidar su salud no podrá continuar en sus funciones, pero esa es una decisión que asumirá el presidente Morales.

En ese ministerio se requieren muchos ajustes porque las Fuerzas Armadas, desde nuestra perspectiva, deben incorporar temas de desarrollo pero no como ocurrió con la Empresa de Construcciones del Ejército (ECE), que fue cerrada por su delicada situación económica, o como la Empresa Pública Transporte Aéreo Militar (TAM-EP), que aún no ha obtenido la certificación respectiva para operar como una firma comercial.

Es necesario que se tenga una mirada más amplia sobre la participación de la institución castrense en la creación de unidades especiales conjuntas con la Policía para la lucha contra el contrabando, la trata y tráfico de seres humanos y el narcotráfico.

Asimismo, se deben hacer ajustes en la cartera de Desarrollo Productivo porque hay muchas observaciones al manejo de las empresas estatales como Quipus que ha reportado cuantiosas pérdidas para el país y que este año dejará de producir celulares y solo se ocupará del ensamblaje de computadoras portátiles.

Esta situación muestra la incapacidad de la autoridad de esa cartera para el manejo de estas empresas, así como la generación de políticas para garantizar la seguridad alimentaria, ya que continúa la importación de algunos alimentos principales.

Otro cambio importante que se debe hacer es el del ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Huanacuni, porque en los próximos meses se iniciará la fase de alegatos orales de la demanda marítima para dar paso al fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, y se requiere de una autoridad que homogenice el equipo jurídico boliviano. El actual Canciller ha tenido muchos desencuentros con sus colaboradores, lo que ha ocasionado la renuncia o el cambio de autoridades, por lo que se requiere que el nuevo jefe de la diplomacia tenga un equipo estable y posea experiencia en derecho internacional, con una mirada mucho más política que el actual ministro.

Otro de los ajustes que se debe consolidar es la transformación de la cartera de Deportes porque no hay políticas concretas e integrales de apoyo a los deportistas bolivianos.

También es necesario cambiar al ministro de la Presidencia, René Martínez, porque hay una ausencia de liderazgo en la coordinación de todo el gabinete. Dicha autoridad ha mostrado una actitud más pasiva frente a los conflictos sociales, la cual fue rebasada por el liderazgo del ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Otro ajuste que se debe hacer es el del ministro de Economía, Mario Guillén, porque si bien tiene una formación sólida en el área y tiene una lógica más amplia, continúa la receta del exministro Luis Arce y no tiene la predisposición de generar políticas de incentivo en materia financiera para la generación de empleo.

Tampoco se ve que la autoridad reconozca que hay una desaceleración económica, por lo que se requieren ajustar los indicadores económicos y hacer una evaluación de la política cambiaria y de endeudamiento.

Ante estas debilidades, se necesita cambiar al menos a la mitad del gabinete porque se requiere una renovación y un equipo más técnico.

  • Wilson Santamaría es jefe de bancada de UD en Diputados

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia