Animal Político

Virulencia en los partidos

Selección de candidatos al Legislativo: la hora de la pugna de  intereses

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos es periodista

00:00 / 26 de junio de 2019

En poco más de un mes, el 19 de julio, los partidos que continúen en carrera hacia las elecciones generales de octubre deberán presentar sus listas de candidatos a 36 senadores, 63 diputados  uninominales (ver los gráficos adjuntos), 60 diputados plurinominales, y 7 diputados por circunscripción especial indígena. Como bien (lamentablemente) mostró el caso Jaime Paz Zamora-PDC, este es el momento en que aflorarán las tensiones en cada partido por la designación de sus candidatos a asambleístas: 332 nombres, 166 titulares y 166 suplentes.

Por la indagación que hizo Animal Político entre los principales contendientes, dicha tensión es más o menos desestabilizante según el grado de institucionalidad o estructura alcanzado por la organización partidaria y si los candidatos presidenciales son más propios del partido o son ‘invitados’. Fue el caso del PDC-Paz Zamora que mostró de modo más claro el conflicto candidato invitado versus estructura partidaria: hubo una ruptura por la mutua intención de imponer sus listas.

En lo relativo a Comunidad Ciudadana (CC), su secretario ejecutivo, José Luis Bedregal, insiste en que, como alianza, CC tiene un reglamento que determina sus diversos mecanismos de funcionamiento, entre ellos, la elección de candidatos a legisladores. Ante la mayor o menor autonomía de los candidatos presidenciales de poder elegir o proponer ellos, Bedregal asegura que será la Dirección Nacional la que finalmente concluirá con la selección.

Para el senador Edwin Rodríguez, candidato a la Vicepresidencia por Bolivia Dice No (cuya estructura está consolidada, afirma, en al menos 200 municipios del país), la metodología será establecer comisiones en cada circunscripción y que sean éstas las que elijan; en esto mismo se ve la tradición de Demócratas, dice Gutiérrez: se apuesta por la autonomía.

Otro de los frentes que terciará en las elecciones en alianza es el del MNR, que postula a Virgilio Lema y Fernando Untoja (katarista). Al ver lo que ha pasado con el candidato Paz Zamora y el PDC, el representante del frente emenerrista, Luis Eduardo Siles, descarta que les vaya a suceder lo mismo: “nosotros tenemos una muy buena relación con ambos candidatos, una fluidez en la comunicación y una buena fe recíproca. Donde Virgilio y Fernando sugieran candidatos a diputados, nosotros evaluaremos si sus sugerencias son mejores que las nuestras y llegaremos a un acuerdo muy amigable y de sentido común”. Con todo, Siles recuerda que cuando hicieron el acuerdo inicial, establecieron que “obviamente el partido tiene la voz principal”.

En el caso del Movimiento Tercer Sistema (MTS), siendo un partido de fundación regional que busca expandirse a nivel nacional, su vocero, Édgar Ramos, asegura que hoy día ya cuentan con nueve direcciones departamentales más El Alto y una dirección nacional. Con esta estructura, son tres los criterios que usarán para la selección de candidatos: uno, aplicar “a rajatabla” la paridad y alternancia de género; dos, para los uninominales, se está optando por “alianzas con organizaciones sociales de base”, como la federación originaria campesina de Potosí, lo mismo con migrantes en regiones donde hay muchos de ellos. Y, tres, se está optando por tres grandes grupos especiales: “jóvenes, especialmente mujeres”; profesionales de extracción popular; y, que los candidatos no tengan ningún “antecedente nefasto”.

No es menor el detalle, destaca, de que los candidatos cumplan con los requisitos que impone la ley, como la libreta de servicio militar y el hecho de que sepan hablar un idioma originario, pero esto último “con certificación, pues no es suficiente hablar, tiene que estar certificado”. Cuando haya que decidir la lista final, el MTS acudirá, dice, a la “coordinación directa” entre la dirección nacional y las departamentales, con la regional de El Alto “las que van a definir eso, no va ser únicamente el candidato”. 

En lo relativo a UCS y su candidato Víctor Hugo Cárdenas, él asegura que la metodología será la selección de candidatos “desde las bases”, los niveles locales, “que identifican nombres, que van pasando por varios filtros, según el lugar, hasta llegar al nivel departamental”; una de las ideas fuerza para el reclutamiento de candidatos, será buscar “jóvenes comprometidos con la lucha del 21F, claramente opositores”.

El MAS, como se informó, tendrá toda una suerte de maratón de ampliados en cada departamento para elegir a sus candidatos. Tres grandes criterios guiarán la selección, señala el vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico, Andrónico Rodríguez: la decisión orgánica de las organizaciones (de sus mayorías); las personalidades reconocidas, especialmente en el área urbana, y, la búsqueda de jóvenes; como también se dijo, en todo caso, todos los candidatos deberán tener al final el aval del presidente Evo Morales.

Para el sociólogo cochabambino, Jorge Komadina, hay que distinguir dos estilos o modalidades en la designación de candidatos: la representada por el MAS, que “tiene una modalidad de selección por la vía de sus bases; son las corporaciones, las organizaciones sociales las que llenan una determinada cuota que le tiene asignada el MAS en cuanto a diputados y senadores”; este es, precisamente, añade, el origen de la base social del partido de gobierno y su llamado ‘voto duro’.

En cambio, los partidos de oposición, que mayormente no cuentan con esta “red de alianzas”, recurren más, afirma, a “modalidades más ciudadanas, basadas sobre todo en el mérito, buscar personalidades que puedan arrastrar votos.

El problema está, asegura, en aquellas organizaciones que han hecho alianzas previas, “es el caso del PDC con Jaime Paz Zamora; las viejas estructuras quieren copar espacios de diputados y senadores, y eso también ya se atisba en Comunidad Ciudadana”; ya hay una pugna, anota Komadina, “entre las plataformas ciudadanas y las antiguas estructuras del FRI, por una parte; y, por otro, el grupo de asesores de Carlos Mesa”.

El problema de fondo que está expresando esto, dice, es que “no hay organizaciones políticas estables en Bolivia, que cuenten con mecanismos internos transparentes para que las propias bases designen a sus candidatos, la ausencia de democracia interna”.

Sobre la mayor o menor autonomía de los candidatos presidenciables para decidir ellos las candidaturas, el sociólogo habla de tensiones en el propio MAS: el Presidente tiene estas atribuciones “sobre todo para los del área urbana, que no pertenecen a  los sindicatos, personalidades de clases medias, para arrastrar a esta población al voto.

Todos los candidatos, postula, deberían tener por lo menos el derecho al veto sobre ciertos candidatos.

Para el politólogo cruceño Édgar Méndez, lo que empezará a aflorar con la elaboración de las listas son “las necesidades, los intereses personales y grupales que existen en los distintos departamentos”.

Un hecho no menor, dice, será el caso, como en Demócratas, de personas que están en funciones hoy día  “van a querer repartir, volver a ser candidatos, frente a personas nuevas, los nuevos apadrinados también, que están buscando espacio”.

Ahora, destaca Méndez, en la práctica el gran problema de fondo “no es solamente estar en listas, la gran pelea que existe en realidad es estar en el cinturón o franja de seguridad”, lo que previsiblemente garantiza que uno o una vaya a ser autoridad. Y la pelea por la candidatura-futuro cargo no se dará solo en los partidos de oposición, sino también dentro del MAS, asevera.

En este sentido, dice Méndez, es curioso que en Santa Cruz ya haya dos ‘candidatos uninominales por la UCS que ya están haciendo campaña territorial” por sí mismos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia