Animal Político

¿Cómo será el fallo de la CIJ?

La Corte debate sobre los obrados de Chile y en Bolivia esperan con optimismo el dictamen final.

¿Cómo será el fallo de la CIJ?

¿Cómo será el fallo de la CIJ?

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz / La Paz

01:06 / 04 de abril de 2018

El presidente Evo Morales conversó con el excanciller Heraldo Muñoz durante un cóctel que organizó la Corte Internacional de Justicia (CIJ) al término de los alegatos, pues ambos se conocen de antes; de cuando el ahora exministro era parte del staff de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York.

El Jefe del Estado también intentó hablar con el nuevo canciller del país vecino, Roberto Ampuero, pero solo se produjo un saludo más o menos protocolar y reflejó el estado de ánimo tenso de las partes a la conclusión de las alegaciones orales, marcada por declaraciones políticas de ambos equipos. De hecho, el responsable de la diplomacia chilena aconsejó a Morales respetar los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 sobre la repostulación.

De todas formas, el turno es ahora del alto tribunal que se retiró a deliberar para tomar una decisión que bien podría ser conocida en septiembre. En total serán 13 los jueces que analizarán el caso, pues se resta la participación del australiano James Crawford y el magistrado japonés Hisashi Owada quien renunció a su cargo porque su hija será investida como emperatriz.

¿Cómo será el fallo que emita la Corte? En términos formales tendrá que responder a las tres cuestiones planteadas en la demanda impetrada el 24 de  abril de 2013: a) Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia para llegar a un acuerdo que le otorgue un acceso totalmente soberano al océano Pacífico; b) Chile ha incumplido dicha obligación y c) Chile debe cumplir dicha obligación de buena fe, pronta, formalmente, dentro de un tiempo razonable y efectivamente, para otorgar a Bolivia un acceso totalmente soberano al océano Pacífico.

El canciller Fernando Huanacuni señaló que el país espera un dictamen favorable en los tres escenarios planteados, “Debemos prepararnos para contingencias en el futuro, retos más importantes; invitamos a un diálogo que sea honesto y que el resultado de este diálogo busque el bienestar de nuestros dos países”, afirmó Huanacuni,  siguiendo el criterio del presidente Evo Morales que espera un  dictamen favorable.

En Chile, el agente Grossman apuntó que el alto tribunal debe “aplicar el derecho internacional”, es decir, la validación del Tratado de 1904, un aspecto que, sin embargo, no estuvo concernido en la demanda marítima que se basó en actos unilaterales, declaraciones y acuerdos entre ambos países tendientes a lograr un acceso soberano al mar para el país.

Para sustentar el petitorio, Bolivia presentó en 2014 a la CIJ su Memoria, el documento con los argumentos históricos, de derecho y justicia con los que espera convencer a los jueces sobre las obligaciones de Chile.

Espere…

El legajo, dividido en un cuerpo central de 195 páginas y dos volúmenes para anexos de 851 pliegos, relata siete episodios en los que Chile se obligó a negociar con Bolivia un acceso soberano al océano Pacífico. Al presentar las alegaciones, el agente boliviano, el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, solicitó a los jueces de la Corte su cooperación para de llegar a una “solución equitativa” y de ese modo resolver el diferendo que acabe con el encierro que fue graficado por la abogada francesa Monique Chemelier como “la práctica del carcelero” durante las alegaciones orales ante la CIJ.

“Al final de cuentas, lo que se le está pidiendo a la Corte es que condene a Chile a negociar y sucede que la negociación es la primera medida de solución pacífica de controversias que contempla la Carta de las Naciones Unidas. Por tanto, si la Corte (...) nos condena a negociar, nos dirá que recurramos a otra medida de solución pacífica de controversias, que ya no es la judicial”, comentó el jurista chileno José Rodríguez Elizondo, quien cree que la demanda tiene un fuerte componente político, un terreno sobre el que Chile no tendría mucho que ganar.

“La obligación asumida por Chile es un deber específico de negociar sobre un objetivo específico (acceso soberano de Bolivia al mar) basado en principios definidos de derecho internacional, especialmente la buena fe”, indica el documento boliviano presentado a la Corte en 2014.

El alegato escrito sostiene que la “obligación, en el corazón de este caso, surge de los acuerdos entre Chile y Bolivia y de la conducta posterior y actos unilaterales de Chile que confirman la existencia y la persistencia de la obligación”. (La infografía incluida en este reporte muestra estos momentos).

Las conductas posteriores de la nación vecina se extienden hasta la agenda de 13 puntos, cuando se recupera la idea de los enclaves planteada junto con la franja territorial al norte de Arica tras abrazo de Charaña de 1975. Este proceso, desvelado por La Razón en 2016, se planteó a partir de una negociación de alto nivel, pero fracasó ante la falta de seguimiento de las partes. Morales suele referirse a este capítulo para presentar a Chile como estratega de una “dilación”.

“Que en Bolivia mantengan su ilusión, siempre con respeto al adversario; nunca se debe concebir este caso como ganar o perder. Ésta es una etapa más en un camino de reconciliación y de buena vecindad”, apostilló Antonio Remiro Brotóns al termino de los alegatos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia