Animal Político

Saber medir la lucha contra la droga

Golpear al narco ‘de alto valor’ es fruto de un gran trabajo; esto exige otra forma de ver la acción de la Policía y el Estado.

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Reyes Rodas es criminóloga (*)

00:00 / 10 de julio de 2019

Tradicionalmente, los indicadores de desempeño en la lucha contra el narcotráfico se han enfocado no solo en las hectáreas erradicadas y existentes de hoja de coca en el territorio, sino también en resultados de interdicción medidos por cantidad de kilogramos de droga incautada, número de operativos realizados, cantidad de fábricas y laboratorios encontrados y destruidos. Estos indicadores se establecen como los parámetros de efectividad dentro de los países y también son directrices y termómetros de un trabajo efectivo para encarar el “problema mundial de las drogas”, establecidos por organismos internacionales como la UNODC, la OEA y otros.

Los resultados del último informe global de drogas de la UNODC, publicado el 27 de junio, demuestran que a la fecha las acciones no han podido mejorar o cambiar las tendencias de esta problemática, más al contrario, el consumo ha aumentado. El número de personas que presentan consumo problemático de drogas se incrementó, y el de muertes asociadas a ello tuvo la misma tendencia. Este negativo panorama no solo nos muestra que el modo en que se ha venido enfrentando el fenómeno parece no estar siendo efectivo (varias instituciones comparten esta afirmación), sino que también los indicadores mediante los cuales se mide el éxito para abordar esta problemática parecen no estar reflejando las necesidades para cambiar las tendencias.

Bolivia en 2017, mediante la Ley 913 de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Sustancias Controladas, ha dado los primeros pasos para encaminarse a un nuevo enfoque, que en la región se ha ido observando también en países como Colombia, con un enfoque fuerte en bandas criminales (Bacrim), y Brasil, que aumentó la presión estatal sobre los actores del crimen organizado. El pasar únicamente de privilegiar kilos de droga incautada a valorar resultados vinculados a la desarticulación y debilitamiento de organizaciones criminales, bajo el entendido de que son éstas y sus miembros las que buscan expandir y controlar las rutas de la droga en la región y hacia otros continentes y que, sin ellas, el éxito del tráfico ilícito de sustancias controladas no sería posible.

La ley, entre otros aspectos, crea tres herramientas de investigación: pago de informantes, colaborador eficaz e interceptación de llamadas telefónicas; asimismo, establece la extinción de dominio para casos de narcotráfico y reestructuración de la Dirección de Bienes Incautados, haciéndola eficiente.

Recientemente, la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico, la única especializada del Estado y llamada por Constitución y por ley a este trabajo, ha presentado resultados en este ámbito. Por ejemplo, el Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos (Cerian) un dispositivo en la ciudad de Santa Cruz que congrega a analistas de inteligencia de diferentes países de la región, de julio de 2018 a la fecha ha detenido al menos a diez extranjeros buscados por Interpol. Casos emblemáticos como la captura de Jorge Luis Da Silva, brasileño, considerado uno de los seis capos del narcotráfico más buscados en su país, o la captura de José Miguel Farfán, argentino, con notificación roja de Interpol por narcotráfico en su país, son ejemplos de esto. Asimismo, en días pasados, la FELCN logró desarticular el clan familiar “Candia-Castedo”, que operaba desde Beni realizando importantes envíos de droga a Paraguay. Además, mediante el Programa de Control de Contenedores, en coordinación con la UNODC, se logró interceptar un cargamento de droga en Bélgica proveniente de Bolivia, donde más allá de los kilos incautados, lo valioso está en la aprehensión de traficantes de droga tanto en Bolivia como en Bélgica, afectando a actores clave en el transporte internacional y almacenamiento de la carga ilícita.

El enfoque en blancos de alto valor, como se llaman a actores clave en el negocio de la droga y la desarticulación de organizaciones criminales, ha demostrado ser para todos los países un trabajo complejo que requiere altos niveles de análisis, acceso a la información, coordinación, tecnología y medios para poder hacer el trabajo en campo. La historia muestra que desarticular organizaciones criminales con importante participación en el mercado de la droga muchas veces toma años de seguimiento y de trabajo de inteligencia, ya que estas con el tiempo no solo evolucionan o mutan, sino que constantemente implementan nuevas estrategias de penetración, expansión y disputa con otras organizaciones. Lo que esto nos dice es que los esfuerzos realizados en los últimos meses por la FELCN y el Ministerio de Gobierno no son casualidades ni resultados que deben pasar desapercibidos, pues estos logros, en cuanto a una mejora en la calidad de los aprehendidos y el debilitamiento económico de las organizaciones criminales, son un indicador de afectación real a estas estructuras.

Medir el éxito de la lucha contra el narcotráfico también requiere un cambio conceptual, no solo de las fuerzas públicas y de los Estados, sino también de los medios de comunicación y de la misma población, para que puedan saber qué es lo que verdaderamente se está afectando cuando el enfoque son las organizaciones criminales, clanes familiares y los blancos de alto valor; solamente así podrán entender que el modelo boliviano no solo es exitoso por sus logros en la erradicación concertada, con bajos índices de violencia y altos índices de desarrollo en municipios cocaleros, sino también verán que el efecto concreto a la afectación real al narcotráfico, con este nuevo enfoque, se traduce en mensajes claros para los principales actores del mercado de la droga, ya que estas acciones están incrementando el costo y el riesgo de su presencia en el territorio y, entre otros, reduciendo los incentivos de estos para operar en el país.

(*) La autora es Directora del Observatorio Boliviano de Seguridad Ciudadana y Lucha contra las Drogas, Ministerio de Gobierno.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia