Animal Político

Resistir y construir la unidad

El líder opositor llama a ‘enfrentar al caudillo’ y califica de ‘absurdo’ el fallo del TCP que habilita a Morales como candidato.

La propuesta busca anular a las minorías.

La propuesta busca anular a las minorías.

La Razón (Edición Impresa) / Samuel Doria Medina / La Paz

00:00 / 13 de diciembre de 2017

La lectura de los resultados de las elecciones del 3 de diciembre estaba expuesta incluso antes que se emitan los votos. Se trató de unas elecciones plebiscitarias, por un lado el Gobierno insistió en que los bolivianos deberíamos elegir a los candidatos seleccionados por el rodillo masista en la Asamblea Plurinacional; y, por otro lado, los líderes democráticos y los colectivos ciudadanos llamamos a rechazar las actitudes totalitarias de Evo Morales y su gobierno votando nulo.

Poco interesaban los nombres o el currículo de los candidatos, lo que importaba saber era a cuánto ascendían los porcentajes. Y el voto nulo superó el 50%, el blanco superó el 13%, dejando al voto del masismo reducido a un tercio del Padrón Electoral, 35%. La victoria de los ciudadanos que defendemos la democracia y las instituciones es muy clara, mientras que el masismo redujo su caudal de votos notoriamente.

Estos resultados dicen claramente lo siguiente: a) la mayoría de bolivianos rechazamos a los candidatos masistas y a la manipulación de la justicia por parte de Evo Morales y su rosca palaciega, b) se reafirma la mayoría electoral de la oposición y los ciudadanos que no queremos reelección indefinida; en 2016 fue del 51% y, a pesar de las presiones y persecuciones, hoy se mantiene esa posición firme y democrática, c) hoy la Bolivia democrática es mayoría y el masismo sigue en su declive final, consumido por la corrupción, el dispendio y el aumento del narcotráfico.

Hay cuestiones que preocupan. El populismo cuando pierde el apoyo popular, empieza a gobernar usando la fuerza y persiguiendo a los ciudadanos que no aceptan el autoritarismo. Eso pasó en Venezuela y está pasando casi de la misma manera en Bolivia. En marzo de 2015, Evo perdió las elecciones de gobernadores y alcaldes, de 10 grandes ciudades ganó dos (Potosí y Sucre). Luego en septiembre de 2015, perdió los cinco referéndums autonómicos; y el 21 de febrero de 2016, perdió el referéndums para la reelección de Evo Morales. Y hemos visto que mientras más apoyo popular perdió, más muestras de autoritarismo dio su gobierno. Evo Morales poco a poco ha ido mostrando su perfil de caudillo que aspira a perpetuarse en el poder atropellando la Constitución y las instituciones; y siguiendo el libreto venezolano desató sañudas persecuciones judiciales contra la totalidad de líderes políticos democráticos, que están procesados con 25 y hasta 40 juicios. Estos días, en pleno proceso electoral encarcelaron a 37 jóvenes que salieron a rechazar el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que de manera absurda declara inconstitucional a la propia Constitución y habilita la reelección indefinida de Evo Morales.

Pero de todas maneras, la forma en que votaron los bolivianos el 3 de diciembre abre un camino de esperanza. Sigue la polarización, pero después de 12 años el masismo hoy es minoría. Hoy la Bolivia democrática es mayoría, tenemos que seguir resistiendo y de manera unificada darle batalla al golpismo de Evo Morales en todos los frentes. Propongo que unidos impulsemos una Bolivia distinta: sin reelección, sin corrupción y con democracia, una Bolivia del empleo y las oportunidades económicas para todos.

Finalmente, un mensaje a los bolivianos y al mundo: Unidad para enfrentar al caudillo y su proyecto de poder, Unidad para crear entre todos la Bolivia de la gente, una Bolivia del empleo, de las oportunidades y de la libertad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia