Animal Político

Democracia comunal, otra sociedad

El viceministro explica que con  este modelo no   hay mayorías ni minorías, sino consenso y convencimiento.

La Razón (Edición Impresa) / Félix cárdenas / La Paz

02:08 / 29 de noviembre de 2017

La democracia comunal está relacionada con nuestros ancestros, no es un fin en sí mismo y es parte de la construcción de un imaginario de la sociedad. No se puede hablar de democracia comunal por separado, sino que es un componente de un conjunto de temas que hacen a una manera de ver el mundo.

A diferencia del sistema democrático vigente, que se basa en las mayorías y minorías, la democracia comunal tiene su cimiento en la toma de decisiones por consenso y tampoco a través de una votación, debido a que todos tenemos que estar convencidos de que el camino que se adopta es la vía más correcta.

Por ejemplo, entre las condiciones de la comunidad está el hecho de reconocernos como hermanos, diferenciar entre el mundo occidental, donde rige el individualismo, y el mundo andino, que se guía por la dualidad, la paridad, la complementariedad y otros principios.

Además, para asumir el poder en la comunidad se requiere la dualidad, así como la rotación, porque todos los miembros llegarán a ser líderes, por eso desde niños se preparan. Empero, cabe resaltar que el mando no vuelve a la misma persona, por ello es encíclica y sin retorno.

Desde mi ser aymara, entiendo que lo que se pretende es fortalecer la democracia comunitaria en los lugares de origen como el mundo aymara y el mundo quechua, ya que en el afán de la modernización han logrado que olvidemos nuestras raíces y códigos de comportamiento.

Por lo que se consolidó la democracia occidental, que se basa en que las minorías se sometan a lo que decidan las mayorías, y eso ha degenerado el tema de la democracia.

Cabe señalar, que la democracia occidental no nos pertenece y más bien erosiona la forma de convivencia comunitaria. Entonces, hay que buscar respuestas a nuestros problemas y no recetas occidentales que fracasaron en el país como en las áreas de justicia, educación y otras.

En oposición a lo que ocurría antes, ahora las mayorías son los indios, incluso en términos electorales.

Ahora, en este mundo donde los derechos han tenido grandes avances se debe buscar mecanismos para ver cómo se canalizan los temas en los que la gente no está de acuerdo, lo cual es un derecho democrático.

No obstante, uno de los temas que rige en la comunidad son los principios y valores, debido a que cuando muestras tu desacuerdo con saña no es leal con el Estado.

Y con esa afirmación me refiero a los partidos opositores, que son un club de janiwas (los que no entienden, que no quieren escuchar) porque siempre dicen ‘no’ pero tampoco presentan una propuesta.

Una prueba de ello es que ahora los opositores defienden la Constitución Política del Estado (CPE) cuando ellos mismos hicieron campaña en el referéndum para la aprobación de la Carta Magna y eso es una falta de consecuencia con sus postulados. Lo mismo está ocurriendo con las próximas elecciones judiciales del 3 de diciembre y la campaña que están impulsando para el voto nulo.

Ante esto, se puede concluir que se tiene una oposición destartalada y que no tiene ningún fin, por ello se necesita que la derecha sea más propositiva, más democrática y más afín a las modificaciones necesarias.

La propuesta de la democracia comunal es mirando al futuro y a las generaciones que vienen. Para ello, es necesario construir nuevos paradigmas que heredarán todo lo que  se está dejando.

En la actualidad, la juventud está despolitizada y necesitamos que ese  sector recupere la capacidad de soñar y tome conciencia sobre su realidad. Es evidente que hay una crisis en la renovación de liderazgos en el sistema político. Empero, en el caso de la oposición no puedo entender que con el fracaso de sus cuadros no den prioridad  y no impulsen nuevos liderazgos en ese bloque.

En el caso del oficialismo nos está yendo bien, pero además estamos iniciando un ciclo pues en toda revolución los que han llegado al poder deben consolidar el proceso de cambio, pero no creemos que aún lo hayamos logrado, por ello hemos delineado las bases de la Agenda 2025.Nosotros estamos preparando nuevos liderazgos que ahora se encuentran en cargos de decisión pues la renovación es necesaria, pero se hará en el momento adecuado cuando este proceso ya esté consolidado.

  • Félix cárdenas es viceministro de Descolonización

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia