Animal Político

Especulación y realidad

Estamos en completa libertad democrática de escoger si participamos o no en las primarias

La Razón (Edición Impresa) / Valeria Silva es diputada

15:00 / 04 de octubre de 2018

La agenda electoral con miras a los comicios generales de 2019 está dada y tiene como uno de sus momentos fundamentales a la celebración de las primarias en enero próximo. Claramente, en febrero de 2019 tendrá Bolivia armada su papeleta electoral. Una de las principales preguntas es, entonces, quiénes quieren ser parte del escenario electoral; o en términos más fríos, quiénes quieren disputar el poder y el control de lo público.

A priori, se puede decir que la disputa del poder público es un campo de batalla donde combaten los partidos políticos. Por tanto, son los partidos —o alianzas de éstos— los actores en disputa. Sin embargo, es evidente que en los últimos meses los partidos políticos opositores al MAS han dejado de ser interlocutores válidos ante esa pequeña porción de la ciudadanía que rechaza al Gobierno.

En ese contexto, es útil la teoría de conjuntos para explicar el escenario político opositor. La unión de dos conjuntos A y B es el conjunto AuB; y contiene a cada elemento que esté en cualquiera de los dos A o B. La intersección de conjuntos A y B es el conjunto A∩B; los elementos que componen a la intersección con aquellos comunes entre A y B. Ahora bien, aplicando esta teoría, siendo los partidos políticos opositores el conjunto A y las autodenominadas plataformas ciudadanas el conjunto B se puede evidenciar lo siguiente: la mayor cantidad de elementos de la unión entre partidos opositores y plataformas ciudadanas se ubica en la intersección entre estos dos conjuntos. Es decir, quienes saben que los partidos tradicionales ya no son interlocutores válidos, pero conservan su militancia en ellos, han pasado a formar parte también de alguna “plataforma ciudadana”, pero regularmente esta segunda pertenencia está subordinada a la primera, por ejemplo, por el poder de la financiación.

La diferencia entre A y B, en la teoría de conjuntos es A\B y contiene todos los elementos de A que no pertenecen a B. He aquí uno de los principales problemas de la oposición. Si bien ya se dijo dónde está la mayor cantidad de elementos comunes a los partidos de derecha y las plataformas, es importante mencionar que esta porción que pertenece a las plataformas pero que nunca va a apoyar a los partidos opositores       —probablemente tampoco al MAS— es la que hoy mismo, probablemente sin saberlo, menos importa a los líderes opositores. Esto, porque nunca los van a incluir en sus listas partidarias (candidaturas) ni van a permitir que crezca su protagonismo político, por ejemplo. Las plataformas ciudadanas serán promovidas, apoyadas o hasta financiadas por los políticos tradicionales en tanto y en cuanto éstas no signifiquen competencia para la derecha tradicional.

En este escenario, es necesario aceptar que el ejercicio de las primarias es un reto para la cultura política boliviana, porque así como se conocen experiencias de partidos políticos que durante el siglo XX aplicaron mecanismos de democracia interna, también se conocen experiencias contemporáneas —otras no tanto—, de espacios político partidarios que solo han sido dispositivos de operación en lo público para fines estrictamente privados. Es decir, hasta ahora, tras la propuesta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), no ha habido norma alguna que garantice el verdadero ejercicio de la democracia interna en los partidos; o, en palabras sencillas, no hubo límite para que el dueño de una empresa, a manera de desagregarla, establezca su partido, sin dejar de ser “el dueño”.

A estas alturas, cuando parece evidente que hay al menos cinco binomios buscando estar en la papeleta, la necesidad de hablar de cara al electorado es imperativa. El Movimiento Al Socialismo, con Evo Morales-Álvaro García Linera lo está haciendo. Aparentemente, Unidad Nacional con Doria Medina-Chapetón probablemente esté a punto de hacerlo también. Demócratas está haciendo su tarea respecto al reclutamiento de militantes; y considerando los gestos de cariño entre esa formación y quien fuera el vicepresidente del prófugo Sánchez de Lozada, Carlos Mesa, se pueden pensar al menos dos binomios: Mesa-Ortiz o Mesa-Costas.

Las primarias, según ha comunicado el TSE, se celebrarán el 27 de enero y todas y todos quienes quieran participar, escogiendo en esa instancia, deberán inscribirse en alguna formación política. Las reglas están dadas y el juego ha comenzado. Las bolivianas y bolivianos están en completa libertad democrática de escoger si participan de la cita de enero o no; de no hacerlo, deberán participar de manera obligatoria en la votación de octubre.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia