Animal Político

77 años del plan Bohan

Plan de los 60-70 que ignoraba la industrialización, y optaba por la  explotación de materias primas.

La Razón (Edición Impresa) / Danilo Paz Ballivián, es sociólogo, investigador asociado del CESU-UMSS

15:05 / 23 de octubre de 2019

Comenzaré por el análisis que realiza Sergio Almaraz Paz sobre el Informe Bohan, en su libro “Petróleo en Bolivia” (Pág. 140, Editorial Juventud, 1958, La Paz-Bolivia), que en resumen señala: “Estados Unidos el año 1940 se prepara para entrar a la Segunda Guerra Mundial, su industria necesitaba asegurar materias primas provenientes de América Latina. Bolivia representaba la única fuente productora de estaño, además de otros minerales y goma indispensables para la industria bélica.

“Peñaranda, luego de indemnizar a la Standard Oil ($us. 1.750.000), gestiona una cooperación norteamericana. El Departamento de Estado, el 1 de agosto de 1941, entrega un memorándum de cooperación económica, bajo cuyos lineamientos trabajó la Misión Económica Norteamericana, cinco meses (diciembre de 1941 a mayo de 1942). Concluyendo un informe conocido como Plan Bohan, por el nombre del Director de la Misión (Merwin L. Bohan).

El  informe es pesimista en la minería y en la industria manufacturera, en cambio propone desarrollar la agricultura, particularmente en Santa Cruz y el petróleo es el núcleo de la propuesta de desarrollo. Concretamente destaca cuatro puntos:

1. Trazo de un sistema carretero, comenzando por la carretera Cochabamba-Santa Cruz.

2. Producción de azúcar, arroz, trigo, algodón y lácteos.

3. Proyecto de irrigación de Villa Montes.

4. Desarrollo de campos petroleros probados, exploración de nuevas áreas y la construcción de ductos para el mercado interno y la exportación.

El programa requería una inversión de $us. 88.000.000, $us. 26.125.000 en una primera etapa y el restante en una segunda. La primera permitiría el abastecimiento de arroz, azúcar, ganado y maderas, gasolina, kerosene, diésel y fuel oil, la  construcción del camino Cochabamba-Santa Cruz y, asigna $us. 5.500.000 para la producción y exploración de hidrocarburos a cargo de YPFB.

La proposición consistía en que Bolivia produzca alimentos para su subsistencia mediante la CBF. En conclusión, el Plan posterga la industrialización, fomentando solo la explotación de materias primas”.

Esta caracterización del Plan Bohan, que proviene del primer hombre de la izquierda nacional en Bolivia, es sin duda irrefutable y permite entender tres hechos posteriores fundamentales:

Primero, que el Plan Decenal (1960-1970) y su antecesor Programa de Diversificación Económica son una copia apropiada del Plan Bohan y por ello mismo, una estrategia de modernización de un modelo económico primario exportador, del cual hasta ahora no podemos librarnos plenamente.

Segundo, en este largo proceso de 77 años, existen solo dos momentos de ruptura para establecer efectivamente medidas de industrialización pesada, por las que teorizaron y lucharon patriotas de izquierda como Sergio Almaraz, René Zavaleta, Amado Canelas, Andrés Soliz y el último, Carlos Villegas. En efecto, uno, figura la fundición de Vinto (1971) y, dos, las plantas de separación de líquidos (2014), quedando pendientes la conclusión de las plantas de industrialización de litio y, la más antigua, la fundición del Mutún.

Tercero, que Estados Unidos, independientemente de los gobiernos demócratas o republicanos, “apoyó” a Bolivia en el desarrollo de un modelo primario exportador, pero bajo ninguna circunstancia a la industria pesada y menos a la liviana.

De hecho, estos emprendimientos cualitativos tendentes al cambio de modelo económico, solo pudieron ser posibles en momentos de disputa hegemónica mundial, como la que ocurrió a fines de los años 60 y a principios de los 70, con Europa, liderada por Alemania, y ahora con Asia, liderada por China. De esta manera, no es casual que la fundición de Vinto se hubiera realizado con el “apoyo” de Alemania y la separación de líquidos con el “apoyo” de China, durante procesos nacional populares bolivianos.

Esta reflexión, sin embargo, no quita en nada la importancia del Plan Bohan en la comprensión de la planificación económica del país. Se constituyó en la base del Plan Decenal del MNR (1960-1970), de la Estrategia Socio-Económica Nacional (1971-1991), y de la actual Agenda 2025, en vinculación carretera, desarrollo de la explotación petrolera, de la agropecuaria vía empresarial y de los pequeños productores colonizadores.

Si asumimos que los planes de desarrollo nacional, en sentido estricto, fueron solo el Decenal, la Estrategia de Desarrollo Económico-Social y la actual Agenda 2025, observamos que progresivamente se acercan al paradigma de la izquierda nacional de Almaraz, Zavaleta, Soliz y Villegas, es decir, que no se puede saltar la etapa de la industrialización pesada y toda la economía de escala que genera, sostenible en el tiempo y preservando el medio ambiente.

El reto patriótico de la izquierda en la Bolivia de hoy, es doblemente complejo: por un lado, industrializar el país respetando el medio ambiente y, por otro, realizar esta tarea inconclusa aprovechando los momentos de disputa por la hegemonía mundial.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia