Animal Político

Medio siglo de ENTB

El canal estatal empezó a emitir el 30 de agosto de 1969, a las 19.30.

La Razón (Edición Impresa) / Raúl Novillo Alarcón fue creador de ‘Constelación’

00:00 / 04 de septiembre de 2019

El 30 de agosto de 1969 pasadas las 19:30 la atención se centró en las pocas pantallas de televisión que existían en las vitrinas de algunos comercios de La Paz y uno que otro hogar que con sacrificio había adquirido un aparato receptor de aquella maravilla plateada. Emoción y nerviosismo fue la característica de esa noche especial, los empleados de la Empresa Nacional de Televisión Boliviana (ENTB) habían trabajado arduamente para no dejar detalle alguno fuera de control en los históricos estudios de El Alto, una construcción muy peculiar que solitaria brillaba en la Ceja.

“Atención, silencio… salimos al aire en cinco, cuatro, tres dos, uno”. El conocido locutor Juan Carlos Costas Salmón da paso al maestro de ceremonias, el destacado actor y locutor de radio por décadas; Fernando (Tito) Landa Alarcón que iniciaba el programa de inauguración. En la ceremonia habló su primer Gerente General, el mayor Víctor Aguilar Dorado que cumplía una misión delegada por el desaparecido presidente Gral. René Barrientos Ortuño. Tuvo un mensaje especial el entonces Primer Mandatario Adolfo Siles Salinas, amenizó el acto La Orquesta Sinfónica Nacional.

Ha transcurrido medio siglo de aquel momento tan significativo para Bolivia, el último país en contar con televisión en el continente. El entusiasmo y camaradería de sus empleados hizo que cada programa, generalmente “en vivo”, sea impecable. La mayor deficiencia era económica, jamás contaba con suficiente presupuesto para lograr proyectos, difícilmente se adquirían derechos para programación extranjera, acudíamos a las sobras del mercado; el verdadero apoyo provino de las embajadas de países amigos. No obstante todos los problemas, el reto se mantenía latente y nada detenía a ese grupo intrépido de pioneros que por años supero las más severas dificultades.

En sus primeros doce meses, con júbilo se alcanzaron algunas metas, coronando su máximo propósito: lograr el principal sitio de atención en la sociedad paceña, con horario limitado de transmisión que hacía que los televidentes la aguardasen con ansias.

Retornando al país después de seis años con título profesional bajo el brazo, y solo de vacaciones, el destino me deparó otros caminos; aquella visita se extendió por tres años de trabajo en el Departamento de Radio, Televisión y Cine de la Agencia de Informaciones de la Embajada de Estados Unidos, (USIS), la misión era coadyuvar en el esfuerzo del Canal 7 con clases de inglés, así nace: Let’s Learn English, una aventura de televisión en vivo complementadas con películas de 16 mm.

El Estado boliviano, por su parte, muy riguroso en su propósito de justificar la razón de la creación de la televisión, determinó habilitar espacios educativo-culturales con clases que se impartían por las tardes. Habían variados cursos: matemáticas, química y física con Mario Quintanilla; historia y otras materias a cargo de cuatro profesores y en esa grilla se incorpora el ciclo de enseñanza de inglés que honrado acepté. Aquello me dio lugar para ser invitado a formar parte del selecto grupo de presentadores del Telenoticioso; creamos el musical Constelación (fotografía) con un elenco de 34 bellas damitas y jóvenes se presentaban las canciones de moda respaldadas con baile y fonomímica, fue galardonado por la Gerencia en su primer ciclo; más adelante, junto a Edgar Ávila Campero, hicimos el programa de preguntas y respuestas. Por El Mundo Con El Salvador, auspiciado por una editora de enciclopedia de ese nombre.

La programación brillaba con los documentales especiales de la cultura boliviana, el público aguardaba el programa de concursos: Bellow’s Pregunta conducido por Mario Castro. El entusiasmo contagioso llevaba a los expertos en las tablas a presentar obras de teatro adaptadas a la pantalla chica junto al afamado Ignacio Duchen de Córdoba, y el trabajo dedicado del Teatro Arlequín de Mabel Rivera, los niños se identificaban con el Abuelito Tino, o los espacios encargados a Margarita Arauz, asimismo estaba Vicky Zuazo, María Elena Alcoreza y cientos de niños que conformaban el elenco de programas infantiles.

La inquietud que creó esa pantalla chica en nuestra sociedad dio lugar a un nuevo mercado comercial. Las empresas ofrecían televisores a plazos, las marcas competían con las ofertas y los aparatos ocupaban el primer lugar en la lista de premios especiales. La sociedad paceña se ocupaba de comentar lo que veía, éramos blanco de críticas, elogios y un referente del acontecer nacional.

Preparar la programación era una tarea divertida, lo más delicado era el noticiero diario. El equipo de prensa, dirigido por el periodista Italo Mariaca, dedicaba sus mejores horas a tan noble tarea; los camarógrafos como Juan Miranda y Guillermo Aguirre, para entregar las películas que servirían de ilustración en el noticiero. El material en negativo era editado en un ambiente de la calle Ayacucho, que fuera sede de ENTB; se compaginaba el libreto y los locutores leíamos varias veces nuestros libretos en ruta hacia los estudios desde la Plaza Murillo. Agolpados en una pequeña movilidad nos conducía elegantemente Juan Luzio, turnando jornadas con Don Chispas en ese viaje de media hora por el camino antiguo a El Alto donde nos aguardaba nuestro leal portero Tarqui. 

La experiencia acumulada daba lugar a mejores programas cada día. Así, Eduardo (Lalo) Lafaye, Johnny Villena y Yolita Kuncar asumen el reto al presentar los domingos El Espectacular, una revista de entretenimiento con música, concursos y travesuras con público en vivo desde los estudios de El Alto, acompañado de premios y regalos de los auspiciadores para los visitantes, programa exitoso que cuidadosamente coordinaba el afamado cantante de tangos Gastón Peñaloza Vila.

Los deportes tenían la participación en diferentes épocas con José Arturo Siles, Juan Carlos Camacho, Cucho Vargas, Juan Carlos Costas, Alfonso (Toto) Arévalo y muchos más.

Cientos de personas merecen ser reconocidas por haber dado su granito de arena para que ENTB surgiera. Homenaje a los más de cien personajes de Canal 7 que partieron a la diestra del Señor, les agradecemos porque nos dejaron los mejores recuerdos de una labor profesional en favor del país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia