Animal Político

Se gana desde el bloque popular

En campaña, lo primero es saber lo que piensa el bloque popular.

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Chávez es asesor político

00:00 / 04 de septiembre de 2019

En las campañas electorales, el punto de partida más importante es investigar minuciosamente “¿qué piensa el bloque popular? ¿Qué sentidos comunes defiende? ¿Qué ideas rectoras conducen su acción?”. Y es que una campaña electoral se hace pensando de manera casi excluyente en el comportamiento del bloque popular, en el momento y espacio histórico de la elección. A eso se agrega el convencimiento de la casi totalidad de estrategas electorales de hoy: ese bloque popular no decide siguiendo “principios de razón”, sino principalmente emociones. Por eso que Hilary Clinton llegó a decir: “se hace campaña con poesía, pero se gobierna con prosa”.

Al evaluar, grosso modo, las estrategias de la oposición en estas elecciones, surge una constatación central: tanto el estamento intelectual como las plataformas ciudadanas (en algunos casos fueron lo mismo) creyeron que la línea base sobre la cual el votante iba a empezar a decidir su voto tenía que ser el 21F: la defensa de la democracia. Pero este posicionamiento tuvo dos inconvenientes: a) el 21F es un hecho ocurrido hace más de 3 años, b) es un hecho muy racional, que caló muy hondo en los sectores A y B de la sociedad, pero no en el “bloque popular”.

Entre los dos candidatos opositores con posibilidades de competir exitosamente, Carlos Mesa es quien ancló con mayor énfasis su estrategia en el “desgaste” que significó el 21F para el gobierno y la imagen de Evo Morales. Esto explica, en buena medida, esa curva hacia abajo que viene mostrando su candidatura. Al darle demasiado peso al factor 21F en su campaña y el subsecuente enjuiciamiento al “autoritarismo” masista y la idea de un “fin de ciclo”, Mesa estaba liderando una causa de las clases medias urbanas, a costa de alejarse del “bloque popular”, el cual difícilmente irá a las urnas a votar por un “factor tan racional” (la defensa de la democracia).

Solo un apunte: la izquierda boliviana luchó denodadamente por rotular a Banzer como uno de los más crueles dictadores, pero solo siete años después de su gobierno dictatorial, Banzer ganó su primera elección democrática, y después ganó otra más. Lo digo en firme: “la defensa de los valores republicanos o democráticos” no es un factor que movilice el voto popular; el votante suele decidir su voto siguiendo temas que le son más cercanos y más caros: su situación económica, su situación personal, sus expectativas sociales, etc.

A partir de este primer desenfoque estratégico, la oposición boliviana ha incurrido en otros errores subsecuentes. Como por ejemplo, reducir el campo político a las redes sociales y prácticamente dejar el territorio para la acción política del MAS y su candidato. Después de cada elección exitosa, la frivolidad de ciertos consultores los lleva a “sacar conclusiones” que asumen a la condición de principios: como en 2015 Mauricio Macri prescindió de las estructuras tradicionales y optó por una campaña en redes, entonces hoy se cree que las redes bastan. La investigación (encuestas) dice que el medio dominante en Bolivia aún es la Tv, después la radio (por el peso de lo rural) y luego las redes. Por lo demás, el método de la “campaña aséptica” en Youtube y Facebook fue adverso a Macri recién. Es lo que dice Dick Morris: son las ideas antes que el dinero, los temas antes que los artificios técnicos. La campaña de Mesa llega muy bien al espacio urbano de clases medias, pero está ausente en el espacio popular. Sobre la campaña del MAS, solo diré dos cosas muy breves. Maquiavelo reflexiona sobre el influjo de la fortuna en ciertos líderes. Creo que el liderazgo del MAS siempre fue afortunado: coincidió con las causas más grandes de la sociedad boliviana (nacionalización y Constituyente) y, ahora, ha tenido la dicha de que el estamento intelectual que adversa a Evo Morales, se haya explayado en excursos críticos y en columnas periodísticas plañideras, y no mostró capacidad para presentar un corpus de ideas superadoras del modelo masista.

Así, los programas de Mesa y Ortiz muestran ideas parasitarias de las grandes medidas estructurales con las que gobernó el MAS. Son eficientes en la crítica, pero deficitarios en las soluciones. Esta es una de las razones centrales para que Evo Morales esté compitiendo con posibilidades de éxito en estas elecciones: la oposición no ha podido encontrar ni un programa ni una estrategia electoral capaz de canalizar e impulsar las emociones del votante, hasta hoy no pudo venderle un nuevo sueño al votante. En esta situación, lo único que podría hacer variar las actuales tendencias que marcan las encuestas podría ser algún suceso inesperado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia